Últimas noticias

Burlada deberá indemnizar con más de 17.000€ a un ciudadano que sufrió una caída por un pavimento resbaladizo en Erripagaña

En la misma vía pública acaecieron más caídas y se presentó una demanda colectiva vecinal para que el Ayuntamiento de Burlada modificase la zona. Un perito llegó a señalar en la vista oral algunas soluciones para poner fin al problema, la aplicación de tratamiento superficial como picado, rayado o abujardado del material aumentando su rugosidad y por ende la resistencia a resbalones

Burlada/Pamplona, 18 de diciembre

La magistrada del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Pamplona ha estimado el recurso interpuesto por un vecino de Erripagaña contra una resolución del Ayuntamiento de Burlada que denegaba una petición de indemnización de 17.183 euros más los intereses legales del dinero por una caída sufrida en diciembre de 2012 en la que se rompió el húmero.

El vecino alegó  que la caída sufrida fue consecuencia del estado resbaladizo del pavimento de la zona , estado que se había agravado por la lluvia que caía, y recordó que en la misma vía pública acaecieron más caídas y se presentó una demanda colectiva vecinal para que el Ayuntamiento modificase la zona.

En la sentencia que es firme, la magistrada considera que “se ha acreditado que la caída sufrida por la parte recurrente se debe a un funcionamiento anormal de los servicios públicos”.

“El siniestro se produce en el momento en el que el actor camina por la Avda. Erripagaña de Burlada, cuando el solado está mojado por la lluvia , cae y se produce las lesiones por las que ahora reclama. La prueba pericial practicada a instancias de la demandante, y frente a la que no ha articulado prueba la demandada a pesar de poder hacerlo, acredita que efectivamente el pavimento presenta zonas o tramos en las que el material empleado presenta un coeficiente de resistencia a la resbalacididad que no es el preciso para zonas exteriores, C3, sino un C2.. En concreto se aprecia en el informe fotográfico acompañado como anexo, una zona delante del portal de la vivienda allí ubicada, en la que el pavimento no tiene dibujo disminuyendo la resistencia a los resbalones”, dice la sentencia.

“En todo momento y desde el inicio del expediente administrativo, el actor señala que el accidente se produjo en la Avda. Erripagaña, tal y como se indica en el atestado elaborado por la Policía Municipal , que lo ubica a la altura del nº 19 de dicha avenida, y explica que su esposa pudiera oír sus gritos desde casa”, indica.

“El informe pericial se refiere al pavimento de esa zona entre viviendas, y aprecia la coexistencia de tramos con puntos de coeficiente C2 y de C3, no siendo exigible al peatón que discrimine qué tramos pueden resbalar y cuales no para lograr un tránsito seguro” añade la sentencia que recuerda que un perito ya “propone en su informe como una de las soluciones para poner fin al problema, la aplicación de tratamiento superficial como picado, rayado o abujardado del material aumentando su rugosidad y por ende la resistencia a resbalones”, insiste la magistrada.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies