Últimas noticias

Desmintiendo las leyendas urbanas sobre minicréditos

Los minicréditos y créditos rápidos son instrumentos de financiación que siempre han estado rodeados de polémica. El desconocimiento de la gente unido al hecho de que los contenidos en Internet, a menudo, no son del todo rigurosos han generado un conjunto de ideas preconcebidas leyendas urbanas que distan muchos de la realidad

Pamplona/Iruña, 8 de febrero de 2017

No te pierdas el contenido de este artículo porque algunas de estas leyendas son realmente sorprendentes, y hasta es posible que tú mismo te hayas creído alguna de ellas.

  • Leyendas más comúnes sobre los minipréstamos rápidos
  • 1- Las empresas de créditos rápidos te hundirán económicamente si no devuelves el crédito a tiempo

Las empresas de minicréditos rápidos son entidades que se dedican a financiar a sus clientes y lo último que quieren es que éstos no devuelvan los préstamos.

Por supuesto, es caso de que se produzca un impago o un retraso aplicarán las correspondientes penalizaciones o intereses de demora pero eso es algo que también realizan en resto de instituciones bancarias.

Entre estas medidas, cabe mencionar:

  • Penalización fija en caso de impago: Se trata de una comisión por reclamación de la deuda.
  • Aplicación de intereses de demora: En caso de te retrases en los pagos, se te aplicarán unos intereses añadidos proporcionales al tiempo transcurrido.
  • Traslado del caso a una empresa de cobros morosos: Ten en cuenta que si el impago se prolonga durante mucho tiempo, no es raro que estas empresas decidan poner el caso de una empresa especializada en cobro de morosos. En algunos casos, es posible que el préstamo sea cedido completamente a otra empresa o fondo de inversión especializado en el cobro de estos productos.
  • Inscripción del deudor y su deuda en cualquier de los registros de morosidad nacionales, tales como RAI o ASNEF.

Otra cosa distinta es que el importe económico de las penalizaciones e intereses sea más elevado que la media del sector. Eso es algo que ya deberías saber y tener en cuenta antes de contratar un crédito rápido. Además, los importes e intereses aplicados figuran en el contrato de préstamo.

  • 2 – Las entidades de minicréditos actúan de forma ilegal

Las entidades de minicréditos y créditos rápidos tienen obligación de someterse a la normativa vigente acerca de la comercialización de servicios financieros destinados a consumidores, así la legislación de protección de datos personales. De lo contrario, su negocio sería rápidamente desmantelado por las autoridades.

Esta leyenda urbana se debe al hecho de que gran parte de las entidades de minicréditos no están sometidas a la autoridad y vigilancia del Banco de España, pues no son entidades bancarias per sé. No obstante, eso no significa que actúen al margen de la ley.

  • 3 – Pedir un minicrédito hará que te arruines porque los intereses que aplican son elevadísimos

Los intereses cobrados por las entidades de minicréditos son, en efecto, muy elevados en comparación con la media del sector financiero. Ya hemos indicado en múltiples ocasiones que esta opción de financiación debe contemplarse como última alternativa y siempre asegurándote de que podrás devolver el préstamo en el plazo estipulado.

Dicho esto, es necesario aclarar que nadie que devuelve adecuadamente un minicrédito se va a arruinar.

Esto es debido a que los importes que se conceden en los minicréditos son bastante pequeños –habitualmente entre 50 y 800 euros- y los plazos de devolución son también muy breves.

Es decir, aunque el interés cobrado sea elevado, el impacto económico en términos absolutos es bastante asumible. Al fin y al cabo, el tipo de interés se aplica sobre un capital reducido y la corta duración del préstamo hace imposible que los intereses se acumulen en el tiempo.

Por supuesto, lo que nunca se debe hacer es:

  • Contratar un minicrédito si no se tiene voluntad ni posibilidad de devolverlo a tiempo: dado que la acumulación de intereses por demora si puede llegar a hacer que la situación resulte insostenible.
  • Contratar múltiples minicréditos al mismo tiempo: porque en ese caso sí es como si estuviéramos contratando un préstamo de gran tamaño, el cual hay que devolver en muy poco tiempo y pagando un interés muy elevado.
  • Hay que utilizar los minicréditos para lo que corresponde

Los mitos y leyendas urbanas acerca de los minicréditos tienen su origen en una realidad que hay que tener presente.

Este tipo de producto de financiación es caro y sólo debe utilizarse en última instancia y de forma esporádica.

Si los minicréditos son empleados con el propósito para el que han sido concebidos, financiar pequeños imprevistos, no deberían suponer un gran impacto para tu bolsillo.

Claro que existen formas más baratas de financiarse pero si pides un minicrédito se entiende que conoces las condiciones y no cuentas con más alternativas.

En lugar de creer en las habladurías y leyendas urbanas, el mejor consejo que podemos darte es que te informes de la mejor manera posible antes de solicitar un minicrédito.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.