El aprovechamiento forestal, una actividad en auge en Navarra que alivia las maltrechas arcas de las entidades locales

trabajos forestales

El aprovechamiento forestal en Navarra generó unos ingresos de 5,8 millones de euros en 2013, de los que 4,4 millones lo recibieron las entidades locales. Esta actividad creció un 15% el pasado año alcanzando casi 500.000 m3 en madera y leña

Pamplona, 13 de marzo

Navarra está experimentando un gran auge del aprovechamiento forestal, una actividad que el año pasado generó unos ingresos de 5,8 millones de euros, de los que 4,4 millones los recibieron las entidades locales como titulares de propiedad de montes.

Así, los aprovechamientos forestales de madera y leñas en Navarra se incrementaron en 2013 un 15% respecto al año anterior hasta alcanzar los 458.903,62 metros cúbicos, triplicando así el crecimiento conseguido el año anterior (4,7%), lo que confirma la tendencia al alza de esta actividad que ha visto duplicar en la última década el volumen gestionado (200.000 metros cúbicos en 2003).

Por especies, las principales maderas aprovechadas entre las frondosas son el haya y el chopo, mientras que el pino laricio y el pino silvestre lo son en el caso de las coníferas.

Cabe destacar que el 66% de la madera extraída en Navarra dispone de un sello de carácter internacional que garantiza que procede de montes gestionados de forma sostenible, lo cual, facilita su entrada y, por tanto, su venta, en los mercados internacionales. Frente a ese porcentaje del 66%, hay que recordar que en el conjunto de España solo el 8% de la superficie forestal arbolada se encuentra certificada.

Biomasa, un combustible ecológico y económico

 Este crecimiento es consecuencia de la cada vez mayor demanda de biomasa forestal como una fuente de energía térmica alternativa y económica. El Gobierno de Navarra, en el marco del III Plan Energético de Navarra horizonte 2020, ha realizado una apuesta decidida por esta energía renovable y espera que en la próxima década se incremente su consumo en un 28%.

Se trata de un combustible que genera trabajo en los montes, beneficia a la economía y favorece el medio ambiente. El impacto potencial en cuanto a empleo se sitúa en torno a los 1.650 puestos de trabajo directos e indirectos, que se sumarían a los 4.000 que ya sostiene el sector en la actualidad, repartidos en 300 empresas de explotación forestal, serrerías, embalajes, almacenes y centros de fabricación.

Son cada vez más los ayuntamientos, empresas y comunidades de vecinos que apuestan por la biomasa en sus diferentes formatos: pellet, astilla, leña. Son combustibles que mantienen un precio competitivo y estable frente al constante incremento del precio de los combustibles fósiles tradicionales, como el gas natural y el gasóleo.

En la actualidad, la Comunidad Foral cuenta con 501 instalaciones de biomasa para la generación de calor (calefacción y agua caliente), 441 de ellas instaladas en viviendas y 60 más en empresas, instalaciones hoteleras y entidades locales. La potencia térmica instalada por toda la geografía navarra se acerca ya a los 40.000 kilovatios.

Navarra cuenta con un 65% de superficie forestal

La extracción de madera de forma controlada y respetando el ciclo natural ayuda a mantener la conservación de los bosques y genera actividad y riqueza económica. En los últimos 20 años, la superficie forestal en Navarra ha aumentado un 24%, alcanzando en la actualidad el 65% de la superficie total de la Comunidad.

El aumento de la demanda ha hecho, además, que la industria forestal, circunscrita tradicionalmente a la zona norte, se haya extendido por toda la geografía foral, destacando el aumento experimentado en las zonas media y sur. Así, masas forestales de mala calidad, como las de pino alepo existentes en la zona sur, cuyo mantenimiento y tratamiento para la prevención de incendios debía ser costeado por el Gobierno de Navarra, han pasado a tener valor de mercado en la actualidad; es decir, en lugar de suponer un gasto proporcionan ingresos, al tiempo que se consiguen los objetivos de conservación y mejora del bosque.

Por otro lado, cada vez más entidades locales de Navarra optan por realizar acuerdos de larga duración de aprovechamientos forestales, lo cual genera una mayor seguridad para ellas desde la perspectiva de ingresos así como una importante estabilidad para las empresas forestales y sus empleados.

Precisamente, para atender a esta creciente demanda, el pasado año se puso en marcha una comisión mixta de biomasa forestal y recientemente se ha creado una unidad específica, el Servicio de Montes, dentro de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local.

Comentarios
comments powered by

Caja Rural de Navarra

Campus Superior en Pamplona

Publicidad

El tiempo en Pamplona

Facebook

Twitter

El aprovechamiento forestal, una actividad en auge en Navarra que alivia las maltrechas arcas de las entidades locales

trabajos forestales

By

El aprovechamiento forestal en Navarra generó unos ingresos de 5,8 millones de euros en 2013, de los que 4,4 millones lo recibieron las entidades locales. Esta actividad creció un 15% el pasado año alcanzando casi 500.000 m3 en madera y leña

Pamplona, 13 de marzo

Navarra está experimentando un gran auge del aprovechamiento forestal, una actividad que el año pasado generó unos ingresos de 5,8 millones de euros, de los que 4,4 millones los recibieron las entidades locales como titulares de propiedad de montes.

Así, los aprovechamientos forestales de madera y leñas en Navarra se incrementaron en 2013 un 15% respecto al año anterior hasta alcanzar los 458.903,62 metros cúbicos, triplicando así el crecimiento conseguido el año anterior (4,7%), lo que confirma la tendencia al alza de esta actividad que ha visto duplicar en la última década el volumen gestionado (200.000 metros cúbicos en 2003).

Por especies, las principales maderas aprovechadas entre las frondosas son el haya y el chopo, mientras que el pino laricio y el pino silvestre lo son en el caso de las coníferas.

Cabe destacar que el 66% de la madera extraída en Navarra dispone de un sello de carácter internacional que garantiza que procede de montes gestionados de forma sostenible, lo cual, facilita su entrada y, por tanto, su venta, en los mercados internacionales. Frente a ese porcentaje del 66%, hay que recordar que en el conjunto de España solo el 8% de la superficie forestal arbolada se encuentra certificada.

Biomasa, un combustible ecológico y económico

 Este crecimiento es consecuencia de la cada vez mayor demanda de biomasa forestal como una fuente de energía térmica alternativa y económica. El Gobierno de Navarra, en el marco del III Plan Energético de Navarra horizonte 2020, ha realizado una apuesta decidida por esta energía renovable y espera que en la próxima década se incremente su consumo en un 28%.

Se trata de un combustible que genera trabajo en los montes, beneficia a la economía y favorece el medio ambiente. El impacto potencial en cuanto a empleo se sitúa en torno a los 1.650 puestos de trabajo directos e indirectos, que se sumarían a los 4.000 que ya sostiene el sector en la actualidad, repartidos en 300 empresas de explotación forestal, serrerías, embalajes, almacenes y centros de fabricación.

Son cada vez más los ayuntamientos, empresas y comunidades de vecinos que apuestan por la biomasa en sus diferentes formatos: pellet, astilla, leña. Son combustibles que mantienen un precio competitivo y estable frente al constante incremento del precio de los combustibles fósiles tradicionales, como el gas natural y el gasóleo.

En la actualidad, la Comunidad Foral cuenta con 501 instalaciones de biomasa para la generación de calor (calefacción y agua caliente), 441 de ellas instaladas en viviendas y 60 más en empresas, instalaciones hoteleras y entidades locales. La potencia térmica instalada por toda la geografía navarra se acerca ya a los 40.000 kilovatios.

Navarra cuenta con un 65% de superficie forestal

La extracción de madera de forma controlada y respetando el ciclo natural ayuda a mantener la conservación de los bosques y genera actividad y riqueza económica. En los últimos 20 años, la superficie forestal en Navarra ha aumentado un 24%, alcanzando en la actualidad el 65% de la superficie total de la Comunidad.

El aumento de la demanda ha hecho, además, que la industria forestal, circunscrita tradicionalmente a la zona norte, se haya extendido por toda la geografía foral, destacando el aumento experimentado en las zonas media y sur. Así, masas forestales de mala calidad, como las de pino alepo existentes en la zona sur, cuyo mantenimiento y tratamiento para la prevención de incendios debía ser costeado por el Gobierno de Navarra, han pasado a tener valor de mercado en la actualidad; es decir, en lugar de suponer un gasto proporcionan ingresos, al tiempo que se consiguen los objetivos de conservación y mejora del bosque.

Por otro lado, cada vez más entidades locales de Navarra optan por realizar acuerdos de larga duración de aprovechamientos forestales, lo cual genera una mayor seguridad para ellas desde la perspectiva de ingresos así como una importante estabilidad para las empresas forestales y sus empleados.

Precisamente, para atender a esta creciente demanda, el pasado año se puso en marcha una comisión mixta de biomasa forestal y recientemente se ha creado una unidad específica, el Servicio de Montes, dentro de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local.

backtotop