Últimas noticias

El Gobierno de Navarra aboga por una transición hacia una “economía baja en emisiones”

En respuesta a una interpelación de I-E, que muestra su “preocupación” por la calidad del aire en algunas zonas de Navarra y llama a trabajar desde una “perspectiva global”

Pamplona/Iruña, 15 de junio

La consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración del Gobierno de Navarra, Isabel Elizalde, ha apostado por “fomentar la transición hacia una economía baja en emisiones y hacia una Navarra sostenible y duradera”, una apuesta en la que ha enmarcado la Hoja de Ruta del Cambio Climático en la que está trabajando el Ejecutivo foral.

Isabel Elizalde, que ha respondido a una interpelación de Izquierda-Ezkerra en el Pleno de Control del Parlamento, ha incidido en la “necesidad de implementar políticas efectivas para proteger la salud humana y los ecosistemas, actuando para ello sobre la reducción de las emisiones de Co2 y la mejora de la calidad del aire”.

La consejera ha recordado que esta misma semana ha presentado el borrador de la Hoja de Ruta del Cambio Climático en Navarra, que prevé implantar una estrategia integral y transversal. “Navarra debe situarse en la vanguardia de la lucha contra el cambio climático, tenemos que afrontar el mayor reto ambiental que tiene Navarra”, ha indicado, para señalar que “lo único claro y evidente es la necesidad de descarbonizar nuestra sociedad en el menor tiempo posible”.

Elizalde ha explicado que el borrador de la hoja de ruta está abierto a la participación pública hasta el 30 de noviembre, y ha apelado a la implicación de las instituciones, empresas y ciudadanía.

La consejera ha reconocido que “en Navarra tenemos problemas en la Ribera (que abarca la zona media y sur de la Comunidad)” y ha admitido de que “resulta muy complejo articular medidas para no superar los umbrales legalmente establecidos”.

No obstante, ha afirmado que “hay que actuar” y ha precisado que el Ejecutivo “está valorando realizar estudios de caracterización específicos para Navarra y determinar si existe margen para la adopción de medidas locales. No basta con el compromiso del Gobierno de Navarra, sino que los principales agentes contaminantes deben regular su actividad”, ha indicado.

En este sentido, ha subrayado que “en los últimos dos años algunas de las empresas industriales más contaminantes de Navarra han adoptado medidas para adaptarse a la legislación. Vamos a hacer un seguimiento del efecto de esas medidas”.

Elizalde ha advertido de que los últimos datos de emisiones disponibles, correspondientes a 2015, hablan de un repunte de las emisiones de gases de efecto invernadero, tras un descenso que se había iniciado de 2005 con la crisis económica. “Ahora la tendencia ha variado y tenemos que insistir más en las actuaciones que hay que llevar a cabo”, ha corroborado.

Marisa de Simón (A.P.F. izquierda-Ezkerra) ha reconocido su “preocupación por la calidad del aire en Navarra, en particular en algunas zonas, donde muestra unos valores bastante negativos”, y ha citado los caso de la Ribera, Olite o Funes, que han superado en diversos momentos los niveles de Ozono establecidos legalmente. “Es un problema grave y debe abordarse desde una perspectiva global. No es suficiente con que lo haga el Gobierno de Navarra”.

Marisa de Simón ha añadido que “en cierto modo nos tranquilizan las explicaciones de la consejera, al reconocer que el Gobierno comparte esta preocupación. Valoramos que se esté trabajando desde distintos departamentos en esta materia”.

Crítica con I-E se ha mostrado María Carmen Segura (G.P. UPN), quien ha dicho no saber por qué traen este tema al Parlamento, pero “por los riberos no”, tras lo que ha cuestionado la actuación del Ejecutivo, al que ha reprochado, entre otras cuestiones, que pretenda llevar las basuras a la Ribera.

Unai Hualde (G.P. Geroa Bai) ha opinado que el departamento tiene “perfectamente detectado el problema” y ha valorado la hoja de ruta del cambio climático que da cumplimiento al acuerdo programático.

Esa “apuesta” ha sido también destacada por Dabid Anaut (G.P. EH Bildu), quien ha reconocido que hay un problema con la calidad del aire que afecta especialmente a la Ribera y ha alertado de su gravedad señalando que a nivel estatal unas 1.800 personas mueren prematuramente al año por estar bajo la incidencia del ozono.
La hoja de ruta contra el cambio climático ha sido también valorada por Rubén Velasco (G.P. Podemos-Ahal Dugu), quien ha pedido “mirar de cerca” la industria, el transporte y el vehículo privado.

Guzmán Garmendia (G.P. PSN) ha comentado que “está muy bien tratarlo desde lo local, desde la Comunidad Foral, desde España, pero esto es un tema global”, a lo que ha añadido que hay que trabajar la ley energética y de cambio climático en España y en el mundo.

Javier García (A.P.F. PPN) ha afirmado que “no hay que crear ningún alarma innecesaria, más si se trata de desviar la atención de otras cuestiones” y ha ironizado señalando que “parece que el motivo por el que poco o nada pisa la Ribera” el Gobierno es “porque el aire está contaminado”.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies