Últimas noticias

Irache aconseja revisar las condiciones del seguro del hogar para evitar percances

Los consumidores desconocen coberturas como la responsabilidad civil, asistencia sanitaria en viaje u otras como reparaciones o bricolaje en el hogar, por ejemplo

Pamplona/Iruña, 22 de septiembre

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache aconseja revisar las condiciones del seguro del hogar, especialmente si se ha sufrido algún percance en casa.

Aunque no es obligatorio -más allá de la garantía frente al banco que concedió el préstamo en caso de destrucción del inmueble-, la inmensa mayoría de las viviendas cuentan con un seguro de hogar. Sin embargo, los tomadores de la póliza generalmente desconocen los supuestos que cubre la compañía y en qué condiciones.

Daños en el mobiliario, cobertura más habitual

El objeto más habitual de las pólizas de seguro es cubrir los daños en el contenido de la vivienda, fundamentalmente en el mobiliario. De esta manera, si se produce una fuga de agua o un incendio, el seguro de hogar deberá pagar el coste de los bienes dañados en la vivienda. Es fundamental actualizar las pólizas para que cubran el valor real del contenido ya que si no es así, la compañía puede rebajar la indemnización.

Perjuicios a terceros

Una de las coberturas más habituales que también incluyen muchos seguros de hogar es la responsabilidad civil familiar. En función de la póliza concreta, esto puede significar que si se me cae una maceta de la ventana y daña a una persona, el seguro deberá pagar la asistencia sanitaria de la víctima o lo daños producidos en el coche donde ha caído, si es el caso. O también me puede cubrir si atropello a alguien cuando voy en bici por la calle, por ejemplo.

Si me pongo enfermo de viaje en el extranjero

Otra cobertura habitual de los seguros del hogar, ésta muy desconocida, es la cobertura en viajes. Según las condiciones, es posible que mi seguro de hogar me pague, además de la responsabilidad civil durante el viaje, la hospitalización si me pongo enfermo en el extranjero o incluso la repatriación. Antes de emprender un viaje, conviene estudiar la póliza del hogar.

Si mi perro muerde a alguien

El seguro del hogar también puede cubrir los daños causados por mis animales domésticos. El perro de Félix tuvo una pelea con otros canes y acabó mordiendo a un perro y al menor que lo llevaba. El gasto médico ascendió a 580 euros. Afortunadamente, se consiguió que el seguro del hogar de Félix, que incluía esta cobertura, cubriese los gastos.

Me arreglan la lavadora

Otra cobertura que aparece en los seguros de hogar es la reparación de electrodomésticos. Sin embargo, no todo el mundo lo sabe. Tampoco Ane, que tuvo que pagar más de 300 euros para intentar reparar su lavadora. Un año después, se le volvió a averiar. Acudió a Irache, donde se vio la posibilidad de reclamar al seguro, que en esta ocasión se encargó del arreglo.

Montaje de armarios o asesoramiento en jardinería

Algunos seguros cubren, incluso, trabajos de bricolaje en el hogar. Así, Javier y Carmen, montaron un armario mal y tuvieron que comprar otro, lo que les supuso un sobrecoste de 235 euros. Si esta pareja hubiese revisado su seguro de hogar, habría podido encargar el trabajo, al menos las tres primeras horas, bajo coste de la compañía. Incluso algunas pólizas ofrecen asesoramiento para cuidar el jardín de casa.

Apoyo escolar, ayuda psicológica, ADN…

Entre otras coberturas menos habituales, en algunos seguros de hogar se puede encontrar ayuda a embarazadas, clases de apoyo escolar para los menores de la familia, atención psicológica en caso de desempleo o incluso la extracción y conservación del ADN de un fallecido durante diez años, por ejemplo.

Es fundamental estudiar la póliza, tanto las condiciones particulares como las generales

En cualquier caso, más allá de curiosidades que se puedan encontrar, es fundamental conocer las coberturas y las condiciones de mi póliza de hogar. Para ello hay que estudiar tanto las condiciones particulares como las generales, y así se podrá saber cuándo me cubre mi seguro, cuándo no y con qué limites lo hace.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies