Últimas noticias

La industria 4.0. cambiará al consumidor, que podrá contribuir a la fabricación de los bienes que compra

Juan Ignacio Latorre inauguró en Tudela la novena edición del ciclo de charlas de divulgación científica con una centrada en la cuarta revolución industrial

Pamplona/Iruña, 5 de abril de 2017

La cuarta revolución industrial o Industria 4.0 generará en los próximos años productos que pasarán de “elementos pasivos a activos”, pues serán “capaces de almacenar información y comunicarse con máquinas, personas o aplicaciones informáticas, lo que les permitirá solicitar servicios, favorecerá su trazabilidad y el diagnóstico de problemas y proporcionará información gestionada con las técnicas del ‘big data”.

Así lo aseguró Juan Ignacio Latorre Biel, profesor de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), durante la conferencia inaugural de la novena edición del ciclo de charlas de divulgación científica, organizadas por la institución en el campus de Tudela. Este experto auguró también un cambio en el paradigma del consumidor, pues podrá optar por un papel más activo hasta el punto de “contribuir al diseño y fabricación de los bienes que adquiere” o más pasivo, “desbordado por la cantidad enorme de información y de posibilidades de elegir para adquirir productos y servicios”.

El desarrollo de la Industria 4.0 se basa en distintos desarrollos tecnológicos. Entre ellos se encuentran los sistemas ciberfísicos, aquellos en los que se combinan y se coordinan elementos físicos con sensores, recursos computacionales y de comunicación. El uso combinado de estos elementos proporciona a los procesos de producción nuevas funcionalidades y capacidades. Esto implica también al Internet de las cosas, que permitirá que objetos y personas puedan estar conectados en todo momento y lugar, con cualquier cosa y persona.

Juan Ignacio Latorre, adscrito al Departamento de Ingeniería Mecánica, Energética y de Materiales, también citó en su charla otros factores tecnológicos detrás de la cuarta revolución industrial como “la computación en la nube, la virtualización, el ‘big data’, la ciberseguridad, la fabricación aditiva o en 3D y la robótica colaborativa”.

CAMBIO DE ROL DEL PRODUCTO FABRICADO

Como consecuencia de estos desarrollos tecnológicos, “cambia el rol del producto fabricado, que pasa de ser un elemento pasivo a uno activo, algo a lo que también contribuyen la toma de decisiones descentralizadas y en tiempo real, el ‘plug and produce’ o la extensión a la industria del concepto de ‘plug and play’, que son los equipos productivos que pueden integrarse o cambiarse de lugar en el proceso industrial sin necesidad de ser reconfigurados, el creciente peso del software sobre el equipamiento físico de fabricación y los sistemas de asistencia centrados en las personas”.

La Industria 4.0 tendrá efecto en el consumo de productos y servicios. “El consumidor puede decidir si se convierte en ‘prosumidor’, mediante un consumo informado, crítico, exigente, sostenible, que intercambia información con el resto de los consumidores a través de internet y contribuye al diseño y fabricación de los productos que adquiere —explicó Juan Ignacio Latorre—. Por el contrario, el consumidor también puede asumir un rol más pasivo, que, de forma extrema, le puede llevar a sentirse desbordado, insatisfecho o escéptico en relación con las nuevas tecnologías, por la cantidad enorme de información, el coste y las numerosas elecciones posibles para adquirir productos y servicios”.

Al mismo tiempo, también habrá cambios en el mercado de trabajo. Juan Ignacio Latorre, basándose en las aportaciones de los participantes del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), repasó los ámbitos que, aparentemente, se verán más afectados por la pérdida de empleo, como el trabajo administrativo y de oficina, el poco cualificado en el sector de la producción industrial, así como el de la construcción e industria extractiva. En cambio, se crearán nuevas oportunidades laborales en el ámbito de la computación, las matemáticas, la ingeniería y la gestión empresarial. “En la cuarta revolución industrial, las habilidades para el empleo más recomendadas son la creatividad, la capacidad de resolver problemas complejos, el pensamiento crítico y la inteligencia emocional”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.