Últimas noticias

“Los descendientes de Adán” del Museo de Navarra, en la XXIII edición de las Edades del Hombre en Segovia

"Los descendientes de Adán" de Jacob Bouttats

El óleo se integra en la exposición temporal “Reconciliare”, donde podrá contemplarse entre el 24 de abril y el 12 de noviembre de 2017

Pamplona/Iruña, 19 de abril de 2017

El Museo de Navarra ha prestado a la Fundación de las Edades del Hombre uno de los doce cuadros del ciclo del Génesis pintado por el artista flamenco Jacob Bouttats en torno a 1676-1700. Se trata de un óleo sobre cobre que representa a “Los descendientes de Adán”.

El lunes 10 de abril fue descolgado de la sala 3.1 del Museo de Navarra y el martes 11 se instaló en la iglesia de san Andrés de Cuéllar (Segovia), en presencia de una restauradora de la Dirección General de Cultura. El óleo se integra en la exposición temporal “Reconciliare”, donde podrá contemplarse entre el 24 de abril y el 12 de noviembre de 2017.

La exposición “Reconciliare” pretende representar plásticamente la necesidad de reconciliación que tiene nuestro mundo, desde una mirada positiva y realista, que lejos de quedarse en el pasado, lleva el relato hasta la sociedad de hoy.

La obra cedida por el Museo de Navarra representa el pasaje del Génesis (5.4) en el que se habla de la descendencia de Adán y Eva. Adán y Eva están en primer término rodeados de una numerosa prole. La familia aparece en su hogar dispuesta alrededor de una mesa, orando al comienzo de una comida. Al fondo hay otra escena en la que una mujer da comida a un mendigo. El autor, como es característico de la escuela holandesa del siglo XVII, trata los detalles de la arquitectura, la vegetación, los pormenores del arbolado y los fondos iluminados de los paisajes con una pincelada muy minuciosa y detallada. Conserva el marco original.

El ciclo del Génesis ingresó en el Museo de Navarra en el año 1961. Llegó a Pamplona a través de la donación que el pamplonés Fray Sebastián de Velasco, generalísimo en el Capítulo General de la Orden Mercedaria, hizo tras su muerte al desaparecido convento de la Merced de esta ciudad, en cuya iglesia fue enterrado el 25 de julio de 1682. Tras la desamortización del convento en 1836, las pinturas pasaron al Gobierno Civil hasta que en 1868 las reclamó la Comisión Provincial de Monumentos de Navarra, con destino al Museo que proyectaba. Antes de ingresar en él, decoraron el corredor principal del Palacio de Navarra y estuvieron temporalmente almacenadas en el Archivo Real y General de Navarra.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies