Últimas noticias

Cada navarro gastará más de 73 euros en las rebajas

El 64% de los ciudadanos aprovecha esta época para realizar alguna adquisición

Pamplona/Iruña, 5 de enero de 2017

Cada navarro gastará más de 73 euros en rebajas. Éste fue el gasto medio de cada ciudadano el invierno pasado, según una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. Si se tiene en cuenta los números que apuntan a una progresiva recuperación económica y a la tendencia de un gasto creciente en las últimas promociones de compras, todo indica que en estas fechas se superará este gasto. El pasado año, cada comprador, el 64% de los ciudadanos, gastó 111 euros.

La encuesta indica igualmente que el 38% de los navarros espera expresamente a estas promociones para realizar alguna adquisición.

Los más jóvenes, los que más gastan

Por edades, los que más gastaron en las últimas rebajas fueron los encuestados más jóvenes: los menores de treinta años pagaron por sus compras 84 euros y las de 46 a 65 años, 79 euros. Los de entre 30 y 45 años, 70, y los mayores de 65 años, 61 euros.

Por importes, un 21% de los encuestados gastó menos de 60 euros; un 25%, entre 60 y 120 euros; un 7%, entre 120 y 180 euros; un 7%, entre 180 y 240 euros; y un 6%, entre 240 y 400 euros.

El gasto del comprador es mayor en hombres -120 euros- que entre mujeres -105-, aunque al ser menos los que compran el gasto por persona se equipara en ambos sexos y en edades de 46 a 65 años -129 euros-.

Tras el anterior periodo de rebajas, se recibieron en Irache 335 consultas y reclamaciones que tenían que ver con las compras realizadas por estas fechas.

El precio de la etiqueta es el que vale

Otros casos se deben a que al cliente le han querido cobrar un precio diferente al mostrado en la etiqueta de venta porque, según el dependiente, estaba equivocada y el precio era mayor. Sin embargo, la normativa establece que el consumidor tiene derecho a pagar lo que marque la etiqueta y en ningún caso un coste superior. Debe constar el precio ordinario y el rebajado. Sucede lo mismo con los precios incluidos en la publicidad, ya que ésta es vinculante y el consumidor, en principio. Puede exigir que el precio sea el que consta en el anuncio, siempre que se refiera a las fechas actuales.

Prendas dañadas o defectuosas

Otras veces las prendas compradas estaban dañadas o eran defectuosas. En estos casos, se aplica la garantía por la que el consumidor tiene derecho a que le den una prenda en perfectas condiciones.

Sin embargo, hay personas que creen, erróneamente, que si se prueban la prenda en su casa y no les gusta o les queda grande pueden devolverla, cuando no es así. En estos casos, el comercio sólo tendrá obligación de aceptar la devolución si así lo ha ofertado mediante vales comerciales o anuncios publicitarios. En estos casos, el consumidor habrá que atenerse a las condiciones de estos vales, por si, por ejemplo, establecen fechas o plazos de validez. Siempre es necesario conservar el vale y el tique de compra para ejercer este derecho de devolución.

En alguna ocasión, los consumidores se han quejado porque en algún comercio no les han dejado pagar con tarjeta. La forma de pago es potestad del establecimiento y sólo si éste anuncia que se puede pagar con tarjeta, el consumidor puede exigirlo, aunque se trate en época de rebajas.

Cada comercio debe exponer sus fechas de rebajas

Algunos ciudadanos se han mostrado molestos en alguna ocasión porque, tras comparar precios, han acudido días después a la tienda elegida y éste ya no estaba en rebajas. La ley que regula el comercio en Navarra indica que cada establecimiento debe exponer en el exterior y en lugar visible al público sus fechas de rebajas.

Por otro lado, conviene saber que los productos en rebajas deben estar en perfecto estado. Para vender a un precio menor una prenda defectuosa, ya están los saldos y así lo debe anunciar el comercio.

CONSEJOS PARA COMPRAR EN REBAJAS:

  • Haga una lista detallada de lo que necesita.
  • Compare precios.
  • Asegúrese de que la prenda está en perfecto estado.
  • Pruébese la prenda antes de comprarla.
  • Exija factura o comprobante de compra y guárdela.
  • Revise el etiquetado y la forma de lavado porque puede haber prendas muy rebajadas pero que hay que llevarlas a la tintorería cada muy poco tiempo.
  • Solicite las hojas de reclamaciones si entiende que se han transgredido sus derechos y no dude en acudir a su asociación de consumidores.

Diferencia entre rebajas, promociones, saldos o liquidaciones

  • Las rebajas: Los productos rebajados tienen que haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento. Su calidad no puede diferenciarse de la que tenían antes de estar rebajados.
  • Las promociones: Consisten en la venta a precio reducido o en condiciones más favorables que las habituales de productos concretos con el fin de incentivar su venta o de potenciar el desarrollo de los establecimientos promotores.
  • Los saldos: Corresponden a la venta de productos cuyo valor de mercado está disminuido por alguna razón; es decir se tratan de productos defectuosos, deteriorados, obsoletos… El comerciante debe especificar que los saldos son tales y aquellos productos que estén deteriorados o sean defectuosos.
  • Las liquidaciones: Son ventas excepcionales que pretenden agotar las existencias de algunos artículos o de todos porque el negocio va a cerrar, trasladarse o cambiar de orientación. El comerciante debe señalar el carácter excepcional de la venta, que ha de durar como máximo un año.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies