Últimas noticias

El nuevo edificio dotacional de Mendillorri ya está levantado junto al Civivox

Le falta el revestimiento exterior y obras en el interior. Las obras comenzaron el 30 de noviembre y se han colocado ya todos los módulos y aislamientos para un consumo energético casi nulo

Pamplona/Iruña, 21 de diciembre

En apenas 21 días, el nuevo edificio dotacional de Mendillorri para usos comunitarios se encuentra ya levantado junto al civivox de este barrio. Ya se han realizado los trabajos de cimentación, estructura, cubierta y aislamiento y se están concluyendo las carpinterías, de manera que el edificio ya puede verse casi acabado.

En el exterior, únicamente falta por colocar el revestimiento, láminas onduladas de aluminio blanco que cubrirán toda la superficie que ahora es negra. Y es que las maderas se han forrado con una capa de pvc negro para evitar las fugas de aire del edificio, una de las medidas establecidas para garantizar la hermeticidad y que sea el primer edificio de consumo energético casi nulo de titularidad municipal.

Los miembros de la Comisión y de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona han visitado esta mañana las obras de este edificio. Los trabajos se centrarán a partir de ahora en el interior del inmueble, de manera que se espera que estén concluidas en el mes de enero. Asimismo, en los próximos días comenzarán las obras de urbanización de la zona, que darán continuidad al paseo ya existente y que urbanizarán una plaza frente al nuevo inmueble dotacional.

El Ayuntamiento invertirá 315.588 euros en el proyecto y obras del nuevo edificio y 98.400 en las de urbanización del entorno.

Con esta obra, el Ayuntamiento quiere dotar a Mendillorri de un edificio dotacional con imagen singular, sugerente y atractiva, y que pueda servir de modelo representativo para la posible construcción de otros edificios similares en otros barrios de la ciudad. Tal y como recogía el pliego, el nuevo edificio reducirá hasta en un 90% el consumo de la energía usada, principalmente en calefacción y aire acondicionado, respecto a los gastos energéticos de un edificio típico.

De esta manera, Pamplona se adelantará en casi dos años a la aplicación obligatoria de la directiva europea 2010/31/UE, de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios. Esta norma especifica que, como máximo, a partir del 31 de diciembre de 2018, todos los edificios nuevos que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas europeas, deberán ser edificios de consumo de energía casi nulo.

El proyecto, redactado por ByE Arquitectos, va más allá de la citada norma comunitaria y a las especificaciones básicas suma varias propuestas con las que se minimiza en más de un 30% el consumo de energía y en un 30% también las emisiones atmosféricas.

Estas medidas son una mejora de la envolvente del edificio (con aislamiento bajo solera y aislamiento de lana mineral en cubierta y fachadas, así como carpinterías de madera de altas prestaciones y vidrios triples); una mejora de la hermeticidad del edificio; aerotermia; y una instalación de ventilación mecánica de doble flujo con recuperador de calor.

El nuevo edificio

El nuevo edificio ocupa una superficie de 299,59 metros cuadrados construidos, 260,39 de superficie útil, en la calle Concejo de Sarriguren. Es un edificio que se desarrolla completamente en planta baja y que se compone de dos cuerpos principales, con fachada abierta al sur, y con el cuerpo más alto cerrando la orientación de los vientos fríos. El acceso se realizará desde la nueva plaza abierta frente al edificio, protegido por una marquesina.

Una vez en el interior, la distribución se organiza a través de una cancela de doble vidrio que da paso a un pequeño distribuidor que articula por un lado el volumen de doble altura (6 metros de altura libre) donde se alojarán y podrán ensayar los gigantes del barrio, y por otro, las aulas propiamente dichas, que se orientan hacia el sur, dejando en la zona norte las zonas de servicio, aseos, instalaciones y una pequeña oficina. Las aulas tendrán la posibilidad de dividirse físicamente (con paneles móviles o similar).

Dado que se busca un edificio de consumo energético casi nulo, uno de los elementos importantes es la monitorización del edificio con equipamiento específico tanto en interior y exterior, con sondas de temperatura y humedad, de CO2 y contadores de energía, entre otros.

Todo el sistema estará conectado a una plataforma digital que permitirá el procesamiento de los datos de monitorización, su visualización en tiempo real, el diseño de análisis específicos, etc., de modo que todos los datos analizados sean procesados de manera automática.

El edificio tendrá certificación energética A, con una demanda de calefacción y una demanda de refrigeración total inferiores a 15 kWh por metro cuadrado al año; una demanda de energía primaria para calefacción, refrigeración, energía auxiliar y electricidad en general inferior a 120 kWh por metro cuadrado al año y unas características de hermeticidad al paso del aire.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies