Últimas noticias

Pamplona pagará 10.000 euros a un hombre que se lesionó en un parque infantil de la Chantrea

La sentencia considera que el Ayuntamiento deberá indemnizar al ciudadano por un “mantenimiento cuanto menos imperfecto” de las baldosas de caucho que presentaban huecos entre ellas

Pamplona, 5 de noviembre

La magistrada del Juzgado de lo contencioso número 1 de Pamplona ha estimado el recurso presentado por un particular contra el Ayuntamiento de Pamplona y su aseguradora Mapfre que reclamó en concepto  de responsabilidad patrimonial por algo más de 10.000 euros tras sufrir un rotura de tibia y peroné en el parque infantil de Alemanes. La sentencia es firme, y contra ella no cabe recurso alguno.

Los hechos sucedieron en agosto de 2012 cuando “el recurrente estaba con su hijo en el Parque Infantil de Los Alemanes situado entre el Río Arga y la calle Padre Adoain, y en un momento dado metió el pie en la separación existente entre las losetas del suelo de caucho amortiguador”.

La sentencia recuerda que “la abertura entre las losetas no es uniforme y que existe una zona, donde el recurrente, precisamente, metió el pie, en la cual la separación es notoria y manifiestamente mayor que en el resto de la superficie. Esta circunstancia denota, por sí misma, un mantenimiento, cuanto menos, imperfecto puesto que si las baldosas de caucho están ideadas para amortiguar las caídas de los niños no pueden existir huecos entre ellas que aumenten el riesgo de caídas o tropezones de los usuarios de estas zonas”.

La sentencia recuerda que “la empresa del mantenimiento del parque ya reconoció este extremo al señalar en un informe que, debido a las características propias del material, se podían dar retracciones que afectaban dimensionalmente a estas baldosas lo que provocaba que se produjeran canales de separación entre ellas y que la norma EN 1176-1:2008 párrafo 4.2.7.5. disponía que las superficies destinadas a correr/caminar no debían contener aberturas que pudieran causar atrapamiento del pie o la pierna y que las aberturas en el sentido principal del desplazamiento no debían ser superiores a 30 mm., cuando se medían a través del sentido del desplazamiento. Pues bien, en el caso de autos es probable que la separación entre las baldosas se produjera como consecuencia de las características especiales del material pero esta separación era excesiva y, a simple vista, superior a 30 mm (3 cms) y, pese a ello, no se verificó actuación alguna por parte del Ayuntamiento a través de la empresa de mantenimiento”.

“Sí que existe responsabilidad patrimonial imputable al Ayuntamiento por un mantenimiento incompleto y defectuoso del parque estando obligado, además, el ente local a velar por el correcto estado del mobiliario urbano de conformidad con la legislación local. El hecho de que la separación entre baldosas fuera perfectamente visible para cualquier usuario que emplease la diligencia media exigible no obsta a la conclusión anterior ya que esta separación no debiera haber existido y ya que nos encontramos en una zona infantil donde deben extremarse las precauciones y la vigilancia”, concluye la sentencia que recuerda que “además, el hecho de que no se tenga constancia de ninguna otra caída semejante tampoco exonera de responsabilidad a la administración pues la ausencia de conocimiento no excluye su existencia”.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies