Últimas noticias

Sustrai Erakuntza denuncia los impactos ambientales de la eliminación del bucle ferroviario de Pamplona-Iruñea

Imagen del bucle ferroviario de Pamplona

La organización ecologista ha presentado un informe con los impactos ambientales y sociales que causaría la implantación de esta infraestructura en áreas de gran importancia ambiental en el entorno de Ororbia (Cendea de Olza/Oltza Zendea)

Pamplona/Iruña, 3 de marzo

La Fundación Sustrai Erakuntza ha analizado los impactos que supondría la construcción de las proyectadas nuevas infraestructuras ferroviarias en la Comarca de Pamplona, el denominado “Proyecto de Nueva Red Ferroviaria en la Comarca de Pamplona: Eliminación del Bucle Ferroviario y Nueva Estación Intermodal”. Sustrai Erakuntza ha presentado al Departamento de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, un informe con los impactos ambientales y sociales que causaría la implantación de esta infraestructura en áreas de gran importancia ambiental en el entorno de Ororbia (Cendea de Olza/Oltza Zendea).

Según la fundación “todas las informaciones indican que el actual Gobierno de Navarra apuesta fuertemente por la realización de este proyecto, y en la actualidad lo estaría negociando con el Ministerio de Fomento en Madrid, en el ámbito de la renovación del Convenio económico general de Navarra y del Convenio especifico para la construcción del Tren de Altas Prestaciones (TAV)”.

Sin embargo, desde esta fundación ecologista aseguran que “lo hace sobre un proyecto que no se asienta sobre la realidad actual del territorio navarro. Todos los proyectos del TAV/TAP en Navarra, también el de la eliminación del bucle ferroviario en la Comarca de Pamplona y su estación en Etxabakoitz, están caducados y obsoletos. La propuesta técnica, los planos y en general la definición de este proyecto tiene más de veinte años. De hecho la aprobación inicial de los mismos, y su puesta en exposición pública fue realizada en noviembre de 2001, tal y como se puede comprobar en el Boletín Oficial de Navarra número 134, de 5 de noviembre de 2001.”

“De esta manera, el Gobierno de Navarra continúa con su implacable afán por desarrollar una infraestructura costosa, injustificada y con graves afecciones al medio ambiente. Le puede cambiar el nombre o utilizar los eufemismos que quiera para hablar de ella, pero insistimos en que no se ha movido una coma del proyecto original. Utiliza la falsa justificación de la eliminación del bucle ferroviario en Pamplona/Iruña como excusa y leitmotiv para llevar a cabo todo el proyecto del Corredor Ferroviario de Alta Velocidad de Navarra”, dicen.

Para los ecologistas “un ejemplo de esto es Berriozar y su paso a nivel. Se trata de una problemática histórica, cuya solución se ha soslayado durante mucho tiempo y que ha entrañado y entraña actualmente graves riesgos y molestias. De este modo, hace ya mucho tiempo que se deberían haber ejecutado las soluciones necesarias para minimizar los riesgos. Sin embargo, los diferentes gobiernos han optado por dejar a la zona en el mayor abandono posible, para así aprovecharse de una supuesta demanda social, algo que podría haberse minimizado con las mejoras posibles que existen para el tren actual”.

Añaden que “otro tanto ha ocurrido con el abandono que han sufrido durante todos estos años y siguen sufriendo las 5.000 personas que viven en Etxabakoitz. Se trata este de un barrio al que todos los gobiernos municipales y autonómicos han dejado “de la mano de dios”, con la excusa de que se realizaría una nueva urbanización ligada al TAV. Solucionar las problemáticas existentes actualmente en Berriozar y Etxabakoitz es urgente, se debe actuar ya sin esperar a proyectos faraónicos”.

Sustrai Erakuntza apuntan que “proyectos faraónicos como el pretendido en torno a la futurible estación del TAV en Etxabakoitz son ruinosos, fruto de aquella época macabra que infló la burbuja especulativa del hormigón. Desarrollos urbanísticos realizados gracias al crecimiento de la deuda que contraemos de por vida todos los navarros y navarras para poder financiarlos, mientras que en las demás áreas se llevan a cabo recortes económicos en todos los servicios públicos como sanidad, educación y servicios sociales. No hay más que ver la envergadura del proyecto de Etxabakoitz: de llevarse a acabo conllevaría la realización de la nueva estación para el TAP/TAV, la desmantelación de la actual estación de tren, una nueva área comercial, dos áreas residenciales con 9.000 viviendas nuevas, un área biomédica y una feria de muestras”.

Finalmente, recuerdan “las consecuencias negativas al crear una nueva red ferroviaria que sustituyera al actual “bucle ferroviario”, se trasladarían a los municipios de las Cendeas de Olza e Iza que atravesarían la nueva vía. De este modo, poblaciones como Arazuri, Ororbia, Iza, Zuasti y Aldaba quedarían seriamente afectadas, tanto en los aspectos ambientales como en los sociales. Es el caso del paraje de Ollatibar en Ororbia (Cendea de Olza/Oltza Zendea), cuyo informe, hemos trasladado al Gobierno de Navarra “.

Consideran que “en el término municipal de Ororbia (Cendea de Olza/Oltza Zendea) se encuentra la zona denominada “Barranco de Ollatibar”. Se trata de una zona de claros valores naturales, que se verían afectados negativamente por el Tren de Altas Prestaciones. Pero resulta que además, desde la realización de los planos de dicho proyecto, en el año 2001, hasta la actualidad esta zona ha tenido muchas modificaciones y actuaciones positivas. De esta manera, en la actualidad existe la presencia de numerosas especies naturales de árboles, arbustos, fauna… con gran biodiversidad de ecosistemas recuperados. De realizarse, la infraestructura del TAV causaría graves impactos en: una zona reforestada con gran biodiversidad de árboles y plantas, recuperadas por el Concejo de Ororbia y el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra. La zona concretamente alberga ejemplares de encinas, olmos, sauces, robles, chopos naturales, así como diversas especies arbustivas. Así mismo, en la zona se encuentran varios hábitats de interés comunitario con diversos grados de protección”.

También añaden que existen “zonas de especial importancia para la fauna, como es el caso de una laguna de 4.000m2, y los cauces de la regata Ollotibar y el río Juslapeña, entre otros; o un camino agrícola y un Sendero Local homologado por la Federación Navarra de Deportes de Montaña y Escalada”.

La infraestructura proyectada se encuentra también extremadamente cerca del “Proyecto para la Ampliación del Parque Fluvial de la Comarca de Pamplona – Bajo Arga” desarrollado por la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Insisten en que “el Tren de Altas Prestaciones (TAV) además se interna en zonas que cada 10 años se inundan, en los márgenes del río Arga, según datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro”.

“Creemos que todos estos aspectos específicos de la zona, junto con todos los demás ya indicados, han de ser tenidos en cuenta por el Gobierno de Navarra. La Fundación Sustrai Erakuntza, fiel a su compromiso con el medio ambiente y la sociedad navarra, se los ha trasladado con ese fin”, finalizan.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies