Últimas noticias

2019, economía española y tensiones internacionales

Pedro Sánchez tiene buenas palabras para el futuro de España y de su economía, pero según los expertos financieros la economía española no pasará por su mejor momento durante este 2019. De hecho, las políticas del Gobierno harán que frene el crecimiento en un país en el que se necesitan reformas estructurales.

El mercado de trabajo es el primer síntoma de esta desaceleración; un mercado que se está agotando. A pesar de que hay un menor número de personas en el paro, el desempleo es todavía un problema a resolver por el gobierno español: con más de 3 de millones de personas en el paro. A pesar de que el desempleo es mucho menor que durante estos últimos 10 años, todavía queda mucho en lo que trabajar. Sin embargo, el paro podría mantenerse o incluso aumentar como consecuencia de la subida del Salario Mínimo Interprofesional, SMI, que se sitúa ahora en 900 euros. Aunque parezca una medida beneficiosa para la población española, sobre todo para los trabajadores del servicio, podría tener consecuencias negativas a largo plaza: pues los empresarios podrían contratar menos personal durante las próximas temporadas.

El FMI, Fondo Monetario Internacional, también reclama a Sánchez y a su gobierno medidas para impulsar el mercado laboral, medidas eficientes y libres de consecuencias en el largo plazo. En concreto, reimpulsar el programa de reformas estructurales para que las políticas activas del mercado laboral sean más efectivas, y reducir la segmentación del mercado. El Banco Español, por su parte, también exige medidas que impulsen el marco jurídico del mercado de trabajo para que no se destruyan empleos en periodos de recesión.

El 2019 no será el mejor para la economía española, pero tampoco para el resto de economías de la Unión Europea. Todas ellas, sobre todo las de las principales potencias mundiales como Alemania y Francia, se ven afectadas por el Brexit: la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Durante las próximas semanas se celebrarán las que, en teoría, será las últimas negociaciones entre Londres, con Theresa May, Primera Ministra Británica, como representante, y Bruselas, con los representantes de la Comisión de la Unión Europea. De tener lugar el Brexit, es decir, de separarse el Reino Unido de la Unión Europea, tendría que haber un acuerdo entre ambas partes: ya que de otra forma las consecuencias podrían ser muy malas tanto para Londres como para Bruselas.

La guerra comercial también está detrás del mal momento de las economías europeas. Como consecuencia de los aranceles de Donald Trump, los diferentes países de la UE han reducido sus exportaciones y las ganancias del comercio internacional han descendido notablemente. Las operaciones de trading en los instrumentos de los países implicados también han descendido, como muestran los gráficos del bróker Vestle. Según Vestle, muchos inversores se han decantado por instrumentos menos afectados, como el café y acciones de empresas. De alargarse la guerra comercial, la situación de los instrumentos financieros se mantendrá igual de inestable hasta que se lleguen a acuerdos entre China y Estados Unidos.

Yo no lo tiro

"

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.