Últimas noticias

Absuelto por no probarse su participación en una agresión a un furgón policial en Pamplona

Palacio de Justicia
Palacio de Justicia

El Juzgado de lo Penal nº2 ha absuelto a un joven de Pamplona por no haber pruebas en su participación en el ataque a un furgón policial en la calle Aralar durante una manifestación antifascista en 2009

Pamplona, 20 de febrero

Sobre las 12.00 horas del día 11 de octubre de 2009, tras la celebración de una manifestación antifascista en el centro de Pamplona, un grupo de 30 o 40 personas comenzó a arrojar piedras, botellas y otros objetos contra una dotación de la Policía Nacional desplegada en la calle Aralar con Baja Navarra, ocasionando daños en el furgón policial. Fueron dispersados con la utilización de medios antidisturbios.

Posteriormente, esa misma mañana, integrantes de la fuerza policial atacada procedieron a la detención del acusado que se encontraba en la Plaza de Merindades, donde había estado atendiendo a una persona herida tras haber participado en la
manifestación referida de la calle Aralar.

Según el Juez no ha quedado acreditado que la persona absuelta fuera una de las 30 o 40 personas que en la mañana del 11 de octubre de 2009 atacó a una dotación de la Policía Nacional con piedras y botellas tras la celebración de una manifestación, como sostiene el Ministerio Fiscal, que le imputa por ello un delito de desórdenes públicos del art. 557.1 del Código Penal.

Dice la sentencia que “la principal, o más bien única, prueba de cargo que existe contra él, de carácter indiciario, viene dada por la coincidencia de la ropa que llevaba puesta, chaqueta con rayas verticales blancas y negras y pantalón con rayas oscuras, con la que portaba uno de los integrantes del grupo violento, que se significó especialmente lanzando una piedra que impactó contra la luna delantera de un furgón policial y provocó su rotura.”

Se trata, “de una indumentaria no muy habitual, pero tal indicio, aisladamente considerado, no resulta suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia que asiste al acusado, pues no es descartable, por improbable que parezca, que en los incidentes enjuiciados participara una persona con vestimenta similar”.

En la vista oral dos de los tres agentes que intervinieron en los incidentes y en el arresto,los policías admitieron que éste se produjo entre 10 y 15 minutos después del altercado, y que vino motivado única y exclusivamente por la coincidencia de la vestimenta, pues no pudieron verle la cara al autor. Los testigos de la defensa sostienen incluso que el acusado permaneció en la Plaza de
Merindades más tiempo, en torno a media hora.

De esta forma, la persona ha sido absuelta por falta de pruebas.