Últimas noticias

Adiós a la falsa modestia

Nos han enseñado que la modestia es un signo de buena educación y que la falta de ésta es propia de gente presuntuosa.

Como buenos niños aplicados, lo hemos aprendido sin cuestionarlo y “gracias“a esta creencia tenemos problemas para comportarnos de una manera adecuada cuando recibimos un halago o hasta un simple comentario positivo sobre nuestra persona.

Como reconocer que hemos hecho realizado algo correctamente, o que poseemos alguna cualidad digna de admiración, nos lo tenemos prohibido cuando recibimos una alabanza tendemos a dar un respuesta que quite valor de alguna manera a  la cualidad por la que se nos felicita, o que la niegue, o que se justifique quitándonos valor o haciendo un chiste del asunto.

El que desde el punto de vista de la educación sea algo positivo no quiere decir que sea algo bueno en sí mismo. Realmente aceptar los sentimientos positivos sobre nosotros mismos hace que nos respetemos más y también provoca que los demás nos respeten. Una persona que reconoce sus errores, que los acepta y que no se avergüenza de ellos da una imagen de persona segura de sí misma. Lo mismo pasa con una persona que no se ve desconcertada por recibir halagos y que los acepta con naturalidad. Cierto que puede suscitar envidias en algunos, pero también está proyectando una imagen de persona segura de sí misma, honesta y fiable. Incluso a aquellos a los que esa imagen les molesta.

Por supuesto, hay que actuar con sinceridad cuando se aceptan cumplidos. Se tiene que estar de acuerdo con él para admitirlo. Si el problema no es de apuro ante esa situación social, sino que realmente no crees merecer elogios, el problema no es de falta de habilidades sociales, sino de falta de autoestima y de autoconfianza.

Sobre cómo responder en la práctica ante una alabanza, la mejor forma y más sencilla es decir “gracias”. Pero si suena a fórmula demasiado simple se puede ir adornando con otras expresiones que la acompañen ( Me gusta tu vestido-gracias, a mí también, creo que esta tela….; Has hecho un trabajo estupendo- gracias, yo también estoy muy contento con el resultado).

“La modestia es la más inocente de las mentiras. “   Chamfort 

Colaboradora: Ana Lizando