Últimas noticias

Cada navarro gastará estas navidades 340 euros

Una imagen de un centro comercial de Pamplona durante las navidades

Irache llama a un consumo responsable y solidario

Pamplona-Iruña, 30 de noviembre de 2018

Cada navarro gastará estas navidades, como término medio, 340 euros, según indica una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache a Cíes. El estudio, en el que han participado cuatrocientas personas, muestra que el 55% de los ciudadanos suele gastar en estas fechas menos de 300 euros. Un 31% se deja en estas fiestas entre 300 y 600 euros; un 8%, entre 600 y 900 euros; un 4% entre 900 y 1.200 euros; y un 1%, más de 1.200 euros.

Irache invita a llevar a cabo un consumo responsable que, también en Navidad, posibilita un mayor equilibrio económico y medioambiental y colabora en una sociedad más justa y solidaria.

Además, un 35% de los encuestados reconoce que ha aumentado su nivel de consumo en los últimos años. Por tramos de edad, son los jóvenes de menos de treinta años quienes menos gastan -214 euros de media-. Los que más gastan son los de entre 46 y 65 años -385 euros-. Los mayores de 65 años se dejan 352 euros y los de entre 30 y 45 años, 342 euros.

Curiosamente, los jóvenes, pese a que tienen el gasto medio más bajo, son los que en mayor medida afirman que han incrementado su consumo en los últimos años -lo afirma el 68% de este tramo de edad-. A partir de 46 años cae considerablemente el porcentaje de personas que creen haber aumentado su consumo navideño en los últimos años.

Planificar con antelación las compras, una buena práctica

Una buena práctica es planificar lo antes posible las compras navideñas. Muchos precios se ven encarecidos con la llegada de la Navidad y conforme nos acercamos a las fechas más señaladas es más difícil librarnos de estos incrementos.
Además la planificación previa facilita que no nos dejemos llevar por las urgencias del último momento o los agobios por la afluencia de gente en los establecimientos, factores que a veces influyen en decisiones de compra precipitadas o equivocadas.

De hecho, un estudio de Deloitte señala que el mes de noviembre va ganando en presencia a la hora de hacer las compras navideñas. El 33,1% de las personas hace las compras en el mes de noviembre; el 30,3% en la primera quincena de diciembre; el 17,9% en la tercera semana; y el 4,1% en la última semana de diciembre. Por su parte, el 4,8% realiza las compras en enero y el 5,1% las ha hecho antes de noviembre.

Encarecimiento de los productos frescos

Los productos que más suelen encarecerse en Navidad son los alimentos frescos como el marisco, ostras o langostinos; el pescado fresco, como el besugo o la lubina; o la carne, como el cordero o la ternera. En algunos casos, se dan incrementos que llegan hasta el 25%.

Según Deloitte, los consumidores destinarán un 40% del gasto navideño a comprar regalos, un 28% a la comida para estas fiestas, un 13% a otros conceptos de ocio y un 17% a viajar.

Los regalos preferidos para los ciudadanos son ropa y calzado, seguido de dinero, libros, viajes y perfumes y cosméticos.

Pautas para las compras navideñas

He aquí algunas pautas que pueden ayudar a llevar a cabo un consumo responsable en navidades:

  • Planificar los gastos. Es conveniente dedicar un tiempo a concretar las posibilidades de gasto según la capacidad económica del hogar. A partir de ahí, conviene repasar las compras que se quieren llevar a cabo y establecer un orden de prioridades. Suele ayudar hacerlo por escrito, ya que puede servir de guía para ceñir las compras a lo que se ha decidido.
  • Comparar precios y evitar aglomeraciones. Antes de comprar los productos elegidos, puede compensar visitar varios comercios para comparar. Si es posible, es conveniente elegir un horario en el que se evite aglomeraciones de gente en los comercios. Las prisas suelen provocar decisiones precipitadas.
  • No se deje guiar únicamente por el precio. Para valorar el coste de un producto, hay que calibrar la calidad y las prestaciones del producto. Solo así se puede saber si pagar el precio indicado realmente compensa.
  • Precaución ante las ofertas. No se deje convencer por la primera impresión en las ofertas o promociones. Calcule el precio de la unidad y haga cuentas. Asegúrese de que el producto en oferta tiene las mismas características y prestaciones que el que no lo está. Y mire los plazos de validez de las ofertas para que no se le pasen.
  • Leer el etiquetado. Preste atención al etiquetado de los productos alimenticios y observe con detenimiento la fecha de caducidad, las instrucciones de conservación y los ingredientes del producto. En otras compras, el etiquetado también ofrece información valiosa a tener en cuenta.
  • Atentos a la financiación de las compras. Muchos establecimientos ofrecen formas de pago aplazadas. Lea detenidamente las condiciones, tenga en cuenta los intereses, qué encarecimiento supone sobre el precio y asegúrese de que podrá afrontar todos los pagos; observe detenidamente las consecuencias en caso de demora o impago. Todas las condiciones deben venir en el contrato de financiación.
  • Conservar las facturas. Exija al pagar la factura o tique de compra. Debe conservarlo, ya que es imprescindible para efectuar cualquier reclamación, si hubiera problemas. Recuerde que los bienes de consumo -no los alimentos- tienen una garantía mínima de dos años. Además, es recomendable guardar la garantía comercial, si existe.
  • Congelar de forma adecuada. Asimismo, para comprar alimentos con antelación es necesario congelarlos de forma adecuada. Si se respeta la cadena de frío, los alimentos mantendrán las propiedades.
  • Internet, otra opción. Los últimos datos indican que una de cada cuatro compras se realizará por internet. En estos casos, conviene tener en cuenta el plazo de entrega, saber que en páginas de la Unión Europea tiene catorce días para desistir de la compra y leer las condiciones generales de la web. También es importante conservar el documento de compra con una descripción del artículo lo más detallada posible y utilizar medios de pago seguros.
  • Otros valores de la compra. Además del precio y la calidad, hay otras cuestiones que pueden influir a la hora de decidirse por una compra, como si garantiza compromisos sociales y económicos en su elaboración y comercialización, su sostenibilidad con el medio ambiente o su procedencia.
  • Saber esperar. No es necesario comprar todo lo que se desea en Navidad. Si se sabe esperar, a veces, sólo unas semanas después se puede conseguir, sobre todo en ropa, un ahorro realmente significativo.
  • Solidaridad. Las navidades pueden ser unas fechas propicias para compartir nuestros bienes con otras personas con más necesidades y que sufren carencias de cualquier tipo: económicas, afectivas, de salud…

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.