Últimas noticias

Consumidores denuncian las fuertes subidas de precio en la telefonía, luz y gas con la llegada del nuevo año

Considera necesario fomentar una competencia real que revierta en mejores ofertas para los consumidores

Pamplona/Iruña, 5 de enero de 2018

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache denuncia las fuertes subidas de los precios en telefonía, luz o gas que se están produciendo con la llegada del nuevo año. En este sentido, considera necesario fomentar la competencia real en estos sectores de tal manera que el consumidor pueda contar con mejores ofertas en el mercado.

Nuevos incrementos unilaterales de las tres grandes operadoras

Las tres principales operadoras de telefonía del país ya han anunciado que aplicarán subidas unilaterales en el precio de varios de sus productos. Así, Movistar aumentará dos euros el coste de sus tarifas de internet y telefonía fija; también subirá el establecimiento de llamada y los datos extra del móvil. Pero el encarecimiento más importante se dará en febrero, cuando subirá cinco euros el precio de buena parte de sus paquetes convergentes con telefonía fija, móvil, internet y televisión. Con ésta, son ya seis las subidas que ha aplicado esta operadora en el último año.

También en febrero, Orange subirá entre dos y cinco euros las tarifas de parte de sus paquetes convergentes.

Por su parte, Lowi, la compañía de bajo coste de Vodafone, encarecerá un 10% sus precios para las nuevas contrataciones desde el 15 de enero y suprime los paquetes convergentes más económicos, que ya no se podrán contratar por menos de 40 euros.

Mejoras que el consumidor no ha pedido

Las subidas se justifican por conexiones más rápidas, aumento en la capacidad de datos que se ofrecen o cualquier otra mejora técnica. Sin embargo, son modificaciones que el consumidor no ha solicitado y ve, en cambio, que la tarifa telefónica que acordó en un primer momento va subiendo una y otra vez sin que pueda hacer nada. Lo más que puede hacer es cambiar de compañía o de tarifa sin que le apliquen ninguna penalización.

Subida del 2,5% de un recibo de la luz ya encarecido

Pese a que el Gobierno ha anunciado que va a congelar la parte regulada del recibo de la luz, las predicciones indican que el precio del mercado mayorista de la energía puede encarecerse en torno al 10%, lo que puede repercutir en una subida del precio final para los hogares cercana al 2,5%.

A esto se suma que los consumidores vienen de un año en el que la tarifa eléctrica experimentó un incremento del 10%, lo que ha podido suponer en muchos casos pagar ochenta euros más al año por este servicio.

El gas para la cocina o el agua caliente subirá un 6,6%

Por su parte, se prevé que en el año estrenado la tarifa del gas para el agua caliente, la cocina o la calefacción de la casa pueda suponer para los hogares un encarecimiento del 6,6%. La Administración ha congelado por cuarto año consecutivo los peajes y ha reducido el coste del alquiler del contador.

Las congelaciones de los peajes no son suficientes para sujetar el precio

Las congelaciones de los peajes y tarifas de acceso por parte de la Administración no son suficientes para impedir el continuado encarecimiento de servicios básicos como la electricidad o el gas natural.

Es necesario que los poderes públicos tengan instrumentos que les permitan asegurarse de que hay una competencia real y que, sobre todo, los consumidores reciben servicios básicos como la luz o el gas a precios razonables.

Garantizar competencia y estabilidad en los precios pactados por el consumidor

Desde Consumidores Irache consideran que “tampoco parece que se haya tomado ninguna medida efectiva para evitar la escalada de precios por parte de las principales operadoras, que copan gran parte del mercado, ofreciendo unas mejoras técnicas que el cliente no ha pedido: la inmensa mayoría preferiría tener las prestaciones iniciales y no tener que pagar más”.

Además dicen que “también deben buscarse formas de garantizar una cierta estabilidad en los precios. No parece serio que las grandes compañías puedan libremente ir encareciendo a su gusto una tarifa previamente pactada. Esto produce una indignación más que justificada en el consumidor que ve cómo los precios que pactó sirven de poco y que las opciones para conseguir los mismos servicios al precio anterior escasean.”

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.