Últimas noticias

Crece el número de jóvenes que desea acceder por primera vez a una vivienda

Foto: José Ángel Ayerra

Al 72% de las personas que necesitan un piso les gustaría tenerlo en propiedad

Pamplona-Iruña, 17 de mayo de 2019

Irache considera necesario potenciar el alquiler con opción a compra

Crece el número de jóvenes que demandan una vivienda. Así lo señala una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, que indica que el 20% de los menores de treinta años dicen que necesitan una vivienda, cuando el año pasado solo lo señalaban un 10%.

El trabajo también muestra que al 72% de los que demandan vivienda les gustaría comprarla. La preferencia por adquirir la vivienda en propiedad, ya sea nueva o de segunda mano, se sitúa por encima del alquiler, que es la opción que eligen el 25% de los que necesitan un piso.

El 8% necesita vivienda

Sobre la población total de Navarra, es un 8% los que dicen necesitar una vivienda, según el trabajo de Cíes. Si se extrapola el dato a la población de Navarra, serían 42.000 personas las que necesitarían un piso, muchos de ellos se puede presumir que en pareja.

Un 31% de entre 30 y 45 años ha comprado casa en los últimos diez años

Un 31% de los navarros de entre 30 y 45 años han comprado casa en los últimos diez años. Sobre el total de ciudadanos, son el 14% los que han adquirido algún inmueble en este tiempo.

En todos los tramos de edad, los que necesitan vivienda optan por la compra pero esta preferencia es especialmente manifiesta entre los ciudadanos que tienen entre 30 y 45 años -el 80% optaría por la compra-. Los menores de 30 años optan por la compra en un 58% y los de entre 46 y 65 años en un 60%. A partir de esa edad, ningún encuestado elige el alquiler.

En cuanto a la demanda de vivienda, los que la necesitan en mayor proporción son los menores de 30 años -20%-, como se ha indicado anteriormente. También demandan vivienda el 12% de las personas entre 30 y 45 años. A partir de esta edad la necesidad es menor -4% hasta los 65 años y 1% entre los de más de 65 años-.

Se debe posibilitar que quien quiera comprar lo pueda hacer a un precio razonable

Irache considera necesario que se facilite el acceso a la vivienda a todos los que desean acceder a ella y tengan cierta capacidad económica. En este sentido, la Administración debe asegurar que se ofrecen ventas de viviendas a precios razonables. Para ello, se deben vigilar los precios reales existentes y, si éstos se disparan, se deben impulsar viviendas a precios más adecuados para compensar los desequilibrios del mercado.  

Debe haber alquiler a precio razonable y con opción a compra

Por otro lado, el alquiler, además de una opción transitoria por una serie de años, hasta que se consiga una cierta estabilidad que permita afrontar la adquisición en propiedad, muchas personas  mantienen como modo de vida permanente. Por ello y con objeto de conseguir que se priorice la necesidad de vivienda como un derecho sobre la consideración de un negocio en materia de alquileres se deberían tomar medidas que asegurasen dos cuestiones:

  • que las rentas a pagar mensualmente sean económicas y adaptadas a la realidad de ingresos de los inquilinos, en muchos casos jóvenes con trabajos inestables o con remuneraciones modestas o personas con economías débiles. Si los ingresos cambian, se debería poder modificar proporcionalmente la renta, de tal manera que siempre este pago permita vivir en condiciones dignas.
  • que estas rentas no caigan en saco roto. Hay que tener en cuenta que una obstáculo para el alquiler es que muchas personas ven en él una forma de perder un dinero que, de ahorrarse, podría utilizarse más adelante en la compra de una vivienda. Este es uno de los factores que dificulta y retrasa la emancipación de los jóvenes.

Desde Irache se considera que el alquiler con opción a compra es una fórmula que puede cumplir estos dos requisitos y que se debe impulsar con más fuerza. De esta manera, los jóvenes podrían empezar a independizarse pagando unas rentas adecuadas a su situación y, además, este dinero podría ser utilizado posteriormente en la adquisición de la vivienda, si lo desean.

Sería importante que se controlase que estos alquileres mantienen unos precios razonables y que se garantizan los derechos de inquilinos y propietarios.

Facilitar los cambios de vivienda, cuando las circunstancias familiares o económicas cambien

Junto a estas medidas, también debe apostarse por la flexibilidad del mercado inmobiliario, de tal manera que las viviendas se puedan adecuar a las necesidades reales de la familia en cada momento. En este sentido, habría que trabajar por reducir los trámites y dificultades para facilitar un cambio de vivienda por el nacimiento de hijos, o cuidado de familiares mayores, por ejemplo.

Del mismo modo, también debería facilitarse el cambio de vivienda, si mejoran las circunstancias económicas. Es decir, se trataría que las familias, sobre todo aquéllas con economías más precarias, puedan optar por una mejor vivienda si sus circunstancias económicas mejoran.

Comparar bancos, calcular ahorros

Si una persona ya se ha decidido a adquirir una vivienda, conviene, en primer lugar, comparar ofertas. Es muy recomendable acudir a diferentes bancos, negociar y así poder optar por la entidad más ventajosa. Antes de aceptar, hay que saber si cuento con los ahorros necesarios para pagar el coste que no cubre el préstamo. Otros puntos importantes es entender la importancia y las consecuencias de incluir avalistas en el préstamo. También es aconsejable fijarse en los productos o seguros vinculados y calibrar el coste que me van a suponer frente a la bonificación que me dan.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.