Últimas noticias

¿De qué se encarga un registro civil? Estos son los servicios que ofertan

Oficinas del Registro Civil de Pamplona

La variedad de servicios públicos a los que el ciudadano puede acceder en España facilita a los diferentes trámites. Gran parte de ellos se realizan desde los registros civiles, unas entidades que se encargan de realizar funciones referidas al estado civil de las personas tales como nacimientos, matrimonios o defunciones.

Los registros civiles se encuentran en las ciudades que tienen sedes judiciales, como aquellas que son cabezas de partido judicial. Dependen por tanto del Ministerio de Justicia, y como veremos más adelante, se enfreta a retos que tienen que ver con la modernización..

Hay muchas ocasiones en las que un ciudadano ha de visitar un registro civil para realizar un trámite, como por ejemplo el nacimiento o adopción de un hijo, el cambio de estado civil o notificar el fallecimiento de un familiar. El registro civil como entidad cumple este año su 150 aniversario, ya que se trata de un organismo que fue fundado en 1870. La misión del Registro Civil viene delimitada en su artículo 2 de la Ley del Registro Civil, actualmente vigente y que data de 1957. En ella, se deja bien claro cuál es su principal cometido:

“El Registro Civil constituye la prueba de los hechos inscritos. Sólo en los casos de falta de inscripción o en los que no fuere posible certificar del asiento se admitirán otros medios de prueba; pero en el primer supuesto será requisito indispensable para su admisión que, previa o simultáneamente, se haya instado la inscripción omitida o la reconstitución del asiento.”

A efectos prácticos, ¿qué podemos hacer en el Registro Civil?

No es nada raro tener que visitar sus oficinas para solicitar algún trámite, como por ejemplo, la inscripción de un hijo o el fallecimiento de un familiar, cosa que seguramente habras tenido que realizar en diversas ocasiones .Algunas de las funciones que se realizan en cualquier Registro Civil, como puede ser el Registro Civil Pamplonés, son las que se detallan a continuación:

  • Registrar el nacimiento de cualquier individuo alumbrado en España.
  • La filiación de los individuos.
  • Su sexo, así como el cambio de tal.
  • El nombre y apellidos.
  • La emancipación y habilitación de edad.
  • El matrimonio., asi como la separación, nulidad y divorcio.
  • El régimen económico matrimonial legal o pactado.
  • Las modificaciones judiciales de la capacidad de las personas o que éstas han sido declaradas en concurso, quiebra o suspensión de pagos.
  • Registrar las declaraciones de ausencia o fallecimiento.
  • La nacionalidad y vecindad civil.
  • La patria potestad, tutela y demás representaciones que señala la ley.
  • Certificar el matrimonio.
  • La autotutela y los apoderamientos preventivos.
  • Dejar constancia de una defunción.

Los actos que tienen lugar en el Registro Civil, al afectar de manera básica a los individuos, tienen carácter obligatorio. Ello quiere decir que no podemos dejar de comunicar un fallecimiento, un nacimiento o un cambio en la patria potestad. De no hacerlo, no solo estaremos cometiendo un acto que vulnera nuestras obligaciones como ciudadanos, sino que además nos enfrentamos a sanciones.

Todas ellas son inscripciones que se realizan presencialmente, lo que conlleva aparejado ciertos engorros. Los trámites, si bien en ocasiones no son lentos, cuentan con el inconveniente del colapso actual de muchos Registros Civiles. La informatización del sistema y la creación de un Registro Civil único, válido para todo el territorio nacional y accesible a través de sistemas identificativos como el DNI-e. Se trata de la Ley 20/2011 del Registro Civil, y que pretende dejar atrás unas oficinas llenas de legajos y documentos.

Los Registros Civiles proporcionan al ciudadano un servicio eficaz, útil y con plenas garantías, ya que actúan como “dadores de fe”. Es decir, un documento como el Libro de Familia certifica una unión matrimonial, la inscripción de un recién nacido otorga nombre, apellidos y nacionalidad al mismo. Por tanto, el Registro Civil, gracias a la presunción iuris tantum, se encarga de oficilizar las pruebas inscritas, por lo que es un instrumento de enorme valor.

El Registro Civil además se comprota como un enorme y gigantesco árbol genealógico de la poblacion del estado español, al tratarse de un registro detallado. Es por tanto, una fuente de información muy valiosa. Del Registro Civil emanan otro tipo de organismos, como los padrones municipales, la Seguridad Social o la Agencia Tributaria. La importancia del Registro Civil es tal, que se le puede considerar incluso como el eje vertebrador de una sociedad moderna.

En definitiva, el Registro Civil se enfrenta a sus 30 lustros con una salud excelente y con el auténtico carácter de servicio público. De ello dan buena prueba los funcionarios que trabajan en ellos, y que destacan por su profesionalidad y saber hacer. Los años no han hecho más que confirmar que nuestras oficina de Registro Civil van de la mano de la ciudadania, otorgando validez y fe a la documentación que en ellos se expide.

Publicidad

Nuestras empresas navarras de confianza

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.