Últimas noticias

Dispositivo pionero en el CHN para corregir la deformidad congénita “pectus excavatum” o “pecho hundido”

El doctor Bardají, jefe de Servicio de Cirugía Pediátrica, ha sido invitado a operar en el Hospital La Paz de Madrid y presentar el nuevo instrumento quirúrgico

Pamplona-Iruña, 16 de mayo de 2019

El Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) se posiciona como centro de referencia en la intervención quirúrgica del “pectus excavatum”, gracias a una modificación técnica descrita por el doctor Carlos Bardají, jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica, para corregir esta deformidad congénita de la caja torácica caracterizada por el pecho hundido en la región del esternón.

El doctor Bardají acumula más de 400 intervenciones sobre esta patología, realizadas en el CHN y en otros centros hospitalarios de España y de otros países, lo que le convierte en uno de los cirujanos con mayor experiencia en esta materia a nivel internacional.

La nueva técnica diseñada por el doctor Bardají emplea un dispositivo de nuevo diseño que se ha desarrollado íntegramente en Navarra y que se ha denominado Osasun Track. Este dispositivo ayuda a separar la caja torácica de los pulmones y el corazón para poder intervenir con mayor seguridad para los pacientes. Este sistema supone una innovación importante por su eficacia quirúrgica y por la reducción de riesgos para el paciente.

La última intervención del jefe de Cirugía Pediátrica del CHN tuvo lugar recientemente en el hospital La Paz, de Madrid, tras recibir la invitación de este centro que se enfrentaba al tratamiento de un caso de severidad extrema de “pectus excavatum”.

El hospital madrileño se ha mostrado además interesado en incorporar a sus procedimientos el dispositivo del doctor Bardají, quien también impartirá formación al equipo de cirujanos de La Paz que opera de esta dolencia, mediante la asistencia a dos intervenciones.

El nuevo dispositivo facilita la colocación de una barra que ayuda a corregir el hundimiento de la caja torácica y que permite crear un espacio que facilita que los pulmones y el corazón recuperen su posición y espacio naturales para que puedan funcionar correctamente. La retirada de esta barra es opcional al cabo de los tres años, una vez corregida la deformación.

Detección temprana

El “pectus excavatum” es una malformación de la caja torácica que provoca que el esternón se hunda hacia la columna. Esta progresiva deformidad desplaza el corazón hacia la derecha y en muchos casos la estrechez de la caja torácica impide que éste bombee adecuadamente y que los pulmones ventilen de manera correcta.

La malformación suele detectarse de manera temprana en neonatos, pero los problemas derivados no suelen afectar hasta la adolescencia.

El riesgo que supone la operación hace que, en muchos casos, se posponga hasta que los síntomas se agravan. Su corrección quirúrgica implica una cirugía de alto riesgo, puesto que en la intervención se introduce la citada barra correctora entre el esternón y los órganos internos, por lo que el riesgo de dañar el corazón es alto. Por ese motivo, los casos más severos requieren de la intervención de cirujanos de amplia experiencia en este tipo de intervenciones.

"

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.