Últimas noticias

El Caracol, organización que atiende a personas que viven en las calles de Ciudad de México, Premio Internacional Navarra a la Solidaridad 2021

El jurado ha valorado “su trabajo para garantizar el derecho a la salud y la integración social y educativa de las personas sin hogar”

La asociación El Caracol, que atiende las necesidades sanitarias y psicosociales de las personas sin hogar de Ciudad de México, ha resultado ganadora del XVIII edición del premio Internacional Navarra a la Solidaridad 2021 que otorga el Departamento de Derechos Sociales en colaboración con Laboral Kutxa. El Premio recupera su cadencia tras un paréntesis en 2020 por el COVID-19.

El premio, dotado con 25.000 euros, permitirá a la organización mexicana potenciar su actividad sanitaria, social, educativa y laboral desarrollada y por la que se le ha otorgado el reconocimiento.

Miguel Induráin, Presidente del jurado formado por 7 personas elegidas entre personalidades y profesionales de prestigio en el trabajo en solidaridad, ha señalado que se ha reconocido la trayectoria de El Caracol “por su contribución a la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible, realizando un acompañamiento integral para la visibilidad e inclusión social de las poblaciones callejeras. Este acompañamiento está basado en la perspectiva de género la promoción defensa y restitución de los derechos humanos de niñas, niños, personas con discapacidad mujeres, hombres y familias que viven en las calles de México”.

Induráin ha felicitado también a las otras cuatro iniciativas finalistas, de las 15 que se han presentado a la presente edición.

Por su parte, la consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, ha señalado que “en su decimoctava edición, y al hilo de la situación provocada por la pandemia que afecta de manera  más  acusada  a  los  países  empobrecidos,  el  Premio  ha dado un  valor especial  a  las  iniciativas  y  respuesta  colectivas  que  mitiguen  las  consecuencias  sanitarias,  sociales  y económicas derivadas de la COVID-19 en poblaciones especialmente vulnerables”.

Maeztu ha querido tener un recuerdo especial para el comunicador, activista social y antiguo miembro del jurado de este premio, Javier Pagola, fallecido hace casi un año.

Por su parte, Javier Cortajarena, director territorial de Laboral Kutxa, ha señalado que “tanto el Gobierno de Navarra como Laboral Kutxa, mantienen esta colaboración desde 2001 porque  comparten la voluntad de promover los valores del trabajo voluntario y solidario, así como el compromiso social en favor de los sectores más desfavorecidos de los países y pueblos empobrecidos”.

Ha destacado los aspectos más relevantes y novedosos de las cinco propuestas finalistas, especialmente las acciones puestas en marcha durante la pandemia. Desde el uso de nuevas tecnologías para mantener la teleasistencia y formación online, la distribución de kits para pruebas diagnósticas, hasta medidas más modestas que han permitido a una población de 30.000 habitantes en Kenia mantenerse libre de COVID-19 o la atención a personas que viven en la calle en México.

Finalistas

En concreto, junto a la entidad ganadora, el jurado ha considerado como finalistas al activista keniano Raphael Kongu, por sus iniciativas para el desarrollo de su localidad entre las que se encuentran medidas que han evitado hasta el momento casos positivos de COVID-19 en su comunidad; la organización Amref Health Africa, por sus proyectos quirúrgicos y de salud pública en varios países de África; la Fundación RECOVER Hospitales para África, entidad española promovida por profesionales del sector sanitario, por su desarrollo de una red de centros de atención de la salud en países del África subsahariana y de proyectos de telemedicina; y la organización Itwillbe, entidad que colabora con socios locales en India para la promoción de proyectos de promoción de la mujer y la infancia.  

18 ediciones del premio

El Premio Internacional Navarra a la Solidaridad fue creado conjuntamente por el Gobierno de Navarra y Laboral Kutxa en el año 2001, aunque la entrega del premio se realizó al año siguiente. En el año 2010, el Premio se incorporó a los Premios Internacionales ‘Príncipe de Viana’, bajo la denominación de Premio Príncipe de Viana de la Solidaridad. En 2012 se volvió al formato inicial, tanto en denominación como en el planteamiento del acto de entrega.

El Premio Navarra a la Solidaridad tiene por objeto resaltar a personas, ONG o instituciones que destacan por su labor o trayectoria en la consecución de los Objetivos de Desarrollo   Sostenible, que marcan la agenda de las Naciones Unidas de aquí a 2030. En su decimoctava edición ha querido poner en valor proyectos vinculados a la lucha contra la COVID-19 o a paliar las consecuencias de la pandemia.              

Desde su primera edición en 2001 el Gobierno de Navarra y Laboral Kutxa han otorgado este reconocimiento a organizaciones y personalidades de varios  continentes,  con  perfiles  muy  variados.  Así, han resultado reconocidas: el Premio Nobel de la Paz Muhamad Yunus; las Hermanas Misioneras de la Caridad de Calcuta; el Servicio Jesuita a los Refugiados; Uganda Network of Aids Service Organisations (UNASO); la Federación Internacional de Fe y Alegría; la Orden Hospitalaria San Juan de Dios; Wassu Gambia Kafo y Mama Samathe; el Vicariato Apostólico de Aguarico-Misión Capuchina en Ecuador; e Isabel Martín- Creative Handicraft.

También recibieron el premio el profesor Manuel E. Patarroyo Murillo; la keniata Dimina Khasiala, conocida como ‘Mama Tunza’; la Hna. Martha Pelloni, que trabaja a favor de los Derechos Humanos en Argentina; la  Fundación Juan Ciudad y a una de sus trabajadoras, la Hermana Paciencia Melgar por su labor con personas  con enfermedades olvidadas como es el caso del Ébola, y la organización la Vía Campesina, movimiento social  mundial  implantado  en  cuatro  continentes,  y  presente  en  73  países,  además  de  ser  reconocido  interlocutor en Foros y Organizaciones Internaciones como la FAO. En 2018, se premió a cuatro activistas africanas: Theresa Kachindamoto, de Malawi; Hulo Guillabert, de Senegal; Victoria Nyanjura, de Uganda, y Oumou Sall-Seck, de Malí, por su labor en defensa de los derechos humanos en África, en una candidatura conjunta que reconoce la labor de todas ellas.

En la última edición, 2019,  se  reconoció  la  trayectoria  del  Movimiento  Emaús  Internacional,  que  estuvo representado  por  su  presidente,  Patrick  Atohoun,  por  su  labor  de  transformación  social  y  justicia medioambiental.

El jurado

El Jurado que ha decidido el fallo final ha estado presidido por Miguel Indurain Larraya y ha contado con la participación de la consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, el director territorial de Laboral Kutxa, Javier Cortajarena Goñi; la profesora de la Universidad Pública de Navarra Eloísa Ramírez Vaquero; la profesora de la Universidad de Navarra María Icíar Astiasarán Anchía; la representante de la Fundación Felipe Rinaldi, Diana Lazcano Mayor; y Juan Jesús Echaide Baigorri, de la Federación Navarra de Municipios y Concejos. Además, ha actuado como secretario Andrés Carbonero Martínez, director general de Proyección Social y Cooperación al Desarrollo.  

Movimiento Inteligente

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.