Últimas noticias

El centro de migración de aves de Gurelur ya está reabierto al público

Foto: Gurelur

Esta instalación de educación ambiental se puede visitar de forma totalmente gratuita

El Centro de Migración de Aves Roncesvalles-Orreaga cumple este verano 26 años de vida. Esta instalación ambiental está situada en el Alto de Ibañeta, y abrió sus puertas el 15 de julio y permanecerá abierto hasta el mes de noviembre. Esta instalación de educación ambiental se puede visitar de forma totalmente gratuita.

Los voluntarios que atienden este centro han decidido que siga funcionando en la presenta temporada a pesar de la pandemia que estamos sufriendo, diseñando y ejecutando para ello todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad a los visitantes de las instalaciones y de las actividades que se ofertan. Además de las medidas de higiene y de aforo, la mayoría de las actividades se van a realizar al aire libre en la campa existente en el Centro de Migración

En este centro los visitantes pueden contemplar una exposición en la que se explica el fenómeno de la migración, la implicación de Navarra en el mismo, la problemática que afecta a las aves migradoras y los trabajos que se realizan a favor de estas aves en nuestra comunidad. Los paneles de la exposición se complementan con unas maquetas de aves migradoras en vuelo, vitrinas con materiales didácticos y con una pequeña biblioteca sobre las aves. La exposición está atendida por expertos en la migración de las aves y en la educación ambiental. Para atender convenientemente a los visitantes la exposición está traducida al euskera, al francés y al inglés.

El Centro de Migración tiene un observatorio, instalado en la campa del edificio, para poder observar cómo cruzan las aves migradoras el collado donde está ubicado el centro. En el observatorio hay a disposición de los visitantes telescopios y prismáticos, así como distinto material gráfico que ayuda a reconocer las especies que se observan. En este collado se puede observar una importante variedad y cantidad de aves debido a que por él se canaliza una parte importante de las aves que cruzan por esta zona pirenaica.

Hasta la fecha, se han recibido más de 95.000 visitantes, entre los que se encuentran escolares de Navarra y de las provincias limítrofes, grupos sociales y grupos dedicados a la observación de las aves. Debido al interés que estas actividades suscitan entre la población europea, un número importante de los visitantes son de este origen, principalmente franceses.

Navarra, tierra privilegiada para la observación de la migración de las aves 

Todos los años por estas fechas los campos y cielos de Navarra se llenan de vida con la presencia de millones de pajaricos y de miles de grandes aves que utilizan nuestras tierras en sus viajes migratorios hacia sus zonas de invernada. Por nuestra Comunidad se canaliza la más importante de las rutas migratorias europeas, debido a la baja altitud que presentan los collados pirenaicos navarros. En esta época, las aves migradoras realizan lo que se conoce como migración postnupcial o pasa, y es la que ocurre una vez que las aves han concluido su reproducción. Los lugares elegidos para pasar los fríos meses de invierno pueden estar en las templadas tierras de Africa y/o en la Península Ibérica, incluida Navarra.

En los últimos años, debido a que los inviernos no son tan fríos, muchas aves están cambiando sus costumbres migradoras, invernando cada vez más cerca de su zona de nidificación, llegando incluso a no migrar. En Navarra tenemos el caso de las cigüeñas, donde una parte importante de su población adulta no realiza la migración, pasando los adultos casi todo el año entre nosotros. Pero independientemente de estos preocupantes cambios en las conductas migradoras de las aves europeas, afortunadamente todavía podemos seguir disfrutando de su presencia en nuestros collados y campos, durante sus dos migraciones anuales. 

Navarra es un hito muy importante para las aves migradoras, ya que en nuestros campos encuentran el alimento necesario para atravesar con éxito la cadena pirenaica, o para recuperar las reservas energéticas perdidas tras su paso por estas montañas.

Esta implicación de Navarra en el fenómeno migratorio nos obliga a gestionar convenientemente los espacios utilizados por las aves migradoras y a respetarlas, debiendo acabar para ello con las ilegales ordenes generales de veda forales que permiten cazar especies en peligro de extinción y en épocas prohibidas por las directivas europeas.  

Contra la pandemia: Compromiso

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.