Últimas noticias

El Defensor del Pueblo acusa al alcalde de Burlada de entorpecer su labor

El alcalde de Burlada, Juan Carlos González junto con el consejero de Educación

En una resolución, firmada el pasado 11 de febrero, Francisco Javier Enériz califica de “hostil y entorpecedora” la actitud de Juan Carlos González en relación a la falta de información a la institución sobre una queja de una ciudadana

Burlada, 21 de febrero

El Defensor del Pueblo de Navara, Francisco Javier Enériz ha dictado una resolución por la que se califica de “hostil y entorpecedora” la actitud del alcalde regionalista de Burlada, Juan Carlos González en relación a una petición de información que había realizado esta institución al consistorio burladés.

Enériz considera que el alcalde de Burlada “se ha negado de forma persistente a la remisión de un informe” respecto de la petición de la autora de la queja, así como a la remisión del expediente administrativo sobre una reclamación patrimonial por una caída en la vía pública, “dilatando indebidamente el envío hasta en tanto no recayera resolución del Tribunal Administrativo de Navarra” por lo que ha firmado esta resolución, que implica su publicación en el informe anual correspondiente al pasado año 2013, “sin perjuicio de otros medios de publicidad”.

El defensor recuerda que ha requerido al alcalde por escrito “hasta en cuatro ocasiones” (11 de septiembre de 2013, 24 de octubre de 2013, 20 de diciembre de 2013 y 20 de enero de 2014) “y en otra más de forma oral (8 de enero de 2014),  además de otra llamada, el 27 de enero de 2014, no contestada”, según Enériz.

El Defensor del Pueblo asegura que sólo una vez que el Tribunal Administrativo de Navarra ha resuelto, es cuando el alcalde de Burlada ha remitido la documentación administrativa requerida “ lo que supone imponer de facto el criterio de la autoridad administrativa objeto de control, desconociendo las funciones de control de esta institución sobre la actividad del Ayuntamiento de Burlada”.

Enériz considera que Juan Carlos González “ha obstaculizado la labor investigadora del Defensor del Pueblo de Navarra como alto comisionado del Parlamento de Navarra para la defensa de los derechos constitucionales de los ciudadanos, facultado para la supervisión de la actividad de las entidades locales de Navarra, y ha desconocido de forma consciente que la Ley garantiza la independencia del Defensor, que este no recibe instrucciones de otras autoridades, y que el desempeño de las funciones de esta institución se realiza con autonomía y según su criterio”.

El Defensor insiste en que el alcalde de Burlada “ha incumplido de forma consciente y deliberada el deber legal que, como autoridad administrativa, le impone el artículo 26 de la Ley Foral 4/2000, de 3 de julio, de auxiliar, con carácter preferente y urgente, al Defensor del Pueblo de Navarra en sus investigaciones e inspecciones, así como que no se puede negar al Defensor del Pueblo el acceso a ningún expediente o documentación administrativa o que se encuentre relacionada con el objeto de la investigación”.