Últimas noticias

El emblemático Hotel Tres Reyes de Pamplona celebra sus 55 años

Fue el primer hotel de lujo en Pamplona, al estilo de los ‘Palace’ europeos, albergó un bingo y ha sido completamente reformado en varias ocasiones. El hotel ha llevado a cabo reformas en sus habitaciones e instalaciones por valor de más de 8,5 millones de euros en la última década

Pamplona/Iruña,  25 de abril de 2018

El Hotel Tres Reyes de Pamplona celebra este mes de abril sus 55 años de historia con un acto para agradecer a sus clientes el respaldo obtenido en este tiempo. Recién finalizadas las últimas renovaciones de sus habitaciones e instalaciones, el que fue el primer hotel de lujo en esta ciudad celebra, -acompañado por 200 invitados-, que sigue prestando un servicio de calidad y adelantado a las necesidades de sus clientes como el primer día.

El evento, que ha estado presidido por el vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, y ha sido amenizado por los Golden Apple Quartet. Han asistido también la delegada del Gobierno, Carmen Alba; la directora de Turismo y Comercio del Gobierno de Navarra, Maitena Ezkutari, y el gerente del Ayuntamiento, Arturo Ferrer, además de otros representantes. El director del Hotel Tres Reyes, Víctor Sánchez, y el presidente del consejo de Administración, Miguel Ángel Cazón, recibieron a los asistentes, quienes disfrutaron tras el acto de un cocktail-cena especial en los salones del hotel.

El céntrico hotel dispone de 160 habitaciones estándar, executive, junior suites, suites y familiares con una superficie entre 25 y 50 m2 cada una. Destacan entre ellas las suites que llevan el nombre de Rafael Alberti y Orson Welles, dos de las ilustres personalidades que han estado hospedadas en el Tres Reyes a lo largo de su historia.

Cuenta también cuenta con nueve salones con capacidad para albergar desde 10 hasta 600 personas, además del jardín con piscina en el que también se celebran eventos. El Restaurante Tres Reinas, con una capacidad para 50 comensales, ofrece un menú de temporada que cuida especialmente las verduras y el producto navarro de temporada.

Forman parte de la plantilla del hotel 50 empleados fijos, algunos de ellos con más de 40 años de antigüedad en la empresa, buscando siempre dar un servicio de calidad a sus clientes. A éstos, se suman empleados eventuales para cubrir los eventos que se celebran, entre los que destacan bodas y otro tipo de actos de organizaciones y empresariales.

Por otro lado, este establecimiento celebra todos los miércoles un afterwok con aperitivo italiano abierto a todo el público; música en directo en el lobby bar todos los jueves y organiza jornadas gastronómicas de cocina Nikkei, de jóvenes chefs navarros o de restaurantes referente en otras ciudades, entre otros.

Primer hotel de máxima categoría

El Hotel Tres Reyes se inauguró el 1 de abril del año 1963, gracias a la arriesgada iniciativa de un grupo de emprendedores afincados en Navarra de crear por primera vez un hotel de la máxima categoría en Pamplona, que pudiera acoger a los inversores de todo el mundo interesados en crear industria en la comunidad foral, por entonces sobre todo agrícola. Con ese fin, se constituyó en mayo del 59 la sociedad Iruña Palace S.A., presidida en aquel momento por Pedro Turullols.

En noviembre de 1960, siendo alcalde de Pamplona Miguel Javier Urmeneta, se produjo la cesión de terrenos en los que se ubica el hotel. Las condiciones que se exigieron denotan lo arriesgado de esta empresa: exención de tributos municipales durante 30 años y la obligatoriedad de explotar este establecimiento durante ese período, aunque se registraran pérdidas los primeros años o incluso se cerrara.

El hotel, con proyecto de los arquitectos Miguel Gortari y Luis Felipe Gaztelu, comenzó a construirse de marzo de 1960 a la imagen de los grandes “Palace” de Europa. Así, aunque estaba planteado que tuviera 176 habitaciones, se adaptó el proyecto para que fueran 160 y de mayor tamaño, como una exigencia de sus promotores. Su apertura, dos años después, obtuvo una gran repercusión y fue bien acogida, ya que se consideraba el mejor hotel del norte de España.

Desde sus inicios, el hotel ha contado con puestos propios de la hotelería, como recepcionistas, porteros, conserjes, camareras de pisos, sumiller, camareros, cocineros y reposteros, ya que en sus instalaciones había un obrador de pastelería, un taller de carpintería y otro de lavandería y calandra. Se desarrollaban en el hotel también otras profesiones ya desaparecidas: telefonistas, lavanderas y lenceras (quienes bordaban a mano las iniciales del hotel en sábanas y almohadas o confeccionaban algunos uniformes) y había un albañil y ebanista propio (que reparaba y fabricaba muebles).

Entre otros hitos en su historia, destaca que el Hotel Tres Reyes fue el primero en obtener la certificación ISO 9001:2000 de calidad, el primero también en tener aire acondicionado en el norte de España, antes de que fuera exigido y que su Restaurante Grill (actual Café Tres Reyes) sirvió los primeros platos combinados de Pamplona. Cabe recordar también que el mayor de sus salones, el salón Princesa, albergó el Bingo Tres Reyes hasta mediados de los 80.

Además de Rafael Alberti y Orson Welles, se han hospedado en sus habitaciones personalidades de la talla de Gregory Peck, Henry Ford, Montserrat Caballé, Julio Caro Baroja, Camilo José Cela, Antonio Machín, Madonna, Bon Jovi, Tomo Hito de Japón, Umberto de Italia, Adolfo Suárez, Don Juan de Borbón y embajadores de países como URSS y Estados Unidos, así como los Reyes de España (ahora eméritos), en su primera visita oficial a Navarra.

Inversiones de mantenimiento y mejora

Hoy la empresa que constituye el Hotel Tres Reyes, de capital 100% navarro, cuenta con 400 socios. A pesar de los cambios que ha vivido en estos últimos años, su política de reinversión de los beneficios en el propio negocio se ha mantenido constante, generando también reservas para dedicar recursos al mantenimiento de las instalaciones.

En los últimos 10 años, el hotel ha realizado inversiones de mantenimiento y mejora de todas sus instalaciones que superan los 8,5 millones de euros, tanto en época de bonanza como en momentos más difíciles. En concreto, las reformas más importantes se han llevado a cabo en 1980, 2002 y, la última, en 2017, afectando a las habitaciones, salones y otros espacios.

Así, en el edificio se han llevado a cabo reformas con impacto medioambiental, como la instalación de una planta solar térmica en la azotea, de las fachadas fotovoltaicas en el edificio y de una planta enfriadora. Sólo el revestimiento de paneles de vidrio fotovoltaico de la fachada ha generado más de 50.000 kw. Se han realizado, además, varias reformas en el sistema del aire acondicionado y de la piscina y jardín, todo ello por un importe superior a 4,25 millones de euros.

Por otro lado, en los últimos tres años se han reformado también las 160 habitaciones del hotel, incluyendo cambios en la decoración y en el equipamiento. Esta última reforma integral, finalizada recientemente, ha supuesto una inversión de 3 millones de euros. Los salones también se han mejorado, con un gasto de más de 260.000 euros, que ha servido, entre otras cosas, para dotarlos de servicios de audio y vídeo. La renovación de las instalaciones de cocina y restauración ha supuesto también una inversión de 900.000 euros.

Inmobiliaria Sarasate

Viedma

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.