Últimas noticias

El futuro del Aeropuerto de Noáin “en el aire”

Hace tres años que fue inaugurada la nueva terminal del Aeropuerto de Noáin. De los 493.000 pasajeros que surcaban la antigua terminal se ha pasado, en estos últimos 6 años, a 180.000, pero con tres veces más de espacio que antes de la remodelación.

La inversión fue realizada por AENA con un coste de 45 millones de euros. Después de esta inversión el aeropuerto de Noáin-Pamplona no está cumpliendo las expectativas generadas y que con los flujos de pasajeros actuales lo hacen más que poco viable. Una inversión hecha sin un estudio preliminar riguroso, por lo que parece.

Navarra, para nosotros, se encuentra en el centro neurálgico de muchas cosas pero lo que estos datos reflejan es que este centro simbólico no se corresponde con la realidad. El transporte ferroviario a Madrid, por citar un ejemplo, ha crecido en estos años. Los vuelos han descendido. De tres compañías aéreas se ha pasado a una. El aeropuerto pierde casi 5 millones de euros anuales. Casi nada.

Consecuencia de ello, sobra tiempo de utilización y, posiblemente, personal en un aeropuerto construido sin una base sólida de crecimiento. Una pena. Una terminal fantasma, diseñada en los tiempos de gloria de un estado en que sonaban las trompetas. Una terminal que  ¿ hacía falta?  ¿Transportaría los sueños de grandeza de la era del ladrillo?. ¿Elevaría a los cielos a esta Navarra Foral, cada vez más hundida en sus ratios económicos? Parece ser que no ha servido para eso sino para todo lo contrario.

La Ministra de Fomento Ana Pastor lo dice claramente:  ” quiere un aeropuerto de Noáin-Pamplona viable en el futuro, que se adapte al tráfico real de aviones y pasajeros”, traducido significa: el personal justo para el volumen actual de tráfico aéreo. Es decir, si el volumen de vuelos es insuficiente para los recursos actuales del aeropuerto (y no creo que esté pensando precisamente en  eliminar  la infraestructura ya existente, así que ¿qué queda por “adaptar” si no hay casi vuelos? A buen entendedor, pocas las palabras.

Conapur