Últimas noticias

El Gobierno Foral declara de interés general las obras para la valorización en Portland

La mejora de la competitividad y el mantenimiento del empleo, argumentos clave para el Ejecutivo

Pamplona, 27 de mayo

El Gobierno de Navarra ha aprobado recientemente un decreto por el que declara de interés general las obras para la valorización de combustibles alternativos en la fábrica de cementos de Olazagutía. La empresa Portland Valderribas, SA había solicitado el pasado 16 de marzo al Ejecutivo esta medida que ahora ha asumido el departamento de Fomento.

El Boletín Oficial de Navarra del pasado jueves recogía este decreto, que recuerda que el objeto operativo del PrSIS aprobado en enero es definir las instalaciones precisas para la valorización energética de determinados residuos no peligrosos mediante su utilización como combustibles alternativos en el proceso de producción de cemento en la fábrica de cementos existente en Olazti/Olazagutía.

Las instalaciones proyectadas para la valorización se integrarán como complementarias de las ya existentes en la parcela urbana industrial que el promotor utiliza para su actividad de fabricación de cementos, están destinadas a la recepción, almacenamiento y dosificación de combustibles alternativos caracterizados como no peligrosos en los hornos 7 y 8.

Según detalla el decreto, el objetivo estratégico del PrSIS es contribuir a la sostenibilidad de la planta industrial, en términos sociales, económicos y ambientales, mediante la reducción de costes de producción, el ahorro energético y la disminución del consumo de combustibles fósiles y consiguientes emisiones de gases de efecto invernadero.

Para la empresa, la valorización de estos compuestos va a suponer una mejora sustancial de la competitividad de esta planta ya que va a suponer una sensible reducción de los costes energéticos, de gran incidencia en su sector. El impulso de la competitividad a través de la valorización de combustibles alternativos podría garantizar el futuro para una planta que, con más de 120 puestos de trabajo directos y unos 100 indirectos en una de las zonas más castigadas por la crisis en Navarra, la Sakana. Sin este proyecto, según la empresa,  existe un gran riesgo para el futuro de la planta, ya que la baja demanda está suponiendo el cierre de las plantas menos competitivas.