Últimas noticias

El juez ve “indicios racionales” de que el ex presidente de Osasuna, Patxi Izco se apropió de medio millón de euros del club

Según el juez, Izco se gastó parte de este dinero en España y en el extranjero, con gastos propios en hoteles, tiendas de ropa de hombre, mujer y niño, tiendas de lencería, vinotecas y otros establecimientos de alimentación, perfumerías, restaurantes, un crucero por el Caribe e, incluso, en una ITV

Pamplona-Iruña, 14 de junio de 2019

El juez que investiga el denominado ‘Caso Osasuna’, ve indicios criminales contra el ex presidente del club rojillo, Patxi Izco,  en lo relativo a la pieza separada para el esclarecimiento del destino de 2.640.000 € que fueron extraídos en metálico de las cuentas del Club Atlético Osasuna durante los años 2003 a 2007, por lo que pide a las partes que se pronuncien sobre la previsible apertura de juicio oral contra Izco, Ángel Luis Vizcay y Adolfo Suárez Lopetegui.

Así el juez titular de instrucción número 2 de Pamplona, considera que se desprenden indicios racionales de que Patxi Izco, “en su condición de presidente del Club Atlético Osasuna y en el periodo comprendido entre los años 2003 a 2012 dispuso o autorizó que se dispusiera de aproximadamente 500.000 € extraídos en metálico de las cuentas del Club, sin que se hayan hallado evidencias del destino dado a dicha cantidad de dinero, que efectivamente salió del patrimonio del Club Atlético Osasuna, disminuyendo dicho patrimonio, existiendo indicios de que parte de dicho dinero fue recibido por el investigado, que firmó los correspondientes recibos, en su propio beneficio o en el de terceras personas no identificadas; otra parte fue usado por el mencionado investigado, en España y en el extranjero, para gastos propios en hoteles, tiendas de ropa de hombre, mujer y niño, tiendas de lencería, vinotecas y otros establecimientos de alimentación, perfumerías, restaurantes, un crucero por el Caribe e, incluso, en una ITV, gastos no relacionados con su actividad como presidente de Osasuna y para los cuales no contaba con autorización de los órganos de representación de la entidad; y que otra parte de dicho dinero fue incorporado por el mencionado investigado a su patrimonio, a modo de sueldo mensual, cuando ningún precepto estatutario le autorizada a percibir sueldos de la entidad ni ningún acuerdo social

autorizó el pago de dichas cantidades”.

Igualmente el juez considera que “existen, igualmente, indicios racionales de que en el verano del año 2011, Patxi Izco cogió de la caja del club 76.611 € que fueron contabilizados, en diciembre de ese año, bajo el concepto “pago a agente” conforme a las indicaciones que dio el propio investigado al contable del Club, sin que exista ninguna justificación documental del destino dado a dicha cantidad”.

Del mismo modo, el juez señala que “de las diligencias practicadas han puesto de manifiesto la existencia de indicios de que, con la finalidad de ocultar las irregularidades mencionadas, así como la negativa situación económica del Club Atlético Osasuna, que de haberse puesto de manifiesto a través de la contabilidad y las cuentas anuales hubiera provocado graves problemas tanto al club como a los miembros de la junta directiva, bien ante los propios socios, bien ante la Liga Nacional de Futbol Profesional, Patxi Izco ordenó e impulsó la realización de las actuaciones necesarias para esconder dicha realidad, de forma que la contabilidad del club no reflejara la imagen fiel de la situación económica y financiera del Club Atlético Osasuna, perjudicando dicha manipulación de la contabilidad a los socios de Osasuna y a los terceros interesados, quienes no podían conocer, a través de las cuentas anuales y la contabilidad social, el auténtico estado de la entidad”.

El juez prosigue en su auto al que ha tenido acceso Pamplona Actual que “también existen indicios racionales de que el auditor nombrado por el investigado Patxi Izco, el

también investigado Adolfo Suárez Lopetegui, conociendo la existencia de dichas salidas no justificadas de dinero en metálico y las manipulaciones que en la contabilidad del club se debían hacer a instancia del presidente de la entidad para evitar que las mismas fueran detectadas así como para evitar que aflorara la auténtica situación económica del Club Atlético Osasuna, con un patrimonio neto negativo desde hacía años, aceptó encubrir dichas irregularidades en las sucesivas auditorías que realizó a la entidad, percibiendo como gratificación por ello el año en que Patxi Izco Ilundáin cesó como presidente del Club Atlético Osasuna, y por decisión de éste, la cantidad de 325.500 euros de las arcas del club, cantidad recibida por el mencionado auditor a través de una entidad mercantil de nacionalidad holandesa, Castelino BV, con la que Adolfo Suárez Lopetegui  tenía fuertes vinculaciones, al haber actuado en su nombre en algunas ocasiones, quien detrajo de la cantidad transferida por Osasuna (350.000 euros) la comisión del 7% correspondiente al servicio de intermediación prestado por la mencionada mercantil para el cobro de dicha cantidad sin levantar sospechas sobre su ilicitud, a cuyo efecto la mercantil holandesa

Castelino BV emitió un contrato falso que recogía unos supuestos servicios, no realmente prestados, para la contratación del jugador Jukka Raitala, cedido gratuitamente a Osasuna por su club de origen, documentos que se utilizaron por el club y por el auditor para

justificar dicho pago de 350.000 euros, que se efectuó por orden de Patxi Izco, previa firma del presunto contrato por el entonces gerente del Club Atlético Osasuna, Ángel Luis Vizcay, respecto del cual existen indicios racionales de que era conocedor de la finalidad última de dicha transferencia”.

Además el juez decreta con respecto a esta causa el archivo y sobreseimiento provisional para los investigados José Gómez, José Antonio Pascual Leache, y Miguel Archanco y el  cese de la condición de posibles responsables de los hechos objeto de esta pieza separada para Fernando Vera, Íñigo Danciñena, Txema Purroy y Tomás López, que no han adquirido la condición de investigados en esta causa.

El auto firmado el pasado día 11 da un plazo de veinte días para que todas las partes  soliciten la apertura del juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa o, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias que consideren imprescindibles para formular la acusación.

"

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.