Últimas noticias

El jurado popular considera culpable al acusado del ‘crimen de Corralillos’

Le aplica la concurrencia de la eximente incompleta de legítima defensa

Pamplona-Iruña, 14 de febrero de 2019

El jurado popular que ha enjuiciado un crimen perpetrado en Pamplona en septiembre de 2017, el conocido como ‘crimen de Corralillos’ ha declara al acusado como culpable de un delito de homicidio con la concurrencia de la eximente incompleta de legítima defensa.

Todavía está por ver la pena que se le impone al ahora condenado por el crimen que costó la vida al joven Daniel de la Fuente, que tenía entonces 22 años.

Tras el veredicto, la fiscal ha solicitado a la magistrada presidenta del juicio que imponga al procesado una pena de 8 años de prisión, la misma que reclamaba al comienzo de la vista oral.

La acusación particular, ejercida por los padres y el hermano de la víctima, Daniel de la Fuente Velado, que con anterioridad al juicio solicitaba 20 años de prisión por un delito de asesinato, ha pedido hoy una condena de 9 años, 11 meses y 29 días, la máxima pena posible en virtud del veredicto del jurado.

Por su parte, la defensa, que en sus conclusiones reclamaba la absolución al entender que concurrían las eximentes completas (circunstancias que liberan de responsabilidad penal) de legítima defensa y miedo insuperable, ha pedido una pena de 2 años y 6 meses de prisión.

La sentencia será dictada en los próximos días por la presidenta del tribunal del jurado, magistrada de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra.

El relato del fiscal

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 17 de septiembre de 2017 cuando según el relato del fiscal, el acusado que entonces tenía 49 años discutió con su mujer en su vivienda del Casco Antiguo, y se marchó a dormir a su furgoneta estacionada en la zona de los corralillos del Gas de la Rochapea.

Según el relato del fiscal “hacia las 2.30 horas de la madrugada, el fallecido se introdujo en el vehículo, en concreto en la parte central del mismo donde se encontraba durmiendo el acusado, y de forma sorpresiva comenzó a golpear a éste. Ambos forcejearon durante unos 20 minutos, estando en todo momento la puerta de la furgoneta abierta. En un momento de la pelea, según el fiscal, el acusado A. A. A. consiguió bloquear a Daniel poniéndole la rodilla sobre su cuello, recibiendo no obstante un mordisco en la pierna, por lo que dicho acusado le arrincono junto al asiento delantero y cogiendo uno de los cinturones de seguridad del vehículo, actuando con ánimo de acabar con su vida, lo anudó a su cuello dando una vuelta, comenzando a estirar del cinturón teniendo la cara del acusado frente a él, manteniéndolo así con fuerza durante aproximadamente 3 minutos, y cuando vio que se le caía el brazo sin fuerza y dejaba de moverse lo soltó, atándole un cinturón en los pies. En ese momento el acusado abandonó el vehículo”.

“Como consecuencia de la constricción la víctima sufrió una parada cardiorrespiratoria. Cuando llegaron los servicios médicos le realizaron las maniobras preanimación y lo llevaron en situación de encefalopatía postanóxica, muriendo como consecuencia de la parada el día 21 de septiembre de 2017”, relata y dice que “el acusado sufrió como consecuencia de los golpes recibidos por el fallecido la rotura de los huesos propios de la nariz, hematoma en ambos ojos, inflamación del labio superior y herida puntiforme en la cara anterior de la pierna izquierda”.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.