Últimas noticias

El poder de un buen “influencer”

Han pasado décadas desde que las grandes marcas de productos y servicios confiaban toda su publicidad al poder de influencia de la televisión, la prensa, la publicidad exterior de grandes formatos o a la radio.

Parece mucho tiempo, pero no fue hace tanto, lo que pasa es que el avance cuando hablamos de innovación tecnológica y cuando tocamos el tema de la actualidad del marketing es incalculable.

Cuando les contemos a nuestros hijos como era la publicidad cuando “éramos niños” no lo van a creer, sonarán como las leyendas de civilizaciones pérdidas, no entenderán como pasamos tantas horas expuestos y a merced de una invasiva forma de promoción que parecía imponernos los productos que debíamos comprar. 

Las grandes marcas no dejaban margen para pequeños emprendimientos, quienes no tenían la posibilidad de crecer más allá de un reducido campo de acción, lo que favorecía ciertos monopolios. Las grandes inversiones publicitarias siempre acaparaban la atención e imaginario colectivo.

Afortunadamente los tiempos cambiaron (y siguen cambiando a diario). 

Ahora las distancias son más cortas y las respuestas llegan muy rápido, los mercados se ajustan constantemente para poder responder a la creciente demanda de un producto de alto consumo: La información.

Con la aparición de Redes Sociales como Instagram, Pinterest, Facebook o Linkedin las marcas tuvieron que reformular radicalmente sus propuestas publicitarias, el cliente de otras épocas se convirtió en el usuario de hoy y su decisión de compra ya no depende, ni dependerá de un comercial de televisión de 30 segundos o de un anuncio impreso a todo color en una revista, periódico o valla publicitaria gigante.

Ahora el poder lo tiene la gente que, como tú o como yo, salen a la calle a buscar las mejores ofertas, los que interactúan con los servicios, se ponen los zapatos, reservan en los hoteles, hacen fila para entrar al cine, leen los libros, los que descubren los mejores restaurantes. 

Ahora la última palabra la tienen los que opinan de forma objetiva, basados en experiencias reales, experiencias con las que podemos identificarnos fácilmente

Ya nadie cree en los elaborados slogans creados por los profesionales del marketing, esas fórmulas publicitarias que prometían y aseguraban los beneficios y las virtudes de los productos que anunciaban.

Ahora, cuando quieres conocer más sobre algo que quieres comprar o algo que quieres disfrutar, sólo tienes que seguir a las personas adecuadas en las redes y tendrás acceso a información de primera mano que podrás utilizar para tomar decisiones importantes. 

Una recomendación adecuada, acertada y confiable. Eso es lo que necesitas. Pinterest e Instagram parecieran ser las redes ideales para conseguir la información y el contenido que estás buscando, pero imagínate que existe otra red que conjuga las virtudes de las antes mencionadas y además te permitirte acceder a las recomendaciones de influencers y de otros usuarios y te daría la posibilidad de convertirte en una referencia de opinión para los demás. 

Esa red existe desde el año 2016, ha sido creada por talento español y su campo de influencia está en constante crecimiento, se llama Peoople.

Su esencia es muy sencilla y práctica, con Peoople contarás con  las mejores series, películas, libros y tus temas favoritos recomendados en Peoople, podrás crear colecciones de imágenes, reseñar tus experiencias con productos y servicios y convertirte también en un “Influencer” y tu credibilidad podrá influir en una decisión o comportamiento.

En tiempos en los que un hashtag vende más que una valla publicitaria, en los que la información es una mercancía qua viaja más rápido que la luz, son los tiempos en los que creemos más en la opinión de otro ser humano que en la promoción de una marca, son nuestros tiempos, el mejor momento para permitirnos trascender aportando nuestras buenas influencias. 

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.