Últimas noticias

Entre ellas, el boceto de la escultura del Encierro: el Museo de Navarra recibe siete donaciones de gran interés artístico y cultural

Entre las obras, destaca un fragmento de pintura mural gótica de Juan Oliver y el boceto de la escultura de Rafael Huerta que se puede ver en la calle Roncesvalles

El Museo de Navarra ha recibido siete donaciones, entre las que destaca un fragmento de pintura gótica procedente de la catedral de Pamplona, realizada por Juan Oliver, así como el boceto de la escultura monumental “El Encierro”, del artista Rafael Huerta.

De este conjunto de obras entregadas al Museo, de gran interés artístico y cultural, cabe destacar que cinco proceden de particulares y otras dos más han sido facilitadas por sendos artistas.

Donaciones ofrecidas por artistas

En el apartado correspondiente a las obras entregadas por artistas merece especial mención el boceto de “El Encierro” y la escultura en madera “El beso”, trabajos que han sido realizados por los escultores Rafael Huerta y Jesús Alberto Eslava.

El primero se corresponde con el boceto de la escultura urbana “El Encierro”. Es una pieza hecha en bronce patinado firmada y fechada por Rafael Huerta en 1990. El artista ha querido que este bien, “que plasma su idea completa del encierro y que sirvió de modelo para la obra a gran escala que se alza en Avenida de Roncesvalles de Pamplona / Iruña, sea custodiada en el Museo de Navarra”, explican los responsables del centro.

En cuanto a la escultura ofrecida por el artista navarro Jesús Alberto Eslava, se trata de un trabajo en madera reciclada, concretamente con un palé de pino. Fue creada en el marco del proyecto “El arte ennoblece a los pobres materiales”, desarrollado a lo largo del año 2020.

“El objetivo del proyecto era llamar la atención desde la creación artística de la necesidad de desarrollar, como sociedad, una voluntad ecológica. De este modo, a través de la imaginación creativa se rescata y recupera materiales desechables destinados a la basura, convirtiéndolos en una obra de arte”, concluyen los responsables de custodiar todo este material artístico.

Donaciones ofrecidas por particulares

Entre las donaciones realizadas por particulares cabe destacar un fragmento de pintura gótica (fechada en 1330) de Juan Oliver, procedente del refectorio de la catedral de Pamplona. Esta obra, que representa al Profeta Ezequiel, es de gran interés cultural y museográfico.

Se trata de un segundo arranque de la figura del profeta y se va a incorporar a la sala 1.9 que se encuentra actualmente en proceso de renovación. En esta ubicación ya se exhibía el frontal de “La Pasión de Cristo de Juan Oliver”, arrancado y trasladado a lienzo. Esta operación  fue realizado los hermanos Gudiol Ricart, en el año 1944.

El resto de las donaciones consiste en un relieve hecho en bronce en 1927, una colección de monedas españolas, una moneda ibérica y un contramolde original, de las gárgolas de bronce de la Colegiata de Santa María de Berlanga de Duero.

La primera de las piezas, el relieve conmemorativo de Joaquín Beunza, fue realizado por el escultor Fructuoso Orduña, en bronce con base de mármol, en el año 1927.

Numismática

La segunda hace referencia a una colección de monedas españolas, que está integrada  por 518 piezas. De éstas, 155 fueron fabricadas en plata, 30 en oro y 33 más son de diferentes aleaciones. Las piezas abarcan, cronológicamente, desde el Gobierno Provisional de 1870 hasta 2001, que han estado en circulación. Junto a ellas, se puede contemplar una Medalla Carlos III, 45 monedas conmemorativas y ocho Ecus.

En el apartado numismático hay que destacar también una Moneda Ibérica, del siglo II a.C. de la ceca de Arsaos, que en su día fue un taller de acuñado de moneda prerromano de los siglos II y I a. C. y emitió tres series, primero con módulos ibéricos y después romanos, cuyos tipos se corresponden con el denario, el as, el semis, y el cuadrante.

En estos momentos, el Museo de Navarra trabaja para la presentación de la exposición “La moneda en Navarra”, en la sala 3.4, prevista para el próximo año 2021. En la actualidad, esta institución custodia un importante monetario, cuyos fondos se difunden a través de Internet, gracias a la plataforma CER.ES (Colecciones en red), del Ministerio de Cultura, del Gobierno de España.

Otra de las obras entregadas es el contramolde original donado por el escultor navarro Alfredo Sada (Falces, 1950-1992) en 1987. Sada se encargó del proyecto de rehabilitación de la Colegiata de Santa María de Berlanga de Duero.

Se trata de una pieza muy significativa, realizada por el artista en aluminio fundido con base de madera, “que muestra una correcta e interesante intervención en una obra de restauración arquitectónica en un templo medieval, realizada por un arquitecto navarro”, según comentan los responsables del Museo.

Contra la pandemia: Compromiso

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.