Últimas noticias

Irache aconseja asegurarse de los accesorios que incluye el disfraz antes de comprarlo

Si es posible, conviene probarse el traje en la tienda para ver que está en perfecto estado y que es de una talla adecuada. La mayor parte de los disfraces cuestan entre 15 y 40 euros, aunque se pueden encontrar por 6 o por más de 100 euros

Con motivo de la costumbre en muchas localidades navarras de disfrazarse en Nochevieja, la Asociación de Consumidores de Navarra Irache recomienda asegurarse de los accesorios que incluye el disfraz antes de comprarlo. Asimismo es conveniente, siempre que se permita, probarse el disfraz en la tienda para comprobar que está en perfecto estado y que la talla es adecuada para el consumidor. Para ello, es conveniente acudir al comercio en las horas o días menos habituales.

Si no hay nada defectuoso, el establecimiento no tiene ninguna obligación de admitir su devolución, a no ser que lo ofrezca expresamente. En años anteriores, algún consumidor se ha quejado de que el disfraz comprado tenía algún descosido y el comercio aseguraba que lo había hecho él. En estos casos, conviene reclamarlo lo antes posible. 

La mayor parte de los precios de los disfraces van desde los 15 hasta los 40 euros, si bien los hay que cuestan desde 6 hasta más de 100 euros. En principio, el precio promocionado por el comercio es el que debe cobrarse al consumidor. Aunque en muchos catálogos se incluye la expresión “IVA incluido”, si no lo especifica se entiende que los impuestos ya van cargados en el precio publicitado.

Asegurarse que la talla es la adecuada

Hay que tener muy presente la talla del disfraz. En algunos catálogos incluye la talla, en otros explica que las tallas son aproximadas y en otros no pone nada. Por ello, conviene preguntar al dependiente o asegurarse de alguna manera que el disfraz es de un tamaño adecuado para el consumidor. Si en el tique del disfraz comprado no consta una talla concreta, el consumidor no tiene derecho a devolverlo si en casa descubre que le viene grande o pequeño.

Comprobar que el disfraz incluye la peluca

Como se ha indicado, también es fundamental cerciorarse de los accesorios que incluye el disfraz ya que no siempre la foto expuesta en el catálogo indica las prendas u objetos que incluye. Otros años han llegado a Irache personas que se quejaban porque al abrir el disfraz en casa, se dieron cuenta que no contaba con un sombrero o peluca, por ejemplo, que sí venía en la foto. Hay que decir, eso sí, que cada vez los catálogos son más precisos y especifican con más rigor los accesorios con los que cuenta cada disfraz aunque siempre se pueden encontrar casos en los que no es así.

Conservar el tique

Otras veces el consumidor ha comprobado que el disfraz que compró se encuentra dañado, la tela está rasgada o faltan accesorios. En todos estos casos es fundamental conservar el tique de compra y siempre es mejor reclamarlo en el menor plazo de tiempo posible. Una vez que se ha utilizado, se reducen mucho las posibilidades de que la tienda acepte que es responsabilidad suya.

En ocasiones se promocionan ofertas con un precio tachado y otro actual con diferencias de hasta cincuenta euros o descuentos de más del 100%. Lo más conveniente es no hace caso al supuesto precio anterior y valorar sólo si la oferta actual encaja dentro de la relación calidad-precio que el consumidor está dispuesto a aceptar. 

Por internet, asegurarse del plazo

Algunos establecimientos con página web dan la posibilidad de realizar las compras en internet. Es muy importante asegurarse del coste del envío y del plazo de entrega, ya que en ocasiones estas circunstancias cambian en función de fechas o lugares. Para todo ello, es fundamenta leer detenidamente las condiciones de la página web de la tienda. Si queda alguna duda, conviene resolverla y si puede conseguirse al respuesta por escrito -por correo electrónico, por ejemplo- aun mejor. 

Con toda la información, lo importante es valorar si es más conveniente este medio de compra que acudir al establecimiento. Aunque algunas tiendas ofrecen un plazo de devolución menor, la ley da hasta catorce días para desistir de la compra hasta que se recibe el disfraz en casa. Eso sí, este derecho se puede ejercer siempre que el disfraz no se haya utilizado y conviene comunicarlo en el plazo de forma fehaciente. En estos casos, es el consumidor quien tiene que pagar los gastos de devolución. 

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.