Últimas noticias

La economía de Navarra desciende un 2,2% en el primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo del año anterior

En comparación con el conjunto del país, la economía navarra ha tenido un mejor comportamiento, ya que la caída interanual del PIB en España ha alcanzado un 4,3%

El Producto Interior Bruto (PIB) ha registrado en Navarra un descenso del 2,2% en el primer trimestre del año, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Así ha informado hoy en rueda de prensa la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, quien ha lanzado un mensaje positivo, al considerar que “estamos en un momento crucial, que nos anima a afrontar el resto de 2021 con esperanza en la recuperación”.

Esta confianza se basa en que esta semana se ha vuelto a alcanzar a nivel nacional un nuevo récord de vacunación en 24 horas, un proceso que se acelerará aún más con la llegada masiva de vacunas en este segundo trimestre. “Además, los indicadores coyunturales apuntan a una mejora progresiva de la actividad en marzo y abril, que esperamos continúe durante este trimestre y nos permita encarar la segunda mitad del año en una buena posición”, ha resaltado Saiz en su intervención.

En términos intertrimestrales, el PIB ha retrocedido un 0,5% respecto al último trimestre de 2020. Un ligero descenso que rompe el aumento registrado en los dos trimestres anteriores, previsible tras el empeoramiento de los indicadores sanitarios y el endurecimiento de las medidas de contención tras la celebración de las Navidades.

En comparación con el conjunto del país, la economía navarra ha tenido un mejor comportamiento, ya que la caída interanual del PIB en España ha alcanzado un 4,3%, según ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El enfriamiento de la actividad que se ha producido durante el primer trimestre del año se debe sobre todo a la caída del consumo, ya que el repunte de los contagios y las restricciones replegaron el gasto de los hogares. No obstante, el avance de la campaña de vacunación parece haber animado la confianza de los consumidores. El índice ha aumentado en 16 puntos respecto al último trimestre de 2020, una mejora que se explica, sobre todo, por un mayor optimismo acerca de la situación económica y las expectativas de ahorro.

Precisamente, el ahorro se ha disparado durante este año de pandemia y ha alcanzado niveles máximos, lo que puede ser un importante estímulo para el consumo privado a medida que se relajen las restricciones.

El sector servicios, el más afectado

Por sectores productivos, la desaceleración ha sido más acusada en los servicios. La actividad se resintió principalmente en el mes de enero, pero dibuja después una tendencia favorable, favorecida por la mejora de la situación sanitaria.

La industria, por su parte, ha tenido que hacer frente durante este trimestre a los problemas derivados de la escasez de suministros y al bloqueo comercial que se produjo a finales de marzo por el atasco de un buque en el canal de Suez, que interrumpió las cadenas logísticas durante una semana.

A pesar de las dificultades que atraviesa este sector, las encuestas de opinión muestran un repunte claro de la confianza empresarial. Esta mejora de las expectativas y el buen desempeño de otras economías sugieren una evolución favorable de la actividad manufacturera para los próximos trimestres.

Respecto al mercado laboral, Saiz ha señalado que los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) que conocimos ayer mismo indican que la tasa de paro ha disminuido en dos décimas en Navarra, hasta situarse en un 11,45%, la segunda más baja del país.

Los datos de la Seguridad Social y del Servicio Público de Empleo dibujan una ligera mejoría en el mes de marzo, que podría anticipar un cambio de tendencia. El número de trabajadores en ERTE se ha reducido y se sitúa en niveles de agosto del año pasado. También ha disminuido el número de parados por primera vez desde septiembre y ha aumentado el número de afiliados a la Seguridad Social.

En el ámbito internacional, las últimas proyecciones económicas apuntan a una aceleración del crecimiento mundial previsto para este año, con Estados Unidos y China liderando la recuperación, ha apuntado la consejera de Economía y Hacienda.

En la eurozona, y a pesar de la prolongación de las restricciones, la actividad empresarial habría alcanzado en el mes abril máximos de 9 meses. Un crecimiento que será respaldado en los próximos meses por el avance de la campaña de vacunación y al que contribuirán también otros factores externos como el potente estímulo fiscal de Estados Unidos, el mantenimiento de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) o la llegada de los fondos europeos Next Generation.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.