Últimas noticias

La Economía Social bate por tercer año consecutivo su récord de creación de empresas y empleo en Navarra

Navarra es ya la segunda comunidad a nivel nacional en número de cooperativas y en empleo directo generado por las mismas, en proporción a su número de habitantes

Pamplona /Iruña, 14 de febrero de 2018

Las empresas de Economía Social son un potente motor de desarrollo para Navarra y aportan un valor diferencial reconocido tanto a nivel nacional como europeo, tal y cómo muestran los datos presentados hoy en el balance de actividad 2017 de ANEL, la asociación que las representa.

Como ha explicado su presidente Ignacio Ugalde, la Comunidad Foral ha vivido por tercer año consecutivo un doble récord en creación de cooperativas y sociedades laborales y en empleo. “Un auge que hace que nuestro territorio tenga una base empresarial más firme, sólida y pujante”, añadió, y que ha convertido “a la Economía Social en un elemento distintivo de Navarra, destacado a nivel europeo y que está sirviendo de modelo a otras regiones”.

Para Ugalde hay una serie de elementos que han contribuido a “que ningún sector de actividad haya crecido tanto como la Economía Social”. Además de “una labor constante de difusión y de acercamiento a la sociedad” de este modelo de empresa “hemos incidido en un paso más: la capacitación de personas y colectivos para que puedan detectar a nivel local potenciales proyectos de Economía Social y el apoyarles para que adquieran competencias que les permitan emprender mejor”, apunta el presidente de ANEL. Esto se traduce, por ejemplo, en que en los dos últimos años más de medio millar de personas se hayan beneficiado del programa de innovación en el emprendimiento de ANEL, EMPRESS.

Solo en 2017, alrededor 2.500 personas fueron atendidas por ANEL y participaron en sus acciones. ANEL realiza un conjunto de actividades integrales especializadas en Economía Social: interlocución, sensibilización, información, formación, acompañamiento a la creación y consolidación de empresas, innovación social, entre otras, que contribuyen al mismo objetivo: “el desarrollo de la Economía Social en Navarra de forma alineada con el Plan Integral de Economía Social”.

Desde la Asociación, que representa a las cooperativas de trabajo y sociedades laborales de Navarra, apuntan como una de las claves de 2017 la consolidación de “redes de cooperación y co-aprendizaje que unen a técnicos de ANEL y empresas asociadas, con la administración, ayuntamientos, entidades locales y estatales y socios europeos con el objetivo de fortalecer la Economía Social e innovar socialmente”.

En este sentido, es de destacar el apoyo recibido en diferentes programas de ANEL por el Gobierno de Navarra, Servicio Navarro de Empleo, Fondo Social Europeo y Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER.

Por citar algunos ejemplos, 25 empresas asociadas a ANEL se han implicado, junto con técnicos de la asociación, en mejorar la empleabilidad de personas en busca de un puesto de trabajo, a través de un enfoque innovador y práctico. “Un compromiso que es reflejo de los valores de la Economía Social de fomentar la capacitación y el empoderamiento de las personas”, asegura Ugalde. El programa, desarrollado durante 2017 ya ha propiciado la inserción laboral de más del 50% de los participantes.

Otra iniciativa que está contribuyendo a potenciar la Economía Social en Navarra es la Cooperativa de Emprendedores de ANEL, que ha sido destacada como una de las incubadoras de emprendimiento social más relevantes a nivel nacional por la Fundación Acción contra el Hambre.

Además, ANEL se ha implicado desde su concepción en la Unidad de Innovación Social del Departamento de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra. “Nuestra comunidad es la única región europea donde la Economía Social forma parte de la Estrategia de Especialización Inteligente, S3”, añadió. “Supone un reconocimiento a la capacidad de este modelo empresarial de crear valor y generar soluciones a las nuevas necesidades de la ciudadanía”.

Un ejercicio cargado de nuevos hitos

Los datos de 2017 reflejan este buen comportamiento y el esfuerzo del sector por crear empleo estable y de calidad. Así el pasado ejercicio las empresas de Economía Social, término que agrupa a cooperativas y sociedades laborales, crearon 1.746 empleos, un 26% del total del empleo privado en Navarra.

De esta forma el total de empleo directo de este modelo empresarial ha alcanzado la cifra de 12.826 personas, con un crecimiento del 15,8% respecto al año anterior. “Esto supone 14 veces por encima de la media nacional”, ha explicado Ugalde.

Se trata de “una evolución en la que Navarra está marcado la diferencia. Por mostrar un ejemplo, en los últimos cuatro años el empleo en cooperativas y sociedades laborales ha crecido un 42% en Navarra, frente al 9,4% estatal”.

Si nos centramos en las cooperativas, 2017 ha supuesto en Navarra “el mayor crecimiento en el empleo de todas las épocas con un alza de un 21,3%”. Y siguiendo con la comparativa, “en los últimos cuatro años el empleo en este modelo de sociedad ha crecido un 58%, frente al 11,50% a nivel estatal”.

Cooperativismo en alza

De cada 100.000 navarros, 1.640 trabajan en una cooperativa, lo que supone la segunda tasa más alta a nivel nacional y una de las más elevadas de Europa. Además, Navarra es la segunda comunidad con la tasa más alta de cooperativas por habitante de toda España, 75,3 por cada 100.000 habitantes. En total hay 483 cooperativas.

Se trata de una muestra de salud para la economía navarra, como asegura, Ignacio Ugalde, presidente de ANEL. “Una economía saludable es aquella capaz de crear empleo de calidad sin distinciones de género, que ofrece oportunidades a jóvenes y genera tranquilidad en las personas de más edad, que saben que forman parte de un proyecto que no va a dejar de contar con ellas. Es aquella que favorece el equilibrio territorial potenciando el desarrollo tanto de las comarcas urbanas como de las rurales. Esto es algo que las empresas de Economía Social ya están realizando”.

De ahí que en las regiones donde “el cooperativismo es fuerte” el crecimiento es más estable y sostenible, existe una mayor cohesión social y un tejido empresarial más diversificado y robusto. “El cooperativismo reduce las desigualdades, uno de los grandes males de nuestra época”, añade Ugalde.

El presidente de ANEL citó a José María Arizmendiarrieta, fundador del cooperativismo de Mondragón, “entre el pasado, donde están nuestros recuerdos y el futuro, en el que tenemos nuestras ilusiones, debemos afrontar el presente, abrazando los deberes que nos imponen las circunstancias”.

Creación de empresas e internacionalización

Solo en 2017 en Navarra se crearon 111 nuevas empresas de Economía Social con 268 socios-trabajadores. “Es un impulso fuerte y continuado, ya que en los últimos tres años la creación de empresas de Economía Social ha crecido un 55%, desde las 72 se constituyeron en 2015”.

Si una parte importante de las mismas se crea en la comarca de Pamplona, donde está ubicada la sede de ANEL, la asociación ofrece a apoyo a la creación de nuevas cooperativas y sociedades laborales en todas comarcas y está potenciando los acuerdos con ayuntamientos y entidades locales para trabajar sobre el terreno.

Así el modelo está viviendo un fuerte estímulo en la Ribera, Sakana, Estella y Zona Media, pero “también en aquellas áreas especialmente necesitadas de nuevas iniciativas que eviten la despoblación como es la zona de la Montaña”.

Un aspecto local que, como indica Ignacio Ugalde, va de la mano “de una creciente internacionalización de nuestra organización”. “Es necesario crear economía de escala”, por eso desde ANEL “consideramos fundamental acercar Europa a la Economía Social Navarra. Como Asociación estamos potenciando nuestro carácter transfronterizo a través de proyectos de cooperación europea y creando redes de trabajo en el ámbito de la Eurorregión”.

Una apertura al exterior que ha llevado a los técnicos de ANEL a compartir su experiencia en diferentes países europeos, como es el caso de la iniciativa Saving Jobs (Salvando Empleos), que busca transferir el conocimiento sobre transformaciones de empresas en cooperativas de trabajo a Reino Unido, Polonia y Dinamarca.

Fruto de una vocación cada vez más internacional, Ugalde destacó en 2017 la visita de Ulla Engelman, máxima responsable de la unidad de Clústeres, Economía Social y Emprendizaje de la Unión Europea, en el Día de la Economía Social de Navarra.

Innovación social, cooperación y más Europa en 2018

De cara a 2018, Ignacio Ugalde quiso adelantar algunas líneas de trabajo que marcarán el ritmo de ANEL. “Nuestra fortaleza tiene su raíz en las empresas de Economía Social, por eso tenemos que continuar asumiendo retos que, a través de la cooperación, nos hagan colectivamente todavía más fuertes”.

Un aspecto clave para ANEL en este ejercicio es contribuir a que cooperativas y sociedades laborales incorporen en sus planes de gestión los principios de la Economía Social y lleven a la práctica sus “valores y elementos diferenciales” para convertirlos en ventajas competitivas. De ahí que, además de continuar contribuyendo “a llevar sobre el terreno” el Plan Integral de Economía Social, ANEL quiere potenciar su función de “catalizador de la innovación social”.

De ahí que en 2018 esté inmersa en el desarrollo de metodologías para potenciar la innovación en las empresas y en los actores locales a través de la Economía Social. Entre ellos el acompañamiento a proyectos comarcales en áreas como el Valle del Río Alhama, en zonas de montaña, Tudela, Lodosa o en la Sakana. O el trabajo en territorios piloto como los 4 Valles a través de programas transfronterizos.

Desde el punto de vista de la Eurorregión, ANEL está trabajando ya en las bases de una Escuela Transfronteriza de Cooperación en Economía Social, dentro del programa ETESS (Interreg Poctefa) un proyecto pionero a nivel europeo que se presentará a mediados de 2019.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*