Últimas noticias

La madre de Nagore promueve un cambio legislativo para que no se rebajen las penas a los agresores sexuales por estar ebrios

Foto: Idoia Solano

Actualmente se considera un atenuante el estado de embriaguez y pone el ejemplo del condenado por el asesinato de su hija Nagore, hace ahora una década

Pamplona/Iruña, 11 de julio de 2018

La madre de Nagore Laffage, Asun Casasola ha iniciado una campaña de recogida de firmas para que el Congreso de los Diputados apruebe una reforma del código penal para que no se rebajen las penas a los agresores sexuales por el hecho de ir ebrios.  Actualmente se considera un atenuante el estado de embriaguez y pone el ejemplo del condenado por el asesinato de su hija Nagore, hace ahora una década. que se hallaba “influenciado por la previa ingestión de bebidas alcohólicas que afectaba de una forma leve a sus facultades intelectivas y de la voluntad”, decía la sentencia.

Casasola denuncia que “ahora 10 años después de aquello, la Justicia sigue considerando la opción de rebajar la pena a los agresores sexuales si estos se hallan en estado de embriaguez en el momento de la violación”. “Hace menos de dos meses, de hecho, la Audiencia Provincial de Zaragoza condenó a un hombre de 54 años por agredir sexualmente a una joven de 17. La pena, según la sentencia, se redujo porque el agresor, como el de Nagore, se encontraba en estado de embriaguez”, ha indicado y recuerda que en el artículo 31 se dice textualmente que “son circunstancias atenuantes, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos, el que al tiempo de cometer la infracción penal se halle en estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos (…)”.

“Estar borracho no reduce la responsabilidad de una persona que intenta violar a una chica de 20 años y que la golpea una y otra vez hasta matarla. Nada justifica que nadie se sienta dueño del cuerpo de otra persona. No me importa cuántas copas se hubiera bebido el asesino de mi hija antes de intentar violarla y asesinarla, sino el crimen que cometió”, recuerda.

Con esta petición, Casasola busca ·hacer justicia en un sistema en el que las mujeres seguimos siendo violadas, y 10 años después de perder a mi hija, reclamar un cambio de Ley por ella y por todas las demás. Que aquello no vuelva a repetirse”.

“Nagore, no te olvidamos”, finaliza la petición en change.org.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.