Últimas noticias

La Plataforma vecinal SOS Salvemos Pío XII recurre el proyecto de urbanización aprobado por el Ayuntamiento

Argumentan que el consistorio “para solventar tan trascendental actuación urbanística, el Ayuntamiento de Pamplona ha optado no por una ordenación realizada a través de un Plan Especial de Actuación Urbana, sino que se ha optado, lisa y llanamente, no ya siquiera por un Proyecto de Urbanización, sino por un mero proyecto de obras ordinarias de urbanización, que ni tan siquiera se somete a información pública” como ha puesto de manifiesto el Defensor del Pueblo

Pamplona/Iruña, 17 de abril de 2018

La Plataforma vecinal SOS Salvemos Pío XII ha interpuesto un recurso de alzada ante el Tribunal Administrativo de Navarra contra la aprobación por parte de Ayuntamiento de Pamplona del proyecto de urbanización para la reforma viaria en la avenida de Pío XII de Pamplona. Además piden la suspensión cautelar de las obras mientras no se pronuncie el TAN.

Aseguran en su recurso que “como se ha tenido ocasión de explicar públicamente por los responsables políticos del municipio, estamos ante un “eje principal en Pamplona” y en ningún caso ante una “simple reordenación de tráfico”, sino que se conforma un “nuevo modelo de movilidad” que, a su vez, constituye “una de las más importantes modificaciones” de la Ciudad” y que “en definitiva, es un proyecto trascendente para Pamplona”.

Pues bien, argumentan que “para solventar tan trascendental actuación urbanística se ha optado por el Ayuntamiento de Pamplona no por una ordenación realizada a través de un Plan Especial de Actuación Urbana, sino que se ha optado, lisa y llanamente, no ya siquiera por un Proyecto de Urbanización, sino por un mero proyecto de obras ordinarias de urbanización, que ni tan siquiera se somete a información pública”.

Critican que “bajo el manto de un aparente “proceso informativo”, lo cierto es que no se ha dispuesto por ninguno de los recurrentes, en ningún momento, de información cumplida del proyecto que se iba a desarrollar, dándose la circunstancia añadida de que solicitada (…) copia de los documentos del expediente de reurbanización y ser considerado parte en el expediente, hoy es el día en que nada se ha recibido del Ayuntamiento que, nada ha notificado”.

La Plataforma ha encargado a un arquitecto urbanista, miembro del equipo redactor del Plan Municipal de Pamplona sobre este proyecto de Pío XII que consideran  “demoledor en lo que se refiere a la inadecuación radical del proyecto a la intervención a realizar y a sus carencias”.

La Plataforma SOS Salvemos Píos XII dice que “no sólo no se ha expuesto al público el proyecto al parecer aprobado, sino que se ha obviado cualquier notificación personal al efecto” y recuerdan que este proceder “ya  lo puso de manifiesto el Defensor del Pueblo de Navarra con fecha de 26 de febrero de 2018 cuando señaló que el proyecto  “Resulta de una entidad suficiente y presenta una inquietud social como para que la Administración municipal intensifique el proceso de participación ciudadana pertinente”.

Recuerdan desde la Plataforma en su recurso que “tal y como se precisa en el informe pericial  la reforma que nos ocupa “tiene la envergadura suficiente como para que deba de ser desarrollada mediante un Plan Especial de Actuación Urbana” de los contemplados en el artículo 61.2.c) citado”.

Como señala el arquitecto urbanista Ramón Garitano, “por su dimensión, constituye en este momento la principal operación de re-urbanización prevista en Navarra. Las modificaciones que introduce sobre un elemento primario de la estructura viaria de la ciudad como es la Avda. Pio XII, las repercusiones en las tramas urbanas contiguas, la discordancia con las estrategias del Plan Municipal de ordenación urbana relativas a la conformación de la estructura de la ciudad, así como las afecciones sobre ciertos estándares de equipamiento, como los aparcamientos en espacio público, sostienen la necesidad de que esta reurbanización debe ser desarrollada a través de un Plan Especial de Actuación Urbana.”

Recuerda el arquitecto urbanista que Pío XII  “no sólo conecta la ciudad con el exterior, sino también su lado suroeste con la ciudad central; y sirve además como un eje básico para sus comunicaciones internas: conecta amplias partes de Barañain, Mendebaldea, Iturrama y San Juan con el Casco Viejo y con el Ensanche, pero también con Burlada, Villava, y con los núcleos urbanos del valle del Arga. Es una de las arterias principales de la ciudad, y se sitúa en una parte de la misma caracterizada por poseer una estructura de calles principales muy esquemática, muy poco tupida.”

Desde un punto de vista viario, prosigue el arquitecto en el informe pericial que adjuntan en su recurso,  la reforma proyectada supone una “drástica modificación funcional de una arteria de primer orden”, que “reduce los carriles de circulación de vehículos a dos por sentido, en uno de los cuales circula además el transporte público”, concluyéndose que “en el mejor de los casos, el diseño proyectado va a cubrir muy ajustadamente las necesidades actuales del tráfico rodado”. Y es que -se precisa- “caben dudas razonables sobre el compartimiento de la vía en los tramos intermedios”, no evaluándose “el tráfico suplementario, redundante, que generarán otras decisiones de diseño como la limitación de giros”.

En opinión del citado arquitecto urbanista “ocurre que, como es conocido, están previstos “nuevos crecimientos urbanos que se desarrollarán a medio plazo” y “algunos serán de gran importancia, como los de Etxabakoiz”, siendo esta avenida “además, y esta es una cuestión capital, la conexión principal de la ciudad con la estación ferroviaria”.

Para el informe de Ramón Garitano esto significa que “su papel en la ciudad y en la Comarca no sólo no va a disminuir, sino que aumentará notablemente. Y el diseño proyectado para la Avenida, estrictamente ajustado a la situación actual (y con las reservas que se han mencionado), tendrá, con toda probabilidad, dificultades podrá hacer frente a su papel futuro. Y es que la reforma se ha concebido como si la ciudad terminara, definitivamente, en la Avenida de Navarra y sus flujos se fueran a mantener en sus valores actuales”.

Concluye en este aspecto el informe que “el estrangulamiento al que se proyecta someter a la avenida desde el punto de vista de la circulación rodada, sin el soporte de un análisis de mayor escala y proyección futura, denota falta de visión estratégica sobre el conjunto de la ciudad y la comarca. Resulta como mínimo imprudente que esa reforma se proyecte sin un estudio de los efectos que sobre la misma tendrán los futuros desarrollos del entorno de la Avenida de Aróstegui, en su extremo sur… Todos estos escenarios futuros debieran ser analizados antes de abordar una reforma tan radical como la propuesta para la Avenida Pio XII”.

En otras palabras, la Plataforma concluye que el informe manifiesta que “la reforma de la Avenida Pio XII debe sostenerse en un Plan Especial de Actuación Urbana que analice y proyecte soluciones en un entorno más amplio que el de la Avenida, con la perspectiva de los futuros desarrollos urbanos en Etxabakoitz y con la nueva estación ferroviaria como elemento de primer orden”.

Para la Plataforma SOS Salvemos Pío XII es también “interesante el modo conforme al cual el informe que adjuntamos alcanza la siguiente conclusión y es que resulta imprescindible el análisis y la elaboración de propuestas para un fragmento de la trama urbana más amplio que el de la propia avenida, que abarque ámbitos contiguos al Este y al Oeste de la misma, en el marco de un Plan Especial de Actuación Urbana”.

La Plataforma añade que “el Plan Especial debe también analizar y justificar, en su caso, las consecuencias de la simplificación de la ya reducida red actual de calles de Iturrama, las contradicciones de la reforma proyectada en relación a los criterios generales de ordenación del Plan Municipal, y el correcto funcionamiento de la super-manzana urbana que se genera como consecuencia de las soluciones proyectadas para las intersecciones”.

Para la Plataforma es “revelador”el diagnóstico que realiza el informe manifestando que “nos encontramos ante una parte de la ciudad que “funciona satisfactoriamente”, en parte debido a su “buena accesibilidad”, a sus “amplias dimensiones, incluidas las del espacio peatonal, y a su (relativa) facilidad de estacionamiento en el entorno próximo”, siendo su principal problema “la discontinuidad del dominio peatonal en el perímetro de los cruces, por el sobredimensionamiento de las superficies de rodadura de éstos””.

Tras referirse a la previsión contenida en el artículo 55 del TRLFOTU, así como a la “importante disminución de las plazas de aparcamiento en superficie en el conjunto del ámbito de intervención”, precisa el mismo informe que “no hay, en todo el proceso que ha llevado a la definición de la reforma de la Avenida, ningún análisis de la dotación de aparcamientos precisos en superficie… Tan sólo han sido realizadas contabilizaciones de plazas disponibles, muy coyunturales, y que se han utilizado para tratar de minimizar el efecto de la supresión de plazas prevista”, a través de unos cálculos de ocupación media que no están incorporados al expediente, carentes de cualquier rigor y que desconocen las horas punta de ocupación mediante la realización de promedios para toda la franja horaria.

Como en anteriores apartados, la Plataforma recuerda que concluye el mismo informe señalando que debe ser el “Plan Especial de Actuación Urbana, en cuyo marco debiera proyectarse la reforma de la Avenida”, el que analizara la “dotación de aparcamientos necesaria para sostener la actividad de la Avenida, y establecer un número razonable de plazas para el área”. Y, es que “resulta necesario un análisis más amplio que el referido al propio espacio de la avenida” y su consideración no como “un espacio subsidiario de la ciudad central”, sino como “un espacio urbano en sí mismo, como el centro de un ámbito caracterizado por una importante mezcla de usos y una actividad económica notable, que debe disponer de unas mínimas facilidades para su desenvolvimiento”. Efectivamente, los usos universitarios, hospitalarios, residenciales, comerciales, hoteleros, etc. que se dan en la zona no pueden resultar ignorados, minimizados o perjudicados por la actuación prevista a través de un simple proyecto de obras.

Garitano insiste en su documento que “el proyecto de reforma de la Avenida de Pío XII debe formar parte de un marco más amplio, mediante su inclusión en un Plan Especial de Actuación Urbana”, tal y como establece el TRLFOTU. Ese Plan debe contemplar “como mínimo” “un análisis pormenorizado, mediante simulación, del funcionamiento de los tramos intermedios de la Avenida, entre cruces, con las soluciones adoptadas en el Proyecto de Urbanización”; “un análisis de las capacidades de la vía reformada para hacer frente a los futuros desarrollos urbanos y a la nueva estación ferroviaria de Etxabakoiz”; “una justificación de la resolución del cruce con la Avenida de Navarra”;  “un análisis de las repercusiones del modelo de cruce adoptado en la intersección con la C/ Iturrama, y de la consiguiente generación de un tipo de manzana de gran dimensión que contradice los criterios urbanos del Plan Municipal”; “un análisis de las alternativas a la situación actual del cruce con la c/ Monasterio de Urdax”; y
“un estudio de las necesidades de aparcamiento del conjunto del área y la adopción de una respuesta equilibrada y realista de esa necesidad.”

Concluyen desde la Plataforma que “resulta verdaderamente sorprendente que el instrumento elegido para esta importante reurbanización de toda la avenida de Pío XII haya sido, no ya un proyecto de ejecución de los previstos en la legislación urbanística (Proyecto de Urbanización) que, al menos, debe salir a información pública (artículo 134.5), sino un simple proyecto de obras de urbanización, como si de una mera remodelación de una pequeña urbanización se tratara”.

Finalizan insistiendo en que “tanto por la envergadura de la actuación, como por su trascendencia, como por su coste, de casi dos millones de euros, no resulta posible acudir a la figura del proyecto de obras ordinarias. A lo dicho en el fundamento de derecho anterior añadiremos, a mayor abundamiento, que basta con examinar el presupuesto del proyecto aprobado para concluir que no estamos ante una simple pavimentación, sino ante una intervención integral afectante a toda la avenida, con demoliciones, movimientos de tierras, pavimentación, semaforización, saneamiento, alumbrado, jardinería, mobiliario urbano, etc, para reducir considerablemente la vía rodada, alterar significativamente su movilidad, crear carriles exclusivos para bicicletas y transporte público, suprimir aparcamientos, realizar nuevos ajardinamientos e intersecciones, en definitiva, ante un Plan integral para “renovar” íntegramente la urbanización y la caracterización de uno de los ejes más importantes de la Ciudad de Pamplona, en una intervención calificada por el informe que adjuntamos como “la principal operación de re-urbanización prevista en Navarra”” y critican en que “esto se pretende hacer por un proyecto de obras ordinarias como si del simple arreglo de una acera se tratara”.

Contra la pandemia: Compromiso

Publicidad

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. El TAN rechaza la suspensión de las obras del corredor de Pío XII -

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.