Últimas noticias

Las emisiones de gases de efecto invernadero han sufrido en 2018 un incremento en Navarra por tercer año consecutivo

El informe 2018 sobre el cambio climático en Navarra confirma que la reducción de las emisiones debe ser el objetivo fundamental para frenar el calentamiento global

Pamplona-Iruña, 29 de julio de 2019

Combatir el incremento de las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) debe ser el objetivo fundamental para frenar el calentamiento global en Navarra, que se acerca ya al medio grado en comparación con el periodo climático anterior.

Así lo señala la memoria KLINA 2018 de seguimiento de la Hoja de Ruta del Cambio Climático en Navarra 2017-2030-2050, que ha elaborado el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, y que está disponible en el portal de transparencia del Gobierno foral.

Según recoge el informe, las emisiones de gases de efecto invernadero han sufrido un incremento por tercer año consecutivo, rompiendo la tendencia descendente, lo que significa “un riesgo para el cumplimiento del objetivo de reducción de emisiones previsto para 2020”. Las proyecciones de KLINA asignaban a 2017 un reducción de emisiones del -18,6 % respecto a 2005, y la reducción real conseguida ha sido de -15,9 %, 2,7 puntos por debajo de la senda prevista.

Las emisiones totales de 2017 en Navarra ascendieron a 5,5 millones T CO2 equivalentes, frente a las 6,6 del año 2005. La mayor parte de ellas, el 36 %, proceden de los denominados sectores regulados (comercio europeo de emisiones) y en el que es clave la actividad de las centrales térmicas de Castejón. Es en este sector, junto con el de residencial y servicios, donde el informe señala que debe realizarse el mayor esfuerzo en la adopción de las medidas de mitigación que propone KLINA, sin olvidar el resto de sectores, a excepción del sector primario, donde los objetivos previstos están siendo conseguidos y superados. Aunque la tendencia al aumento de emisiones es común a todas las regiones que presentan recuperación económica, el informe subraya la necesidad de mantener y aumentar los recursos, y de mejorar los resultados obtenidos para cumplir los compromisos adquiridos para Navarra en objetivos concretos de mitigación y adaptación frente al cambio climático.

Sobre temperaturas y precipitaciones, la memoria advierte que durante el periodo climático en curso (1991-2017), se ha registrado un aumento cercano al medio grado en comparación con el periodo climático anterior (1961-1990) y, en el caso de la precipitación, se han observado unos patrones de distribución espacial y temporal diferentes en cantidad. Estos cambios en los regímenes térmicos y pluviométricos –explica el informe- son «coherentes con ciertos impactos y efectos del cambio climático observados, tales como mayores daños por inundación, y una mayor cantidad de incendios forestales por el cambio en el régimen de lluvias».

La memoria KLINA 2018, que ha sido elaborada por el Departamento, contiene el seguimiento de objetivos y de las medidas de KLINA correspondiente a 2018, y avanza también datos relevantes de 2019. Se trata del primer informe de seguimiento desde la aprobación de la Hoja de Ruta por el Gobierno de Navarra el 24 de enero de 2018, y refleja el compromiso de Navarra en la acción frente al Cambio Climático. En su elaboración y seguimiento participan todos los departamentos de la administración foral, a través de la Comisión Interdepartamental y la Mesa Técnica de Cambio Climático

El texto final del anteproyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética y las aportaciones del proceso participativo, disponibles en Gobierno Abierto

Por otra parte, también se encuentran disponibles en la web de Gobierno Abierto el texto final del anteproyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética y las aportaciones del proceso participativo de la misma. Dichas aportaciones al borrador inicial han sido incorporadas por el Gobierno de Navarra, y el nuevo texto del anteproyecto será enviado al Parlamento de Navarra para su tramitación.

El proceso de elaboración de la Ley se inició en julio de 2018 con el primer texto, que fue trabajado por los diferentes departamentos de la administración foral hasta marzo de 2019, fecha en la que vio la luz el primer anteproyecto. El proceso de participación se ha desarrollado en reuniones zonales presenciales y a través de la web, con el resultado final de 508 aportaciones, de las cuales el 57 % han quedado incorporadas en todo o en parte. Las principales incorporaciones fruto de la participación, se refieren a los siguientes aspectos: energía solar en la edificación, planes de movilidad urbana sostenible, mitigación del cambio climático en el sector primario (economía circular, productos de proximidad, alimentación sana y de calidad), el cálculo de la huella de carbono y en compra de alimentos y movilidad en administración sostenible.

El Gobierno de Navarra agradece expresamente a todas las personas y entidades que han participado, puesto que sus aportaciones han enriquecido notablemente el anteproyecto de esta necesaria Ley. El nuevo anteproyecto, así como el informe de participación puede consultarse en la página web de Gobierno Abierto

"

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.