Últimas noticias

Las familias de acogida piden en el Congreso que se incluya en la agenda política a los menores en desprotección

Foto: Ignacio Solla

La Asociación Navarra de Familias de Acogida-Harrera Familien Nafar Elkartea, Magale es la impulsora de una proposición no de ley estatal recientemente aprobada para equiparar los derechos de los menores de acogida cuando éstos cumplen la mayoría de edad, a la de los hijos biológicos. 17.500 niños crecen en España en centros de menores, esperando a una familia a la que tienen derecho

Pamplona/Iruña, 7 de marzo de 2019

Las familias de acogida han comparecido recientemente en la Comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia del Congreso de los Diputados para pedir que se incluya en la agenda política a los menores en desprotección y que se deje de enfocar el sistema de acogimiento hacia la atención residencial.

María Araúz de Robles, presidenta de la Asociación Estatal de Acogimiento Familiar, ASEAF, que engloba a la mayoría de las asociaciones de todo el país, entre ellas la Asociación Navarra de Familias de Acogida-Harrera Familien Nafar Elkartea, Magale, ha explicado a los grupos parlamentarios cuáles son los retos del acogimiento familiar en España y ha recordado que “17.500 niños y niñas crecen en España en centros de menores, esperando a una familia a la que tienen derecho”.

Araúz de Robles ha puesto en valor que desde Navarra, la Asociación Magale ha impulsado la elaboración de una proposición no de ley estatal-recientemente aprobado- para equiparar los derechos de los menores de acogida cuando éstos cumplen la mayoría de edad.

Además, en materia de atención residencial ha subrayado que en la reciente celebración del VIII encuentro estatal de acogimiento familiar que tuvo lugar en Pamplona el pasado mes de octubre se presentó un informe económico que revela que “una plaza de un menor en una residencia cuesta unos 3.000 euros de media al mes a las Administraciones Públicas, mientras que un menor en acogimiento familiar viene a costar entre 170 euros o 200 euros al mes”.

“Las cifras hablan por sí solas: el acogimiento familiar es una medida infinitamente más eficiente que el residencial”, ha dicho la presidenta de ASEAF que ha recordado que el tener una familia es un derecho humano regulado en la Convención de DDHH de los niños.
Para las familias de acogida “los niños son los que nos dan la razón de ser” y ha puesto hincapié en mejorar la visibilidad de estos menores en desprotección ya que ”se sabe cuándo un niño entra en una residencia pero no cuando sale de ella, normalmente a la mayoría de edad”.

La presidenta de ASEAF ha recordado en el Congreso de los Diputados que el objetivo del acogimiento familiar no es “que estos menores vuelvan a sus familias, ya que en unos casos lo hacen y en otros no, sino garantizar que el niño crezca en un entorno de afecto y seguridad” y ha hecho hincapié en que “hay una falta de conocimiento profundo; o se conoce la realidad de estos niños, sólo en Madrid hay 100 centros de menores”.

También las familias de acogida echan de menos más “recursos públicos” y han criticado que “en España hay un sistema enfocado a la atención residencial” con modelos diferentes en las distintas CCAA”.

Las familias de acogida han recordado la necesidad de regular lo propuesto en la ley por Magale porque “existe un vacío legislativo importante ante la mayoría de edad de estos niños cuando cumplen 18 años pero que permanecen en las familias de acogida”. “No tiene los mismos derechos que sus hermanos ni ayudas” de ningún tipo, ha dicho María Araúz de Robles.

En definitiva, las familias de acogida han pedido ante el Congreso de los Diputados presupuesto público para afrontar esta realidad y un diagnóstico y una evaluación de las políticas encaminadas a la promoción y mejora del acogimiento familiar. “Las familias de acogida estamos muy solas, nos enfrentamos a una tarea que a veces son muy complejas”, han lamentado y añaden que “vivimos realidades tremendamente complejas que no somos capaces de afrontar sin apoyo y ayuda”, han insistido.

Cambios legislativos con medidas voluntarias

Mientras, desde Navarra María Jesús Sádaba, vocal para asuntos jurídicos de la Junta directiva de Magale, ha señalado que las familias de acogida también proponen cambios en el Código Civil, para que el acogimiento no cese al llegar a los 18 años, o en el Convenio Especial de la Seguridad Social para que las prestaciones por acogimientos urgentes o especializados coticen a la seguridad social.

Así, el Parlamento de Navarra aprobó el pasado 31 de enero una moción para instar al Gobierno de España a esa modificación que permita al Gobierno de Navarra cotizar por estas familias acogedoras de carácter urgente o especializado. Se propuso también la modificación de la Ley General de la Seguridad Social, para instar la equiparación entre familias acogedoras y familias biológicas, en materias como pensiones de orfandad, complementos por hijo a cargo y el resto de prestaciones. Igualmente, en Navarra, abogan por una modificación de la ley foral de sucesiones para que en estos casos los hijos de acogida puedan recibir la parte de la herencia en igualdad de condiciones tributaria que los hijos biológicos.

“Las medidas propuestas en cuanto a la regulación estatal y Navarra”, ha dicho Sádaba, pretenden que la protección de los menores en acogimiento familiar sigan hasta su completa independencia, en igualdad con quienes no han estado bajo esta medida de protección, y son voluntarias a partir de la mayoría de edad: solo si lo pide la familia de acogida y la persona afectada”.

Yo no lo tiro

"

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.