Últimas noticias

Los acusados por el ‘Caso Alsasua’ niegan su participación en la pelea e insisten en que todos estaban ebrios

Foto: Altsasuko Gurasoak

Dicen que no tienen odio hacia la Guardia Civil y consideran que no había nada concertado al respecto como les acusa el ministerio fiscal

Pamplona/Iruña, 16 de abril de 2018

Este lunes ha comenzado en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, en Madrid, el juicio contra los ocho jóvenes acusados por el Caso Alsasua.

El juicio se ha iniciado con la declaración de los ocho encausados, unas comparecencias en las que todos ellos han negado su participación en la pelea que ha motivado el caso, en una agresión contra dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas el 15 de octubre de 2016 en el bar Koxka de Alsasua, y han insistido en que todos estaban muy ebrios.

Igualmente han subrayado que no tenían odio hacia la Guardia Civil y consideran que no había nada concertado al respecto para agredirles, como les acusa el ministerio fiscal. Todos ellos se han negado a responder a los letrados del ministerio fiscal y las acusaciones particulares y sólo lo han hecho con sus propios abogados defensores.

El primero en declarar ha sido Jokin Unamuno quien ha negado que golpeara a nadie, aunque reconoce que discutió con el teniente por unas multas de tráfico que le impuso semanas atrás, y que cuando salió del bar lo vio en el suelo. Sobre su detención por la Policía Foral y su resistencia, también lo ha negado, aunque reconoce que salió del vehículo de los forales. Unamuno ha lamentado que su discusión previa con el teniente pudiera haber motivado lo ocurrido, aunque ha destacado que era un “contexto festivo y de madrugada. “Iba bastante bebido”, ha insistido Unamuno que ha asegurado que no tenía cargo alguno ni era portavoz del movimiento Ospa Eguna, una jornada revindicativa contra la Guardia Civil en el pueblo.

Posteriormente ha declarado Adur Ramírez de Alda, quien ha negado haber estado en el citado bar la noche de autos y asegura que no sabe por qué el teniente y sus acompañantes le identificaron al día siguiente. “Nunca había tenido un problema con los guardias”, ha dicho Ramírez que ha reconocido que en alguna ocasión había sido identificado y ha recordado que fue pelotari con un hijo de otro agente.

Por su parte Oihan Arranz ha confirmado que estuvo en el bar pero ha negado que participara en la trifulca y ha destacado que el día de los hechos no llevaba la ropa que señalan las denuncias.

Jon Ander Cob  ha asegurado que llegó sobre las cinco de la mañana al bar y que cuando llegó al lugar ya estaban la ambulancia y los forales. En relación al bar donde ocurrieron los hechos, ha resaltado que no se trata de un bar cercano a la izquierda abertzale porque “ponen reggaeton”. Además ha dicho que apenas conoce al resto de acusado, solo a Julen del que es su amigo.

Julen Goikoetxea ha dicho ante el tribunal que no presenció ninguna agresión y que luego vio un tumulto a la entrada del bar y reitera que su amigo Jon Ander no estuvo en el bar en el momento de los hechos. Por otra parte ha recordado que es usual que haya algún conflicto en el bar, pero dice que no reconoció a ningún guardia civil ni nadie le citó en el bar para agredir a nadie.

Aratz Urruzola ha declarado a continuación para explicar que no presenció ningún incidente  con los guardias y sus parejas y recuerda que se presentó voluntariamente.

Iñaki Abad, que dice haber trabajaba en otro bar ese día, ha negado igualmente su participación en los hechos y dice que conocía a los guardias porque eran clientes habituales del bar donde trabajaba y asegura que ese día salió de trabajar a las 3.30 de la madrugada y que tras reunirse con sus amigos pararon ante el Koxka al ver un coche de la Policía Foral. En su opinión “no había un intento de agredir a los Guardias Civiles”.

Por último ha declarado Ainara Urkijo, quien ha negado que estuviera en el bar Koxka ese día y que vieron la bronca desde otro bar cercano, el Biltoki y que recriminó a los forales porque sólo detuvieron a una de las partes de la trifulca. Urkijo ha reconocido que estaba alterada y que por eso discutió con los forales pero niega haber amenazado a nadie.

 

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.