Últimas noticias

Los alojamientos rurales de Navarra mantienen las reservas para agosto

Los alojamientos rurales señalan también que en los últimos días se ha notado un frenazo en las reservas que, eso sí, no ha supuesto un aumento de cancelaciones, que se dan sobre todo entre turistas extranjeros


El repunte de contagios no ha supuesto un aumento importante de las cancelaciones y cuando las ha habido, se han cubierto con nuevas reservas. Este es el resumen de la encuesta realizada por ANAPEH al sector de alojamientos rurales de Navarra, con la que se ha querido saber cuál es la situación actual de las reservas del mes de agosto.

Los viajeros siguen apostando por los alojamientos rurales de Navarra, una opción de turismo seguro y tranquilo en entornos que ofrecen tanto recursos naturales como culturales, deportivos o gastronómicos, muy lejos de la masificación que pueda darse en otros destinos.

Si bien los números no son los anteriores a la pandemia, el 65,8 % de los alojamientos tienen entre un 75/100% de previsión de ocupación para agosto, mientras que el 21,1% calcula una ocupación del 50/75%, lo que permite de momento, con la prudencia que exige el momento, afrontar la campaña de verano con un moderado optimismo.

La llegada de la 5a ola de la pandemia no ha afectado de manera decisiva, lo que se refleja en pocas cancelaciones, un peligro que se cernía sobre el alojamiento rural de Navarra. Así, el 42,1% de los alojamientos no ha tenido cancelaciones, mientras que el 48,7% dice haber tenido pocas y que estas han sido sustituidas por nuevas reservas al menos en un 42,3% de los casos.

En cuanto a la procedencia de las personas que ocuparán en agosto los alojamientos rurales de Navarra; País Vasco, Cataluña y Madrid siguen siendo los grupos más importantes, mientras que los procedentes de la Comunidad Foral disminuyen con respecto al inicio de la campaña estival. Les siguen en reservas las personas procedentes de Andalucía y las que llegan de otros países.

Los alojamientos rurales señalan también que en los últimos días se ha notado un frenazo en las reservas que, eso sí, no ha supuesto un aumento de cancelaciones, que se dan sobre todo entre turistas extranjeros.

El temor de los alojamientos rurales en estos momentos es que aumenten las restricciones y que estas se reflejen en limitaciones para grupos que puedan mermar al sector en un momento clave como este. Otras restricciones podrían afectar también al alojamiento de la clientela, lo que resta seguridad a las reservas y puede llevar a cancelaciones.

En definitiva, el mes de agosto se afronta con un moderado optimismo limitado por el temor a que no se confirmen las reservas por un aumento de las restricciones, lo que llevaría a una situación de precariedad a un sector fundamental para el entorno rural navarro.

Movimiento Inteligente

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.