Últimas noticias

Los encierros de San Fermín se aceleran

foto: José Ángel Ayerra

Tan solo siete de las 40 ediciones de los encierros de San Fermín realizadas desde 1980 han concluido con una media inferior a los dos minutos y medio, pero tres de esos siete casos se han producido en los tres últimos años. De hecho, la mayoría de los encierros celebrados durante las décadas de los 80 y los 90 concluyeron con un promedio de entre tres y cuatro minutos, mientras que únicamente tres de los 14 últimos Sanfermines han superado la barrera de los tres minutos de media.

Si por algo ha destacado la edición de 2019 ha sido por su velocidad, ya que ninguno de los ocho encierros ha pasado de los tres minutos. La debutante ganadería de La Palmosilla firmó el mejor registro con una carrera de tan solo 2 minutos y 12 segundos, a siete segundos del récord oficial establecido en 2015 por los Miura, aunque otras cuatro ganaderías han bajado también de los dos minutos y medio: José Escolar (2’13”), Núñez de Cuvillo (2’18”), Jandilla (2’19”) y Cebada Gago (2’23”). La media de este año se ha quedado en 2 minutos y 27 segundos, ligeramente superior a los 2 minutos 19 segundos promediados en 2018 y prácticamente igual a la edición de 2017, que concluyó con una media de 2 minutos y 29 segundos.

Los humanos pierden la carrera animal

Posiblemente los encierros de San Fermín sean las carreras más famosas a nivel mundial entre animales y humanos, pero no son las únicas. En cualquier caso, por norma general las personas salen perdiendo cuando retan a otras especies a recorrer una determinada distancia en el menor tiempo posible y su puesto en el ranking de velocidad punta dentro del reino animal deja mucho que desear.

Siguiendo con el ejemplo pamplonés, la velocidad de los toros a la salida por Santo Domingo puede alcanzar los 40km/h, un ritmo demasiado alto para cualquier persona si se tiene en cuenta que Usain Bolt recorrió los 100 metros a una media de 37,57km/h cuando batió el récord mundial en 2009. Además, el toro Huraño, un Jandilla de casi 600 kilos, recorrió los 875 metros en 1 minuto y 45 segundos durante los Sanfermines de 1997, una marca inalcanzable para los humanos. Podría aducirse que el tamaño importa, ya que los 40km/h de un elefante africano equivalen a unos 10km/h de una persona con una altura de 1,80 metros.

“Moby” by David Merrett (CC BY 2.0)

En ese sentido, la comparativa entre personas y perros todavía es más llamativa: el sudafricano Wayde van Niekerk corrió los 400 metros en 43,03 segundos, mientras que Jaytee Taylor, el mejor situado en las cuotas de carreras de galgos para el Irish Greyhound Derby 2019, es capaz de recorrer 500 metros por debajo de los 30 segundos y puede llegar a los 60 km/h, cuya conversión al tamaño humano quedaría en torno a los 150km/h.

No obstante, los humanos salen mejor parados cuando se trata de resistencia porque las carreras de larga distancia están asociadas con la propia evolución del homo sapiens, tal y como demostraron Dennis Bramble y Daniel Lieberman en un estudio publicado hace 15 años en la revista Nature.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.