Últimas noticias

Los mejores trucos para transformar la habitación de un niño en la de un joven adolescente

Todos fuimos niños alguna vez, y todos nos hemos refugiado en nuestras habitaciones ya sea para jugar con nuestro juguete favorito o simplemente para escuchar música tumbados en la cama con el fin de desconectar del mundo exterior.

Pero todos crecemos y la adolescencia es un momento especial lleno de descubrimiento, de formación de aficiones e intereses, de descubrir relaciones y de disfrutar de la primera “independencia” real.

Son etapas que se van cerrando con el tiempo, y en las que nos surgen las dudas de cómo reformar esa habitación cuando los niños dejan de ser niños para convertirse en adolescente.

Los colores de las paredes tienen que dejar de ser tonos pasteles como el azul o el rosa, y la decoración debe combinar practicidad, sencillez, buen gusto y alegría.

Si te encuentras en estos momentos con mil preguntas rondando tu cabeza, sigue leyendo porque este artículo te sacará de dudas.

 
Cambia la gama de colores

Lo primero que se debe de hacer para transformar una habitación infantil a una juvenil es sin duda hacer un cambio en la gama de colores. Como ya mencionado, los tonos pasteles característicos de las habitaciones de los más pequeños, tienen que pasar a ser colores más neutros.

Tonalidades como grises, marinos, blancos o topos deberán combinar con textiles, cortinas, sábanas y edredones.

Una vez hayas elegido la gama nueva de color es hora de volver a pintar esa habitación con el tono escogido.

A la hora de pintar puedes seguir con lo tradicional y pintar todas las paredes igual, o puedes apostar por optar por destacar una de las paredes sobre otras, y crear algún motivo original.

Esto es una tendencia cada vez más en auge en decoración, ya que genera sensación de amplitud.

Renueva el mobiliario

Otro paso a tener en cuenta para reconvertir una habitación infantil en juvenil es cambiar el mobiliario.  

Los niños crecen y necesitan más espacio para su ropa, sus juguetes y sus más preciados secretos.

Colocar baldas como nuevas estanterías, una cama más grande acorde a su crecimiento, y crear espacios de almacenamientos como altillos donde guardar lo que ya no necesitan, serían algunas opciones en cuanto a cambiar el mobiliario.

También puedes instalar pequeños cajones para guardar complementos y comprar un armario a conjunto con una cómoda para guardar su ropa.


Espacio para el estudio

Es muy importante que dentro de la habitación los niños tengan un rinconcito donde poder desarrollar sus tareas.

Con el paso del tiempo llega la madurez y los niños dedican cada día menos tiempo a sus juguetes. Y comienzan a dedicar parte de su tiempo a los estudios.

Por eso es primordial tener un espacio con un buen escritorio y buena iluminación donde los niños puedan realizar sus tareas y aprendan con menor cantidad de distracciones posibles.

Espacio para practicar el tiempo libre

Por último, no debemos olvidarnos de que a pesar de que los niños se estén haciendo mayores, continúan siendo niños. Por esa razón deben seguir teniendo su espacio en la habitación, donde podrán seguir practicando sus aficiones y jugar a esos juegos que tanto les gusta. 

Si quieres ver más, haz clic.

Contra la pandemia: Compromiso

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.