Últimas noticias

Más de 700 escolares participan en unas jornadas contra el desperdicio alimentario

dav

Los escolares han aplicado en su aprendizaje la lucha contra el
desperdicio y por la redistribución

Pamplona/Iruña, 11 de junio de 2018

Más de 700 alumnos de nueve centros de enseñanza de Navarra han aplicado
a su aprendizaje conocimientos sobre el desperdicio alimentario y la necesidad
de una redistribución justa en colaboración con Banco de Alimentos de
Navarra y el servicio: colaborando directamente en las grandes recogidas y/o en la clasificación de los productos obtenidos.

Sus experiencias y conclusiones así como la reflexión sobre este problema son el motivo de las jornadas organizadas conjuntamente este martes y miércoles en Civican y que han sido presentadas por Fermín Muñoz, voluntario del área de Sensibilización de Banco de Alimentos de Navarra y coordinador de relaciones institucionales, Jerusalén Ruiz, profesora de Liceo Monjardín, Naike Martín, profesora de Jesuitinas, y las alumnas Amaya Vizmanos, de Sagrado Corazón y Leyre Alomia, de Santa Catalina.

Los otros centros participantes son Irubide, Santísimo Sacramento, Virgen del Camino, Jesuitas y María Inmaculada.

Fermín Muñoz ha explicado que por desperdicio alimentario se puede entender la cantidad de alimentos aptos para el consumo humano que, cumpliendo con todos los requisitos de seguridad de los alimentos, son descartados en cualquier fase de la cadena de producción, distribución y consumo y considerándose residuo cuando eso requisitos se incumplen. Así, ha apuntado, el desperdicio alimentario existente consiste en los alimentos aptos para el consumo humano que quedan tras restar los alimentos consumidos y los residuos. “Porque son aptos para el consumo humano, pueden llevarse a cabo acciones para su redistribución”.

Con datos de la FAO, ha señalado “hasta un tercio de todos los alimentos se
estropea o se desperdicia antes de ser consumido por las personas”. “Es un
exceso en una época en la que casi mil millones de personas pasan hambre, y
representa una pérdida de mano de obra, agua, energía, tierra y otros insumos utilizados en la producción de esos alimentos. No solamente es un exceso, es un escándalo, es una muestra de la ruindad ética de esta sociedad.
Una de las causas del desperdicio alimentario son los malos hábitos de
consumo así como el proceder de la industria y los agentes que intervienen en toda la cadena alimentaria (productores, distribuidores, proveedores y lugares
de venta y consumo).

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.