Últimas noticias

Nedgia Navarra, comprometida con la calidad del aire de la Comunidad Foral de Navarra

La calidad del aire es un tema que cada vez preocupa más a la población, por lo que deben buscarse soluciones para evitar que el problema sea cada vez mayor, especialmente en grandes ciudades. El tráfico rodado que soportan las ciudades, así como las emisiones que originan las calefacciones comunitarias que funcionan con combustibles contaminantes, son algunos de los causantes de esta polución.

Ante esta delicada situación, mejorar la calidad del aire urbano sólo será posible, según los expertos, a través de tres vectores: disminución de las emisiones de CO de todas las energías convencionales, la reducción drástica de SOx y NOx, origen del smog urbano; y una reducción de emisiones de partículas sólidas PM10, dañinas para la salud.

NEDGIA Navarra tiene un fuerte compromiso por lograr mejorar la calidad del aire en las ciudades donde desarrolla su actividad y apuesta firmemente por el gas natural en la mejora de la calidad del aire en los municipios navarros. Por ello, trabaja en el desarrollo de soluciones innovadoras y eficientes para hacer llegar el gas natural a nuevos usuarios, y promueve los nuevos usos del gas: la movilidad como alternativa a combustibles tradicionales, o el gas renovable, una opción sostenible y económicamente competitiva para impulsar un sistema energético descarbonizado y luchar contra el cambio climático.

El gas natural vehicular, una alternativa para mejorar la calidad del aire

El sector transporte es uno de los sectores que más contaminan y un gran emisor de CO2. En este sentido, el gas natural es una de las alternativas actualmente más ecológicas a los carburantes tradicionales. Es una energía limpia, menos contaminante y con menor contenido en carbono de todos los combustibles tradicionales, por lo que toma una especial importancia para la reducción de las emisiones de agentes contaminantes y para la mejora de la calidad del aire.

Su uso como combustible para vehículos está ampliamente extendido desde hace años en diversos países del mundo, especialmente en Latinoamérica, aunque también en muchos países de Europa. Un ejemplo de ello es Italia, donde hay más de 1 millón de vehículos de estas características en circulación.

Comparado con un coche de gasolina o diésel, el gas natural reduce en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno y en casi el 100% las partículas en suspensión, principal causa de problemas respiratorios en niños y ancianos en entornos urbanos derivados de la contaminación. Además, se reducen en un 50% las emisiones sonoras respecto al diésel, una ventaja adicional que es significativa en el caso de los vehículos de recogida de basura, que habitualmente operan de noche.

Asimismo, los vehículos que utilizan gas natural podrán disponer de la etiqueta ECO y tener prioridad de circulación y aparcamiento en el centro de las ciudades en caso de restricción por contaminación.

Más allá de las ventajas ambientales, el gas natural es un combustible muy competitivo desde el punto de vista económico. El coste por kilómetro de un vehículo de este tipo es un 30% menor que con gasóleo y un 50% menor que el de gasolina. A modo ilustrativo, si repostáramos 20 euros en un coche con gas natural haríamos 275 kilómetros con gasolina y más del doble, 555 kilómetros, con gas natural. Y también hay que contar con otro tipo de ventajas como la reducción de importe del estacionamiento en zonas reguladas, del impuesto de matriculación o de peajes en algunas autopistas.

Europa se mueve con gas natural

Entre las líneas de trabajo de NEDGIA se encuentra potenciar la implementación del gas natural como combustible alternativo para una movilidad más sostenible. Por ello, lidera el proyecto ECO-GATE, una iniciativa financiada por la Comisión Europea que tiene como objetivo el desarrollo de las infraestructuras y estaciones de repostaje a lo largo del Corredor Atlántico y el Corredor Mediterráneo. Gracias a este proyecto, se hará posible el despliegue rápido y masivo de la movilidad con gas natural y se implementarán mejoras técnicas importantes y soluciones tecnológicas innovadoras en las estaciones de carga.  

Este proyecto contempla la construcción de 21 gasineras en la red de carreteras de España, Francia, Alemania y Portugal. En nuestro país, las instalaciones se localizarán Barcelona, Burgos, Madrid, Murcia, Salamanca, Irún, Tordesillas, La Junquera, Córdoba y Cartagena, entre otras ciudades.

La financiación de la Unión Europea responde a que el proyecto contribuye enormemente al cumplimiento de la Directiva Europea 94/2014, relativa a la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos para impulsar una movilidad más sostenible.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.