Últimas noticias

#OPINIÓN: Gobierno de Navarra debe ofrecer alternativas reales para las mujeres en situación de prostitución

Presentación de un informe relacionado con el proyecto "Si, ¿Saharaui? BAi: mujeres, cultura y salud", de la ONGD Médicos del Mundo.

Desde Médicos del Mundo Navarra envían este artículo de opinión:

Gobierno de Navarra debe ofrecer alternativas reales para las mujeres en situación de prostitución 

Alternativas que se concretan en facilitarles el acceso a vivienda, asistencia jurídica, psicológica, atención social, recursos económicos como la Renta Garantizada, además de los protocolos de acogida, información y atención, tal y como contempla nuestra pionera LF 14/2015, incluyendo la prostitución como una de las manifestaciones de la violencia machista. 

Y es que la situación de las mujeres ha empeorado, aún más, durante la pandemia, lo que les ha llevado a una mayor situación de vulnerabilidad y de riesgo de contraer la enfermedad ya sea por la imposibilidad de adoptar medidas de seguridad o por las demandas y el abuso de la situación de vulnerabilidad por parte de los prostituyentes, quienes han seguido demandando mujeres durante el estado de alarma y los meses posteriores obligándolas, en muchos casos, a aceptar precios más reducidos y prácticas más violentas sabedores de su actual situación. 

Además, estos últimos meses hemos comprobado situaciones como la falta de acceso a alimentación, a alimentos frescos y de higiene o la dificultad para acceder a Servicios sociales, solicitar una ayuda de emergencia social o Renta Garantizada. 

En este sentido, nos gustaría señalar los vacíos e incoherencias presentes en el Real Decreto Ley 20/2020 que regula el Ingreso Mínimo Vital, aprobado el pasado 26 de mayo, del que se esperaba una protección real para las mujeres prostituidas que no ha llegado a materializarse por cuestiones como la imposibilidad de que acreditaran un empadronamiento, disponer de una cuenta bancaria o por encontrarse en situación administrativa irregular. 

El estado de alarma y la posterior “nueva normalidad” han posicionado a las mujeres en situación de prostitución en una tesitura aún más crítica que la vivida antes de la llegada de la Covid-19. Debido al virus, los clubes y pisos cerraron y algunas mujeres tuvieron que quedarse en ellos, en algunos casos, generando una deuda que supera con creces el precio del mercado del alquiler, que ya, de por sí es caro. Otras han tenido que buscar alojamiento, algo especialmente difícil si eres migrante, no dispones de contrato, aval o ingresos que te lo permitan y teniendo en cuenta que muchas de ellas se encuentran solas ya que debido a la movilidad que tienen, les ha pillado el estado de alarma aquí o viceversa, lo que las hace invisibles para recibir cualquier ayuda de la Administración porque algunas personas ni siquiera están empadronadas en Navarra y puede que desconozcan el contexto y a las entidades. Todo esto las lleva a sufrir engaños, más violencia o a tener que exponer su salud. Y, sobre todo, esta situación ha hecho que muchas de ellas se hayan visto abocadas a seguir en prostitución durante la pandemia por no tener otra alternativa, por la demanda de puteros o simplemente para poder comer. 

El pasado 30 de julio se conmemoraba el Día Mundial contra la Trata de Personas y nos gustaría recordar que la trata con fines de explotación sexual y la prostitución van de la mano y son indisociables, ya que ésta se nutre de la trata de mujeres y niñas. De hecho, se calcula que entre el 80-90% de las mujeres en situación de prostitución son víctimas de trata. 

Un gran negocio que, según los estudios de la fundación Scelles4 sobre prostitución en 54 países, concluye que las mujeres en situación de prostitución o víctimas de trata con fines de explotación sexual producen beneficios de 1.800 millones de euros al año solo en España. 

En Navarra, el Parlamento aprobó hace dos años la inclusión de las mujeres en situación de prostitución como víctimas de violencia de género en la ley Foral 14/2015. Además, el pasado lunes, todos los grupos parlamentarios apoyaron una declaración institucional por la que el Parlamento de Navarra pide al Gobierno que se cumplan nuestras reivindicaciones. 

No es una cuestión de deseo, es una obligación que tiene la Administración, en este caso Gobierno de Navarra, para garantizar los derechos que contempla nuestra ley, creando alternativas reales y, además, para actuar ante posibles brotes. 

Es urgente. 

Contra la pandemia: Compromiso

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.