Últimas noticias

Osasuna vuelve a sonreír en El Sadar

Foto: José Ángel Ayerra

La lesión del Chimy Ávila fue lo peor de un partido en el que Rubén García, que transformó un penalti señalado por el VAR, e Iñigo Pérez fueron los goleadores

Pamplona-Iruña, 24 de enero de 2020

Por Josu Álvarez de Eulate Navarlaz

Osasuna ha vuelto a la senda del triunfo al imponerse al Levante por dos goles a cero en un duelo vital por la lucha por la permanencia. El conjunto rojillo ha vencido gracias a los goles de Rubén García, al aprovechar un penalti señalado por el VAR, e Iñigo Pérez. Lo peor del partido ha sido la lesión del Chimy Ávila, que ha abandonado el terreno de juego muy dolorido de su rodilla izquierda y su lesión no tiene muy buena pinta.

Osasuna afrontaba su segundo compromiso consecutivo de Liga en El Sadar con la necesidad de recuperar buenas sensaciones y de volver a ganar -algo que no hacía desde el 1 de diciembre en Cornellá- para acercarse un poco más a la permanencia en Primera División. Y el conjunto rojillo ha salido a por la victoria desde el primer minuto y ha dispuesto de varias oportunidades en los primeros compases del encuentro.

El Chimy Ávila, con un disparo que ha atrapado fácil Aitor Fernández, y Moncayola, con un envío que se ha marchado alto, han sido los primeros en avisar. Pero la ocasión más clara de toda la primera parte iba a llegar en el minuto siete de partido, cuando Rubén García ha sacado rápido un córner para la llegada de Torres al primer palo. Por desgracia, el disparo del centrocampista de Arre se ha estrellado en el larguero.

El Levante, que ha jugado con cinco defensas al igual que el Valladolid la semana pasada, también ha creado cierto peligro en la primera mitad. El conjunto granota buscaba aprovechar la velocidad de sus delanteros con balones a la espalda de la defensa. Sin embargo, la zaga rojilla, en la que ha destacado -un día más- Aridane, ha cuajado un gran encuentro y ha logrado mantener la portería a cero por segundo partido consecutivo. Dos disparos desviados de Rochina han sido toda la producción ofensiva del Levante en la primera mitad.

El primer tiempo ha estado marcado por las continuas interrupciones del juego y Osasuna no ha sido capaz de imponer su ritmo en ningún momento. El partido, al igual que frente al Valladolid, estaba muy cerrado e iba a decidirse por pequeños detalles.

El segundo tiempo arrancaba con un disparo de Darko Brasanac, sin duda uno de los mejores jugadores de Osasuna sobre el césped, que ha acabado en las manos del portero visitante. Pero era tan solo un chispazo, ya que el conjunto rojillo seguía sin encontrar el camino para llegar con peligro al área rival.

Lesión del Chimy Ávila

Y el partido iba a ponerse todavía más complicado para Osasuna con la lesión del Chimy Ávila en el minto 55. El delantero argentino, que no ha estado muy acertado en el día de hoy, ha sufrido una lesión de rodilla tras un mal apoyo en una de sus infatigables presiones a la defensa rival. El delantero se ha retirado del campo en camilla y con claros gestos de dolor, por lo que la lesión, a la espera de las pruebas pertinentes, no tiene muy buena pinta. Todo El Sadar ha enmudecido durante unos minutos.

Tras la lesión del Chimy, parecía imposible que Osasuna pudiera llevarse el encuentro. Jagoba Arrasate ha intentado reactivar el ataque rojillo con la entrada de Rober Ibáñez, Cardona e Iñigo Pérez. Y los tres han ofrecido un buen nivel. Con ellos en el campo, Osasuna se ha lanzado a por la victoria, aunque seguía sin generar acciones de peligro.

El partido parecía abocado al empate, hasta que el árbitro se ha llevado la mano al oído para escuchar las indicaciones que le daban por el pinganillo. Desde el VAR se estaba revisando la caída de Darko Brasanc dentro del área en el minuto 78 de partido. El centrocanpista serbio había sido golpeado en una acción muy torpe de Campaña a la salida de un córner, cuando el balón estaba ya fuera de las inmediaciones del área. El colegiado Soto Grado, después de revisar la jugada en el monitor, iba a señalar el punto de penalti. Rubén García no ha perdonado desde los once metros y ha adelantado a los rojillos con un disparo por el medio de la portería.

Apenas dos minutos después, Osasuna sentenciaría el partido al aprovechar Iñigo Pérez una gran acción de Marc Cardona. Así, el mediocentro txantreano ha cerrado una semana perfecta tras haber marcado el tanto definitivo en la prórroga frente al Recreativo en la Copa el pasado martes. Con el dos a cero en el marcador, El Sadar ha podido disfrutar de un final de partido tranquilo para certificar una victoria clave en la lucha por la permanencia. Osasuna suma ya 28 puntos. Sin embargo, este triunfo ha podido salir muy caro por culpa de la lesión del Chimy Ávila. ¡Mucho ánimo, comandante!

Publicidad

Nuestras empresas navarras de confianza

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.