Jordi Freixa, preparador del Coro Sinfónico del Gran Miserere: “Esta obra de Eslava es muy accesible a todo público, no hay que tener miedo al repertorio sacro”

El Gran Miserere, obra destacada del compositor burladés Hilarión Eslava, hará disfrutar este domingo 10 de abril a los asistentes a la sala principal del Baluarte, cuyas entradas se pueden adquirir en la web o en las taquillas del Auditorio.

Organizada por la Federación de Coros de Navarra, esta obra sinfónico-coral está interpretada por un elenco de participantes navarros, con el pamplonés Jesús Echeverría en la dirección, musicalizada por los 55 integrantes de la Joven Orquesta de Pamplona-Iruñako Gazte Orkestra, con solistas de primer nivel como la soprano Cristina Sevillano, la contralto Lucía Gómez, el tenor José Luis Sola y el bajo Iñaki Fresán, y acompañada por el Coro Sinfónico de la Federación de Coros de Navarra, dirigido por Jordi Freixa.

Este experimentado director de coros confiesa que la preparación coral del Gran Miserere, teniendo en cuenta que son coralistas no profesionales, ha sido una “auténtica carrera contrarreloj”. “El verdadero mérito lo han tenido los coralistas que a base de trabajo y esfuerzo personal han sido capaces de aprenderse la obras en un tiempo récord”, señala el preparador del Coro Sinfónico, que resalta que el trabajo realizado por la Federación de Coros de Navarra ha sido “decisivo para que todos hayamos podido alcanzar la meta de la preparación de este concierto”.

Este Gran Miserere es una buena oportunidad para que la gente no acostumbrada a la música clásica se acerque a escucharlo, una opinión compartida también por Freixa. “Creo que no hay que tener miedo al repertorio sacro y pienso que esta obra de Eslava es muy accesible a todo público. Es capaz de sorprendernos con sus ritmos y juegos entre las voces”, afirma. Además, uno de los puntos a destacar es su melodía lírica y fácil de recordar, tanto por parte del coro como de los solistas, que tienen “partes fáciles de escuchar para un público inexperto y a la vez una dificultad que el público experimentado podrá apreciar”.

Este Coro Sinfónico que ha preparado Jordi Freixa forma parte de la Federación de Coros de Navarra, una asociación que para el irundarra “hace un trabajo titánico para difundir la música coral en Navarra”. “Lo hemos podido apreciar durante estos dos últimos años, ya que a pesar de que los concierto no se pudieron hacer de manera presencial, la FCNAE continuó su labor en las redes sociales”, concluye Freixa.

 

BIOGRAFÍA DE JORDI FREIXA

Jordi Freixa, natural de Irún, cursa sus estudios de canto en el Conservatoire Supérieur de Bayonne (Francia), en la Piccola Scala de Milán (Italia) y en el Conservatorio Superior de San Sebastián. Es en este último donde realiza los estudios de composición, contrapunto, historia de la música y dirección coral.

Se doctora en musicología en el año 1989 y trabaja en la ópera de Burdeos, primero como miembro del cuarteto solista (1990 -1996) y más tarde como miembro del coro (1996-2006).

En 1992 funda el coro de hombres Etxekoak en Burdeos, que se especializa en la música vasca, y en 1995 funda el coro de voces blancas Eguzki Lore siguiendo el mismo estilo. Como colofón final al desarrollo de esta tipología musical se crea en 2001 el coro profesional Otxote Lurra del que es miembro fundador además de director. Este otxote ha ofrecido más de 700 conciertos por toda Europa y ha grabado 4 discos.

En el año 2010 crea el coro femenino Enara en Bayona con el cual trabaja un repertorio de músicas tradicionales, y en el año 2013 crea el Trio Krinela con el que interpreta un estilo similar.

Freixa ha ejercido como asistente de dirección de personalidades tales como Alain Lombard, Gunter Wagner, Jacques Blanc, Geoffrey Styles, Klaus Waise, Armin Jordan o Giorgio Fiore. A partir del año 2005 es invitado como jurado en numerosos teatros franceses para la elección de solistas, así como para la incorporación de nuevos integrantes de coro.

Desde el año 2006 ha sido llamado a numerosos escenarios internacionales ejerciendo de director de coro en países como Francia, España, Italia, Alemania, Líbano, Portugal o Suiza. Esta proyección internacional es posible gracias al dominio del francés, italiano, castellano, euskera y catalán además de manejarse en alemán.

EL MISERERE

El compositor Hilarión Eslava (Burlada, 1807) compuso cuatro misereres en Sevilla, de los que dos fueron para la Catedral. El primero de ellos está fechado en 1833. El segundo, compuesto dos años después, es la primera versión del que hoy se conoce como el Gran Miserere. La segunda versión, que es la que hoy se interpreta, data de 1837. Para ésta se limitó a componer nueva música para tres de sus versículos: Christus factus est, Cor mundum y Quoniam. Asimismo, realizó algunos retoques en la orquestación del Auditui y del Libera me. Eslava compuso posteriormente otros misereres para Jerez de la Frontera, Arcos de la Frontera y las parroquias sevillanas de Marchena y Santa María de Utrera, aunque ninguno llegó a alcanzar la fama del de 1837.

La presencia del Miserere en el repertorio de grandes tenores como Tamberlick (que lo cantó en 1875, bajo la dirección del autor) o el gran protegido de Eslava, Julián Gayarre (en 1880, 1881 y 1885), han llevado la fama de éste más allá de nuestras fronteras.

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN