Últimas noticias

Pamplona confirma que paralizó a finales de julio las obras de la noria de la Magdalena tras una reunión con técnicos del Gobierno Foral

El Consistorio ha continuado con las labores permitidas por Gobierno de Navarra mientras se emite el informe favorable final sobre aspectos puntuales de la noria

El Ayuntamiento de Pamplona paralizó las obras en los elementos de la noria de sangre de la Magdalena que están pendientes de aprobar por parte de la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra tras la reunión mantenida entre técnicos municipales y del Departamento de Cultura. El encuentro se mantuvo “in situ” en la Txantrea y en él se indicaron los cambios que había que introducir.

La aparición de la noria de sangre de la Magdalena tuvo lugar durante las obras de urbanización de Txantrea Sur el pasado octubre. En una primera resolución, el Departamento de Cultura valoró durante las catas que los restos debían documentarse pero que podían ser cubiertos. Posteriormente, el Consistorio pamplonés redactó un nuevo proyecto para su conservación.

Acuerdo para paralizar los trabajos en la zona afectada por los ajustes del proyecto

En la reunión del 28 de julio, desde la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana se manifestó su preocupación por cubrir parte de la noria (aproximadamente 50 cm de la totalidad de su altura que es 180 cm). Se explicó que la solución estaba condicionada por las rasantes del desembarco del puente de la Magdalena y la calle preexistente. De acuerdo a los informes municipales, “el hecho de tener que cumplir la normativa de accesibilidad y más en una plaza principal de acceso a un parque llevó a proyectar unas rasantes entre un tres y un cuatro por ciento dentro en la plaza, lo que provocó tener que tapar esos 50 cm de base de la noria. Se acordó poder dejar a la vista la totalidad del muro en el lateral este (donde está la puerta de mantenimiento)”.

Además, “se trató también el banco de hormigón perimetral, acordándose colocar un banco más ligero que permita visualizar el muro de la noria, y que a su vez reduzca la altura de caída evitando colocar barandilla, elemento que desvirtúa bastante la noria”. Finalmente se acordó que se realizarían estos pequeños ajustes en el proyecto y que se trasladaría a Príncipe de Viana para su informe.

En reunión de obra del 30 de julio se dio traslado al contratista de la paralización de los trabajos en la zona que se veía afectada por los ajustes del proyecto. Durante estos cuatro días han avanzado en el desmontaje de las piedras que forman la base de giro de los animales, y se han tomado datos de las mismas para su recolocación igual a la original; han colocado el andamio en el interior del pozo, y han comenzado a desmontar la escalera de acceso que también tendrán que recolocar.

Modificación del proyecto inicial para mantener la noria de sangre

La noria de sangre de la Magdalena fue encontrada en el entorno del Convento de las Josefinas, bajo la llamada Casa del párroco, conllevó la modificación del proyecto inicial para incluir la rehabilitación del pozo-noria y mantener su visita, un elemento que los expertos consideran que es anterior al siglo XIX.

El nuevo documento presentado por el equipo Cima Ingenieros-Murillo Saldías Sergio para las obras en el entorno del pozo variaba el proyecto inicial en el que estaba previsto mantener únicamente su evocación dibujándola en el pavimento. Los cambios suponen un incremento respecto al proyecto inicial de 117.500 euros (IVA no incluido).

Único ingenio hidráulico de este tipo conservado en Pamplona

La noria de sangre de la Magdalena fue considerada por el Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra como de valor histórico ‘notable’. Constituye el único ingenio hidráulico de este tipo conservado en Pamplona y, por tanto, un ejemplo de un sistema de producción agrario de gran importancia en la historia de la ciudad.

La infraestructura hidráulica es propiedad del Ayuntamiento de Pamplona, consta de un circulo horizontal en piedra labrada al que se accede por unos escalones irregulares que, probablemente, antaño fueran una rampa de acceso para los animales de tiro. En el centro de este círculo de 6 metros de diámetro se ubica un pozo de piedra cuadrado de alrededor de 2 metros, una mineta y, al Este de la noria, un aljibe de fábrica de mampostería con muro de unos 80 cm de espesor.

El antiguo sistema de extracción de agua, posiblemente vinculado a las necesidades de la comunidad conventual (agua de boca y de riego), estaba basado en la rotación de un eje a través de la fuerza ejercida por animales de tiro y no se encontró en su estado original, sino que, por el hecho de haberse seguido usando durante décadas, presenta aportaciones posteriores, aunque fácilmente identificables.

Movimiento Inteligente

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.