Últimas noticias

Pamplona da luz verde a la transformación del Grupo Oscoz, en la Rochapea

Las obras consistirán en el derribo del inmueble interior, la creación de una plaza y la rehabilitación del resto de edificios. Aprobada la licitación del derribo y un plan integral para la mejora energética, estética y de accesibilidad de los 8 portales del entorno

Pamplona-Iruña, 14 de noviembre de 2019

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este jueves la licitación de las obras de derribo del edificio del Grupo Oscoz números 12 y 14, en la Rochapea. Así comenzará la transformación de una zona declarada vulnerable en 2015 y que conllevará la creación de una plaza peatonal sobre el solar libre y el impulso de un Plan de Intervención General (PIG), también ya aprobado, para la rehabilitación de los 8 portales del entorno mejorando sus condiciones energéticas, de accesibilidad y estéticas. De esta forma, el espacio, socialmente degradado, contará con una imagen renovada y pasará a integrarse en el barrio con las mismas características de las urbanizaciones colindantes. Todos los detalles han sido ofrecidos hoy en rueda de prensa por los concejales delegados de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, y de Urbanismo, Vivienda y Sanidad, Juan José Echeverría.

El Ayuntamiento de Pamplona aprobó la adquisición del edificio que va a ser derruido (parcelas catastrales 520 y 521) a finales de 2017 por un importe de 593.720,63 euros. Es uno de los inmuebles más antiguos del barrio de la Rochapea y está declarado fuera de ordenación por el planeamiento vigente. En la parcela se creará un espacio pavimentado abierto para uso peatonal sin vehículos que ayudará a mejorar las condiciones ambientales y urbanas de la zona y la habitabilidad y accesibilidad de las viviendas colindantes. El nuevo diseño prevé la constitución de espacios más amplios y luminosos entre los edificios. Además de las actuaciones de derribo y urbanización, de forma paralela, el Ayuntamiento ha impulsado un PIG por el que se realizarán obras para colocar nuevas envolventes térmicas en fachadas y cubiertas (con lo que mejorará el confort de las viviendas y la estética exterior) y para mejorar la accesibilidad eliminado barreras arquitectónicas e instalando ascensores. Para facilitar la ejecución de los trabajos, el Consistorio pamplonés firmará convenios con las comunidades de vecinos que facilitarán la obtención de subvenciones y la financiación, tal y como ha hecho en otras zonas vulnerables de la ciudad.

Dos edificios de principios del XX rodeados a escasa distancia por otros inmuebles

El edificio del grupo Oscoz que va a ser derruido es un inmueble, comenzado a construirse en 1917, de planta baja y tres alturas destinadas a viviendas. Son 16 viviendas repartidas en dos portales de 8 casas cada uno. A partir del año 1961, la segunda fase de la promoción, objeto del PIG impulsado por el Ayuntamiento, lo dejó encerrado en una especie de patio interior y rodeado por edificios a escasa distancia, creándose zonas angostas y oscuras. El edifico, casi en ruinas y que no está habitado, carece de valor y tiene un alto grado de deterioro. Suma un total de 3.760,68 m2. Un informe de la sociedad Pamplona Centro Histórico-Iruña Biziberritzen planteaba como medida básica la eliminación del edificio para poder llevar así a cabo una rehabilitación integral del resto de edificios. Según recoge el informe de Pamplona Centro Histórico, se ha configurado un “nicho de infravivienda en la que, aprovechando los bajos precios de los alquileres, se concentran sectores de población marginales, en situación de pobreza y en riesgo de exclusión social”.

El procedimiento de demolición que se va a emplear será tanto manual, elemento a elemento, como mecánico mediante pala, derribando hacia dentro del edificio. Dada la proximidad del resto de edificios, se procederá a tomar las máximas precauciones, dotando a los muros de los elementos constructivos precisos para mantener su correcto funcionamiento. Se colocará un andamio perimetral con una red tupida exterior para evitar caída de objetos que puedan impactar a los edificios cercanos, además de minimizar la afección del polvo provocado mediante el riego y colocar una valla perimetral de al menos 2 metros de altura. El derribo será en orden inverso a la construcción, descendiendo planta a planta. El presupuesto de esta actuación asciende a 109.534 euros. El proyecto de derribo, de urbanización y del PIG ha sido redactado por los arquitectos Joseba Echaide y Javier Lana con la colaboración de Marina González y María Roncal.

Una nueva plaza abierta que salvará el desnivel existente

Tras la demolición, llegará la renovación completa de la plaza. Se salvará el desnivel entre el acceso desde la calle Joaquín Beunza y el de Marcelo Celayeta, que es de 120 cm, mediante escaleras y una gran rampa (con un desnivel menor del 3%). Se revisarán las instalaciones soterradas, eliminando las del edificio derribado, y se crearán arquetas y conductos para el enterramiento de las infraestructuras aéreas existentes de telefonía y electricidad. La nueva pavimentación será de solera de hormigón en la parte interior y de baldosa hidráulica en la unión con la calle Joaquín Beunza. Las losas tendrán colores ceniza y arena, el mismo tono que los peldaños. La urbanización incluirá la colocación de cinco bancos de losa y la renovación completa de la iluminación, desapareciendo las farolas de las fachadas. Además, se creará de un sistema de recogida de aguas pluviales. El presupuesto de la obra asciende a 222.278 euros (IVA no incluido).

8 portales y 63 viviendas

El Proyecto de Intervención Global para la renovación energética impulsado por el Ayuntamiento de Pamplona incluye los portales del Grupo Oscoz 4, 5, 6, 7 y 8 y de la avenida de Marcelo Celayeta 20, 22 y 24, construidos a partir de 1961. Los 8 portales se agrupan en tres edificios con un total de 63 viviendas repartidas en 4 plantas, aunque en alguno de los portales existe edificación en entresuelo. Las plantas bajas se dedican a uso comercial, que podrá revitalizarse con la urbanización de la nueva plaza. 

Los edificios actuales cuentan con una envolvente térmica en las cubiertas en mal estado y aunque algunas han sido renovadas, en general, no tienen aislamiento suficiente, como tampoco las fachadas, en donde hay ancladas multitud de instalaciones de electricidad, telefonía-tv o gas. Los edificios carecen de sistema de calefacción y producción de agua caliente colectiva. Solo el portal de Grupo Oscoz, 4 dispone de ascensor y los demás tienen problemas de accesibilidad por contar con escalones de distintas alturas. En general, existe la posibilidad de disponer de espacios en la bajera para colocación del ascensor y también la opción de desplazar las escaleras hacia la fachada trasera de las viviendas y volar el cuerpo de escaleras por encima de la terraza existente o a la zona trasera del edificio. El estado de la estructura de los edificios es en general correcto.

Mejorar las fachadas, las cubiertas y colocar ascensores

El PIG propone realizar una envolvente térmica de calidad, tanto de las fachadas como de las cubiertas, que garantice el buen aislamiento térmico del edificio y su eficiencia energética de forma pasiva. Recoge un sistema de fachada ventilada de entre 8 y 14 cm con acabado cerámico en zonas delanteras (para aumentar las posibilidades de diseño y de materiales) y SATE con acabado en mortero y pintura en las traseras. Se renovarán canalones y bajantes y se aislarán los techos de las bajeras. El proyecto también recoge la necesidad de homogeneizar las carpinterías por lo que se cambiarán. Con estos trabajos desaparecerán de la vista los cableados actuales de las fachadas, así como los conductos de ventilación y de humos. Además, se sustituirán los sistemas de calefacción y agua caliente por calderas de condensación de gas natural para calefacción y ACS.

Los ascensores se colocarán en las zonas comunes del edificio, construyendo una nueva caja de escaleras hacia la fachada principal, hacia la secundaria o ampliando volumen en fachada. Serán de 90×120. En los edificios en que se pierde espacio habitable en las viviendas por la colocación del ascensor y la mejora de las escaleras se plantea la posibilidad de compensarlo ampliándolo en la parte trasera con el derribo de parte de la fachada y levantando una nueva estructura. La renovación de la caja de escaleras conllevará la actualización de medidas de protección de incendios (extintores, señalización y alumbrado de emergencia, etc.). Convertir los portales en zonas accesibles también implicará obras para eliminar los escalones.

Ayudas del Ayuntamiento con subvenciones y con créditos

El presupuesto total de las obras en los ocho portales asciende a algo más de 1,5 millones de euros, de los que el 65% podría sufragarse a través de ayudas del Ayuntamiento de Pamplona y del Gobierno de Navarra. En ese sentido, el Consistorio pamplonés ha aprobado un convenio marco, condicionado a la aprobación de una consignación específica en el presupuesto municipal, que se concretará en acuerdos individuales con cada una de las comunidades de propietarios. Ahí se recoge la línea de ‘Ayudas económicas a la rehabilitación de edificios en barrios vulnerables’, que conceden subvenciones del 40% del presupuesto protegible para mejoras del aislamiento térmico de los edificios y la imagen urbana con un máximo de 6.000 euros por vivienda; del 25% para obras que mejoren la accesibilidad hasta un máximo de 5.000 euros, o del 35% con un tope de 3.000 euros para instalaciones de producción de calor. El convenio también recoge préstamos municipales a propietarios y usuarios sin recursos económicos que podrán alcanzar el 100% y devolverse en un plazo de 10 años. Por último, se cederán andamios por un plazo máximo de 120 días.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.