Últimas noticias

Policía Foral atiende a 40 mujeres victimas de violencia de género, durante el mes de marzo

La edad media de la mujer víctima de violencia de género ha sido de 34 años, mientras que la del agresor denunciado de 37 años

La Policía Foral ha atendido, durante el mes de marzo, a 40 mujeres por nuevos hechos relacionados con la violencia de género en toda Navarra. Los agentes de la Comisaría de Tudela han atendido a 10 mujeres y la Brigada Asistencial ha atendido a 15 en la zona de Pamplona, 7 en la zona de Estella, 6 en la de Tafalla, 1 en la de Alsasua y otra más en la de Sangüesa.

La edad media de la mujer víctima de violencia de género ha sido de 34 años, mientras que la del agresor denunciado de 37 años.

En 18 de los casos, la violencia denunciada ha resultado ser violencia psíquica y física, en 10 violencia física y en 6 violencia sexual. Asimismo en 6 casos se ha denunciado presuntos quebrantamientos de órdenes judiciales de alejamiento.

En el 50% de los casos las personas denunciadas han sido ex parejas, correspondiendo el otro 50 % a la pareja.

En 23 de los casos, la mujer víctima era de nacionalidad española y en 17 extranjera.

En cuanto a los agresores, en 24 casos el agresor era de nacionalidad española y en el resto la nacionalidad del agresor era extranjera.

La Policía Foral atiende a través del 112, dispone de personal especializado en la atención y protección a todas las mujeres que deseen denunciar hechos que pudieran ser constitutivos de violencia de género o que quieran exponer su situación al objeto de ser informadas y orientadas de manera especializada. Estos hechos pueden ser violencia psíquica o emocional, física, sexual o económica. 

Es oportuno recordar que el proceso de violencia de género se inicia siempre de forma sutil, muchas veces invisible a los ojos de la mujer. En estos comienzos se aprecia un exceso de control por parte del hombre hacia su pareja, que la mujer puede confundir con celos, con una preocupación excesiva por su parte o  como signos de un gran amor hacia ella. Esta actitud controladora se evidencia en muchos aspectos (su forma de vestir, su trabajo, control de gastos, salidas, amistades, intentos de separación de su familia) así como humillación o menosprecio de  las cualidades o características de la mujer, intentando dejarla en casiones en ridículo. De esta manera el agresor va consiguiendo que ésta vaya perdiendo poco a poco su autoestima, su autonomía e incluso su capacidad o reacción o defensa ante esta situación.

Es por ello que, ante cualquier duda, se recomienda contactar a la mayor brevedad con los agentes especializados de Policía Foral en atención a la mujer.

Yo no lo tiro

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.