Últimas noticias

Tres nuevos ejemplares de águila de Bonelli, liberados en Navarra gracias al Proyecto AQUILA a-LIFE

Los pollos llevarán los nombres de Arguiñariz, Guirguillano y Bidaurreta y han sido elegidos por los vecinos más jóvenes del territorio donde van a establecerse

Arguiñariz, Guirguillano y Bidaurreta son los nombres de los tres pollos de águila de Bonelli que llegaron el pasado viernes a Navarra para ser liberados en territorio de la Comunidad Foral, gracias al Proyecto AQUILA a-LIFE, que trabaja en la recuperación de esta especie en peligro de extinción.

Los ejemplares, dos machos y una hembra de 78, 42 y 45 días de edad respectivamente, proceden de dos centros de cría en cautividad de Francia y del Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona (GREFA) de Madrid. Con su presencia se quiere recuperar para esta especie esta zona de Guirguillano-Etxauri, uno de los territorios históricos donde el águila de Bonelli vivía en Navarra hace 15 años.

A la suelta de las aves en la localidad de Arguiñariz asistió el Director General de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Pablo Muñoz, al alcalde de Guirguillano, Francisco Javier López de San Román Laño, junto a los vecinos y a los presidentes de las sociedades de cazadores de Echarren de Guirguillano ,Rubén Azqueta, y de Arguiñariz , Pedro Mari Gorritxo y a los técnicos que trabajan en el proyecto.

Los tres pollos de águila de Bonelli han sido liberados con la técnica de jaula-hacking o crianza campestre, con el que pasan a un recinto de aclimatación ubicado en la propia zona de reintroducción, donde permanecerán varias semanas y donde terminarán su desarrollo antes de volver al medio natural. “Esta técnica crea en las aves un apego especial a la zona, lo que garantiza su regreso para establecer en ella su territorio de cría”, según responsables del proyecto.

Desde el pasado mes de mayo, técnicos del proyecto AQUILA a-LIFE trabajan con vecinas y vecinos y también con niñas y niños de Guirguillano y Bidaurreta, en todo lo relativo a esta emblemática especie y las acciones que se van a desarrollar en su entorno. Primero fueron los representantes municipales, cazadores (tanto de caza mayor como de caza menor y palomeros), ganaderos y otros empresarios de la zona quienes conocieron el área, y la visita se repitió después con los más jóvenes. A partir de entonces, la implicación de la población ha sido clave para el desarrollo del proyecto.

Con la introducción de estos nuevos ejemplares, el proyecto continúa su trabajo de protección y recuperación de estas rapaces, ya iniciado y desarrollado con éxito en las zonas de Lumbier y Cáseda, donde en los últimos años se han recuperado al menos, dos de los territorios históricos de la especie: Arbaiun-Leire y la zona de Kaparreta (Gallipienzo). Además de estas dos parejas, se siguen también los movimientos de al menos otras cuatro águilas de Bonelli liberadas a través de los Proyectos LIFE, que se encuentran en la Ribera del Ebro.

Para los técnicos del proyecto, estos resultados en la Comunidad Foral son muy esperanzadores, puesto que hay que tener en cuenta que la tasa de supervivencia de los individuos jóvenes de águila de Bonelli es muy baja, y muchos de los ejemplares liberados no llegan a la edad adulta.

Destacan asimismo la buena acogida que ha tenido el proyecto en esta zona y, como ha ocurrido ocasiones anteriores -Gallipienzo, Lumbier, Sangüesa y Cáseda, especialmente- la población colabora y sigue colaborando e implicándose en la conservación del águila de Bonelli.

La implicación de la población de Guiguillano y Bidaurreta

Como ha ocurrido con otras localidades implicadas en este proyecto, la colaboración del Ayuntamiento, cazadores, ganaderos, empresarios y población general, es fundamental para el seguimiento de las aves liberadas, tanto en la fase previa a la liberación, como en la posterior.

Está previsto que el apoyo se concrete en dos acuerdos de custodia que se van a firmar en breve. El primero, con el Ayuntamiento de Guirguillano y la Sociedad de Cazadores de Echarren, para trabajar en la mejora de los hábitats para las especies presa del águila de Bonelli, así como para muchas otras especies de fauna y flora. El segundo, con “Pan de Arguiñáriz – Argiñarizko Ogia”, para divulgar los objetivos y avances del Proyecto, con la incorporación de información en el envoltorio del pan ecológico que producen como primer paso.

Estas colaboraciones se unen a una nueva con el Parque Sendaviva, que se va a materializar en la colocación de una cámara en el interior del jaulón para el seguimiento y vigilancia de los pollos, lo que permitirá observar su evolución en tiempo real. Además del Parque, la panadería de Arguiñáriz será “punto” con acceso a estas imágenes.

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, tiene por objetivo aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental, e invertir su tendencia poblacional regresiva. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para especie, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

Este proyecto, que estará operativo hasta septiembre de 2022, está coordinado por el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat y también participan en él, como socios, la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, el Istituto Superiore per la Protezione e la Ricerca Ambientale (ISPRA) de Italia y la Ligue pour la Protectión des Oiseaux (LPO/BirdLife) de Francia.

Movimiento Inteligente

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.