Últimas noticias

UGT denuncia a una empresa por acosar a sus delegados de personal

Registran una denuncia ante la Guardia Civil a la empresa Zener Plus por sabotear instalaciones de clientes de Vodafone 

Pamplona/Iruña, 14 de noviembre de 2017

La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de la UGT de Navarra ha presentado denuncia ante la Guardia Civil por un delito penal que presuntamente han podido cometer dos directivos de la empresa de telecomunicaciones Zener Plus, al sabotear instalaciones de clientes de Vodafone como parte de una operación de acoso contra los delegados de personal.

Lorenzo Ríos, Secretario General de la Federación, ha acusado a la dirección de la empresa de comportamiento delictivo y antisindical, y de funcionar con una actitud “despótica, avasalladora e incluso violenta”.

El origen del enrarecimiento del clima laboral en esta empresa se remonta al pasado 25 de julio, cuando, después de cuatro años de funcionamiento, los trabajadores pudieron votar y elegir por primera vez a sus representantes sindicales: 2 delegados de UGT y 1 de ELA.

Las condiciones de trabajo en Zener Plus, empresa subcontratada por Vodafone y cuya plantilla está integrada en la actualidad por 49 personas, dejaban mucho que desear. Según ha explicado Lorenzo Ríos, el incumplimiento del convenio colectivo del Metal de Navarra era total y sistemático. Los trabajadores se veían obligados a realizar jornadas laborales muy superiores a las establecidas por convenio y percibían salarios inferiores.

El malestar era patente, pero no había habido posibilidad de canalizarlo mediante una negociación, ya que la empresa obstaculizaba por todos los medios la celebración de elecciones sindicales. Sin embargo, la plantilla se armó de valor y eligió a tres representantes, que desde el primer momento se pusieron manos a la obra para tratar de resolver los problemas.

Y lo primero que hicieron fue exigir el cumplimiento del convenio de aplicación a Zener Plus, el Convenio del Metal de Navarra, en materias como salarios, jornada o calendario laboral. A partir de ese momento, la dirección de la empresa desata toda una operación de persecución y acoso a los representantes sindicales, coacciones individuales a la plantilla y generación de un clima irrespirable, hasta que, finalmente, se pasa de frenada.

UNA ENCERRONA

Los hechos delictivos, presuntamente cometidos por directivos de Zener Plus, los sufrió personalmente Gabriel Soares, uno de los tres delegados de personal. Según relata él mismo, recibió un aviso para ir a reparar una avería en un bar de la calle Miravalles de Pamplona, que se había quedado sin canales de televisión, sin señal de internet, etc.

En un ambiente de cierta tensión, ya que parte de la clientela del establecimiento se había ido y los dueños protestaban por la situación, este trabajador se subió a una escalera para comprobar la instalación exterior y descubrió que el cable había sido cortado con unas tijeras.

Mientras hacía las comprobaciones, dos inspectores de la empresa comenzaron a hacerle fotos y le comunicaron la apertura de un expediente sancionador de empleo y sueldo por no haber adoptado las medidas de protección individual obligatorias.

La sospecha de que algo raro ocurría surgió con posterioridad, cuando el propietario de otro bar cercano se acercó y le comunicó que su local también había perdido la señal, y que había ocurrido tras la intervención de dos personas que habían acudido con anterioridad a revisar la instalación. La descripción de dichas personas desveló a Gabriel Soares que se trataba de los mismos dos inspectores que le habían fotografiado, y que igualmente fueron identificados por el responsable del primer local como las personas que también habían acudido previamente a su establecimiento.

En definitiva, se trataba de una encerrona para “cazar” a este trabajador y delegado sindical en falta y poder sancionarle. Una operación de acoso en toda regla, sólo que utilizando prácticas claramente delictivas.

HOSTILIDAD ANTISINDICAL

Lorenzo Ríos, que ha realizado públicamente la denuncia en compañía de los dos delegados de personal de la UGT, el propio Gabriel Soares y Yrham Chokakov, considera absolutamente inaceptable este tipo de comportamientos, “que denotan una hostilidad a la actividad sindical que no estamos dispuestos a consentir”. “Se están ignorando de manera radical los derechos laborales de los trabajadores y se está atacando de forma absolutamente ilegal los derechos de los representantes sindicales”.

“Es evidente, denuncia Ríos, que esta empresa “quiere expulsar a los representantes de los trabajadores y al sindicato de su espacio natural, para debilitar los mecanismos de la democracia industrial y escapar a todo el control de sus comportamientos en la unidad productiva”.

Por todo ello, el Secretario General de FICA-UGT ha anunciado también una denuncia a la Inspección de Trabajo, por vulneración de la libertad sindical y de los derechos sindicales de los delegados de personal, a quienes ha mostrado” toda la solidaridad y el respaldo del sindicato, para que sigan desempeñando, como hasta ahora, con responsabilidad y firmeza, su función en defensa de los derechos e intereses de la plantilla”.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies